Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 8 2005 43 Toros SEMANA GRANDE DE BILBAO La consistencia de un pinchazo Plaza de toros de Vista Alegre. Lunes, 22 de agosto de 2005. Tercera corrida. Media entrada larga. Toros de Torrealta, incluido un sobrero (1 bis) muy desiguales de presentación y serios; también de diferente juego; destacaron el muy noble 1 bis y el notable 2 terriblemente peligroso el 3 un sobrero de Juan Manuel Criado (4 bis) inmenso, manso y manejable por el derecho y complicado por el izquierdo. Matías Tejela, de azul marino y oro. Pinchazo y estocada (saludos) En el cuarto, dos pinchazos y estocada. Aviso (saludos) Miguel Ángel Perera, de tabaco y oro. Pinchazo y estocada corta (saludos) En el quinto, estocada y cinco descabellos. Aviso (saludos) Eduardo Gallo, de tabaco y oro. Estocada desprendida (pitos) En el sexto, estocada baja (ovación de despedida) Ponce viaja a Jaén tras una noche de intenso dolor por su cogida en El Puerto ROSARIO PÉREZ MADRID. Enrique Ponce, herido de gravedad el pasado domingo en El Puerto de Santa María, viajó ayer hasta Úbeda (Jaén) para ser examinado por el doctor Fuentes, su médico de confianza, y trasladarse posteriormente hasta su finca jiennense. El torero de Chiva vivió momentos de intenso dolor la noche del percance. Así lo explicó Victoriano Valencia, su suegro y apoderado: Lo peor es que ha afectado a los músculos gemelos, una zona muy dolorosa y que le obligará a permanecer inactivo bastante tiempo hasta que recupere la fuerza y la elasticidad. Perderá un número elevado de corridas, porque toreaba todos los días Dice su mentor que el percance- -el séptimo en la carrera del valenciano- -le recordó al gravísimo de León, pues después de cebarse con él en el suelo, salió detrás, rozándole con el hocico La media se llenó de sangre- -continuó- pero permaneció en el ruedo y mató al toro. Fue un gesto de pundonor y hombría ZABALA DE LA SERNA BILBAO. Eso es lo que tienen la mayoría de las faenas de hoy en día: un pinchazo y su consistencia se desmorona como un castillo de naipes. Tal fue el caso de Matías Tejela y Miguel Ángel Perera con los dos primeros y mejores toros de la muy desigual y seria corrida de Torrealta: pincharon una vez y arrancaron la ovación justa para saludar desde el tercio. Cuesta tanto explicar como entender la falta de ambición de estos jóvenes toreros, con una semana plagada de huecos que cubrir, de sustituciones que ganar. Salvo que con la temporada ya hecha no cuenten con fechas o no aspiren a más. Flojeó de remos el toro que abrió la tarde y volvió a los corrales. La amplitud de carnes y volumen del sobrero, también de Borja Prado, no se correspondía, a falta de unos días para cumplir los cinco años, con su cara de chico bueno y barbilampiño. Se movió con nobleza por los dos pitones, y Tejela apuntó una faena que pareció de primeras lo que luego no fue. Ligó sobre la derecha cuatro tandas, trazó unos cuantos naturales y se arrebató en una última serie de redondos más intensos, al menos con la intensidad y la fibra de la que careció el resto del conjunto, que se disipó al encontrar hueso el acero: un solo pinchazo que demolió las estructuras de barro de la obra. Se partió una mano, la izquierda, el cuarto. La corta e inútil parada de bueyes de Vista Alegre quedó en evidencia, y únicamente las plumas del sombrero del alguacil taparon el fracaso de los mansos. El segundo sobrero, de Juan Manuel Criado, aleonado, cornidelantero, un tren de 611 kilos, manseó El sexto toro saltó las tablas y sembró el pánico en el callejón y la barrera y se dejó manejable, pero sin emplearse y sin clase por el lado diestro, en el que abundó el matador alcalaíno con oficio y haciendo un relativo esfuerzo. A izquierdas el morlaco sacó ideítas de guasa. Así que se redujo la cosa a otro saludo. EFE Solemnes paseos Miguel Ángel Perera no acabó de arrancar con su notable primero, un toro bajo y armado, que punteaba a partir del tercer muletazo. Nada inevitable o que no fuese corregible. Cada vez que parecía que iba a tomar vuelo la faena, Perera iniciaba, con su empaque a cuestas, unos solemnes paseos que cortaban el posible ritmo. La tercera tanda de redondos alcanzó el cenit de la cuestión, con despaciosidad, prestancia y mayor limpieza que las demás. Todo el mundo deseaba, casi empujaba al torero, que, ¡ay! volvía a caminar a lo lejos, con parsimonia desesperante. Pudo ser. Mejor dicho, debió ser. Pero el pinchazo previo desveló el poco asunto, la consistencia endeble de lo logrado. Al grandón el quinto, boyancón y noblote, lo toreó a su altura, tapándole mucho la cara. Consiguió un par de tandas que prometieron algo que después no se cumplió entre la densidad de Perera y el cada vez menor gas del toro. El castaño tercero provocaba miedo por su seria mirada, su tremendo cuello, sus buidas astas, su trapío. Y encima fue un cabrón con pintas. Eduardo Gallo lleva en su cuadrilla a un banderillero, de nombre Martín Blanco, que gusta de torear a la verónica tras romperse el paseíllo e incluso antes de que suene el cerrojo de toriles en el turno de su jefe de filas. Pues que se meza y se sienta menos de salón y que se preocupe de poder y someter con el capote a toros de semejante calaña, que el mitin resultó impresentable. Gallo se puso y aguantó varias coladas aviesas, nulo de recursos y a merced. Se mascó la tragedia, sensación que no percibieron los listos que aplaudieron a la bestia en el arrastre. Quiso remontar el salmantino a base de mucho estar en la cara del sexto, que de un poderoso salto había roto las tablas con el pecho y sembrado el pánico en el callejón. Poco en claro se anotó Gallo con la muleta, bastante embarullado, lleno de deseos que no hallaron brillantez con unas embestidas toponas y arrítmicas. En éste se desmonteró con los palos Martín Blanco, que para eso los banderilleros siempre están prestos. El victorino indultado en San Sebastián se recupera en la finca R. P. MADRID. El toro de Victorino Martínindultado en SanSebastián el pasado domingo se recupera ya en la finca extremeña de Las Tiesas Muroalto que así se llamaba el ejemplar y no Murallón como figuraba en el programa- un error debido a cuestiones burocráticas según explica el ganadero- ha recibido diversas curas y su evolución es favorable. Victorino hijo manifestó a ABC que, pese al problema de la lengua azul hemos podido trasladarlo sin impedimentos a la ganadería Lo que sí hicimos ya- -añade- -es llevar las corridas que nos faltan por lidiar a sus destinos. Cerca de nuestra finca hay un foco de lengua azul y no queremos correr riesgos Victorino Martín, que considera este éxito como un triunfo de la Fiesta no oculta su satisfacción ante el cuarto indulto en su divisa: Además de Velador el único toro al que se ha perdonado la vida en Madrid, tenemos otros en Badajoz, Olivenza y éste de ahora, el primero en Illumbe, al que Padilla entendió muy bien ¿La máxima virtud de Muroalto Su regularidad en todo. Ha recordado a Murciano (un gran toro, de la misma familia, lidiado en San Isidro de 2002) señala el ganadero, que cuidará con especial esmero de este histórico victorino. Una vez recuperado, un harén de vacas lo espera. Feria de Almería Cuenca Astorga (León) Firme actuación de Liria con la victorinada MUNDOTORO. Pepín Liria tuvo una firme actuación y paseó el único trofeo con la corrida de Victorino Martín, que ofreció un juego desigual. Liria, oreja y vuelta al ruedo. Miguel Abellán, ovación y ovación. El Cid, ovación y ovación. El Fandi y César Jiménez, por la puerta grande ABC. El Fandi y César Jiménez abrieron la puerta grande en la Feria de Cuenca. Toros de Miranda y Moreno, desiguales. Javier Conde, silencio y vuelta al ruedo. El Fandi, oreja en los dos de su lote. César Jiménez, ovación y dos orejas. Padilla corta dos rabos en tarde triunfalista ABC. La terna salió a hombros en tarde triunfal. Toros de Victoriano del Río y Miranda de Pericalvo, buenos. Finito de Córdoba, oreja en ambos. Juan José Padilla, que sustituía a Rivera Ordóñez, cuatro orejas y dos rabos. Javier Valverde, vuelta y dos orejas.