Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 MARTES 23 8 2005 ABC Internacional Israel pone fin a una era en Gaza pero no cede en su empeño de acaparar Cisjordania Diputados hebreos insultan a Sharón y amenazan con hacerle desaparecer del mapa político b El primer ministro promete proseguir la expansión de los asentamientos de Judea y Samaria pese a la anunciada evacuación para hoy de dos enclaves judíos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL SA NUR HOMESH (CISJORDANIA) Con la noche ya caída, después de una jornada repleta de simbolismo y significado histórico pero una vez más huérfana de la resistencia y la violencia contenida que se esperaban, salió ayer de Netzarim el último colono judío de Gaza tras 38 años de ocupación ininterrumpida. La Franja mediterránea no es aún libre del todo. Miles de soldados israelíes seguirán allí desplegados durante varias semanas, mientras llevan a cabo la demolición de las viviendas de los colonos (terminará en quince o veinte días) realizan el traspaso de los invernaderos a manos palestinas, y ultiman el traslado de las 48 tumbas judías del pequeño cementerio de Gush Katif la próxima semana. Tampoco entonces, cuando el último soldado abandone la Franja semanas después de que lo hiciera el último colono, se podrá hablar, con la legislación internacional en la mano, del final completo de la ocupación, pues Israel controlará, entre otras cosas, los accesos terrestres y el espacio aéreo y marítimo. Pero eso es harina de un costal que ayer no se contemplaba desde el fatídico asentamiento de Gaza, de nombre Netzarim, y con un currículum a sus espaldas difícil de absorber sin atragantarse, de digerir sin empacharse. En los últimos años, se han contado en los alrededores de esta colonia enclavada en el corazón roto de la Franja, a sólo 2 kilómetros de su capital, la friolera de 114 muertos palestinos, entre ellos 17 menores de 16 años y 38 activistas abatidos en su intento de atacar las posiciones militares o de los colonos. Un asentamiento rodeado por una carretera cortada aleatoriamente por el Ejército, lo que dejaba incomunicado el sur del norte de la Franja, lo que impedía una vida normal a centenares de miles de personas. Crónica de una despedida Ayer, los colonos que habitaron en Netzarim desde que el Partido Laborista, no el Likud, lo creara en 1972 como puesto militar avanzado en territorio enemigo, se despidieron sin incidentes de la que fue su casa. Su último adiós se celebró también en su sinagoga, de donde se salvaron en el último minuto los rollos sagrados de la Torah. Un grupo de colonos retiran la Menorah del tejado de una sinagoga en el asentamiento de Netzarim, al sur de Gaza REUTERS