Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional INCENDIOS EN GALICIA MARTES 23 8 2005 ABC Más de 13.000 hectáreas quemadas en sólo dos semanas resucitan en Galicia el fantasma de Guadalajara Decenas de vecinos fueron evacuados en ocho focos de máxima alerta b La situación empeora por mo- mentos en una Comunidad que ha llegado a registrar 210 fuegos en un solo día y ha tenido que cuadriplicar los medios de extinción ÉRIKA MONTAÑÉS LA CORUÑA SANTIAGO. La densa humareda provocada por la saturación de incendios forestales convirtió ayer en irrespirable el aire en varias calles de Vigo, una ciudad que vive una situación semejante a la que ha empujado en los últimos días a desalojar decenas de aldeas en toda Galicia. El balance de este mes de agosto es caótico: en los primeros veinte días ardieron más de 13.000 hectáreas de monte en la Comunidad, una cifra sólo algo superior a la del trágico siniestro de Ribas de Saelices (Guadalajara) después de interminables jornadas en las que han llegado a contabilizarse hasta 210 fuegos (el pasado domingo) Todo ello ha obligado al recién estrenado Ejecutivo autonómico a duplicar los medios aéreos y cuadriplicar los terrestres en la lucha contra el fuego, amén de recibir el apoyo de varias brigadas venidas de Extremadura, Aragón y Asturias, helicópteros de alta capacidad y unidades rurales de la Guardia Civil. Pero toda ayuda resulta insuficiente cuando se contempla impotente cómo el ímpetu de las llamas amenaza propiedades y bienes, como ayer sufrieron en carne propia los vecinos del municipio coruñés de Carnota. El temible foco, que se declaró en la madrugada del domingo al lunes y que alcanzó de inmediato el máximo nivel de alerta, mantuvo en vilo durante toda la jornada a unos 2.000 vecinos, varias decenas de los cuales fueron impelidos por miembros de los retenes forestales a resguardarse del fuego en albergues fuera de peligro. A mediodía, el regidor de Carnota, José Manuel García, ya hablaba desconsolado del total calcinamiento de la mitad norte y este del municipio, mientras continuaba propagándose el fuego hacia las parroquias contiguas Tres provincias en llamas Hasta este mes Galicia siempre se había distinguido por sumar la mitad de incendios registrados en toda España (unos 12.000 anuales) aunque con un dispositivo de extinción de incendios que lograba una de las menores ratios de superficie quemada por incendio. Con cifras de 2004, en la Comunidad ardieron 3 hectáreas frente a las 8,8 de media estatal, mientras que la superficie arbolada abrasada fue de 1 hectárea, por más de 4 de promedio en España. Las cosas han cambiado en las últimas semanas. Un total de 1.920 incendios han acabado con 13.368 hectáreas de bosque, más de 6.600 de masa arbórea. Ésta es, junto con el verano de 2003, la oleada de incendios más terrible de la última década. Sólo la provincia de Lugo se ha librado. De momento. de O Pindo y Caldebarcos a través de unos montes que, según García, constituyen- -por mediación del fuerte viento, la sequedad de la zona y la acción con premeditación, nocturnidad y alevosía de los pirómanos- auténticos polvorines Las trabajosas labores de extinción, con la realización de cortafuegos en los arcenes mismos de la comarcal C- 550, obligaron a la Policía Local a cortar los accesos por carretera a esta localidad en ambos sentidos durante gran parte de la jornada. Treinta focos de gran intensidad Carnota fue sólo el epicentro de uno de los ocho incendios forestales que ayer fueron catalogados en la alerta de nivel 1 en Galicia. Otros tres fuegos de gran intensidad sacudían una jornada más a la provincia más castigada este mes: Orense, donde el fuego ha acabado con casi 5.000 hectáreas de bosque desde el pasado 1 de agosto. Ayer, los municipios más afectados fueron los de Avión, en la parroquia de Corcores, además de Entrimo, Pereiro de Aguiar y Pazo de Ramirás (en las inmediaciones de la capital) adonde se trasladaron hasta seis hidroaviones, veintidós cuadrillas y once motobombas, entre el arsenal de extinción. La Consejería de Medio Rural de la Mafias, especuladores, cazadores, y agricultores y ganaderos, los culpables A. A. SANTIAGO. Expertos del Gobierno gallego explican entre un amplio abanico de causas el desmesurado número de incendios que, favorecidos por la climatología, está arrasando este verano el patrimonio forestal. Los pirómanos que provocan más del 90 por ciento de los fuegos comprenden desde simples agricultores a aquellos a quienes se les va de las manos una quema de rastrojos, y especuladores que buscan un aprove- El fuego en los montes de O Pindo obligó a evacuar varios municipios coruñeses EFE chamiento urbanístico de la superficie abrasada. El consejero responsable, Alfredo Suárez Canal, aún no ha empleado la palabra mafia utilizada por sus antecesores en similares circunstancias, pero sí ha reconocido que la activación de varios focos simultáneos evidencia la mano del hombre Con menos cortapisas, varios integrantes de las brigadas de extinción, que se han visto obligados a jornadas de 24 horas de lucha contra el fuego en la Costa de la Muerte, sí atribuyeron parte de los fuegos a grupos organizados en este caso a contrabandistas y narcotraficantes que aprovechan la maniobra de distracción para ejecutar sus actividades sin el estorbo de las Fuerzas de Seguridad. Hay que sumar ganaderos y cazadores irresponsables, que buscan despejar el monte para desarrollar sus actividades productivas o cinegéticas, así como, las rencillas vecinales, o la acción de madereros poco escrupulosos.