Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 23 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DESPUÉS DE GAZA C INEFICACIA CONTRA EL FUEGO E L estado de los incendios forestales en España, especialmente en Galicia, continúa siendo muy grave. Más de treinta permanecían ayer activos en la comunidad gallega y habían provocado el desalojo de personas y el corte de dos carreteras. Un monte cercano a Vigo ha ardido diez veces en cuatro días. El hecho sólo puede ser explicado como el resultado de una mezcla de negligencia y criminalidad. En lo que va de año, ya han sido detenidas 277 personas como presuntos culpables de causar incendios, más que en todo el año pasado. Andalucía, con 89, y Galicia, con 70, son las comunidades que registran un mayor índice de detenciones. En los primeros siete meses del año han sido arrasadas por el fuego 95.000 hectáreas, sólo algo menos que en todo el año pasado (104.000 hectáreas) Según el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) las causas de casi la mitad de los siniestros no llegan a ser esclarecidas. De los casos aclarados, un 55 por ciento son debidos a negligencias humanas (quemas agrícolas, de pastos, de basuras; hogueras, fumadores, barbacoas, cohetes) y un 14 por ciento son intencionados. Entre estos últimos casos, hay que incluir una variedad de causas: la acción de pirómanos, las venganzas, los conflictos cinegéticos, las especulaciones inmobiliarias, la disconformidad con las declaraciones de espacios naturales, el deseo de ahuyentar animales y los intereses ganaderos. No es cierto, pues, que la mayoría de los casos de incendios forestales sean intencionados, como a veces se pretende. La cifra de muertos por el fuego durante los siete primeros meses del año asciende a quince. En lo que va de agosto, se han producido tres más. Los heridos son 50 y el número de evacuados suma 3.300. Castilla- La Mancha es la que más alta cifra de evacuados ha sufrido. Todos estos datos conforman un panorama devastador ante el que no se han adoptado las medidas preventivas, ni los remedios y recursos necesarios. Se da además la circunstancia de que se trata de un fenómeno que no es nuevo, sino recurrente. Sin ir más lejos, 2003 fue uno de los peores de los últimos años. Este hecho dificulta aún más la comprensión y exige de las autoridades el ejercicio de sus responsabilidades. No es posible ampararse más en la herencia recibida y en las deficiencias de nuestra política medioambiental. En la oposición, las promesas suelen ser generosas. Luego, en el gobierno, todo es mirar hacia atrás y culpar a quienes gobernaron antes. Sobre el actual Ejecutivo pesa una grave responsabilidad política, incluso dejando de lado el desastre de Guadalajara, sobre cuya gestión pesan más que dudas y sospechas. Este mismo año, al comienzo del verano, se aprobó un plan especial de lucha contra los incendios que aglutinaba a una decena de ministerios, y ya han ardido más hectáreas que en el mismo período del año anterior. Este plan fue ampliado después de la tragedia del Alto Tajo y, a partir de entonces, incluso se ha recrudecido el mal. Mucho más debe hacerse en el tratamiento criminal del problema, incrementando la vigilancia y la prevención policial. Pero no basta con esta vertiente criminal del problema, ya que la mayoría de los casos que llegan a ser esclarecidos son debidos a negligencias humanas. Portugal se encuentra en alerta nacional y su Gobierno se ha declarado impotente para atajar los incendios y ha solicitado la ayuda internacional, que está recibiendo, entre otros países, de España. Faltan en el país vecino aún más medios que en el nuestro, pero no cabe consolarse con el mal ajeno. Otras naciones cercanas, con circunstancias climáticas parecidas y semejante o aún mayor superficie boscosa, han obtenido buenos resultados en la lucha contra los incendios. Es necesario incrementar las medidas preventivas y aumentar los recursos que se destinan a la lucha contra el fuego. Además, urge mejorar la deficiente coordinación entre las comunidades autónomas, cuya asunción legítima de competencias no es incompatible con el deber del Estado de coordinar sus recursos y dirigir la política medioambiental. No podemos imputar a la naturaleza lo que, en gran parte, es el resultado de la negligencia y de la ineficacia humanas. No estamos ante un destino ciego e incontrolable. ON la evacuación del asentamiento de Netzarim, la última colonia en Gaza, Israel concluyó ayer la retirada de una franja que, después de 38 años, será cedida a las autoridades palestinas. Pese a la resistencia ejercida por algunos grupos de colonos, la arriesgada operación diseñada por Ariel Sharón se ha saldado con un notable éxito, contribuyendo a impulsar el complejo proceso de paz que desde hace años la comunidad internacional trata de ejecutar en una de las regiones más conflictivas del planeta. Esta retirada israelí, sin embargo, no es más que el primer paso de una incierta hoja de ruta que sigue plagada de obstáculos. Al otro lado de la frontera, las autoridades palestinas están obligadas a desarmar y canalizar por cauces políticos a unas milicias que, pese al gesto judío, siguen dispuestas a amenazar permanentemente y con métodos terroristas a Israel, cuya salida de la franja de Gaza ha de tener continuidad con la salida, también improbable, de otros territorios ocupados. Subterránea o a cielo abierto, la guerra sigue. Sharón no lo tiene fácil para prorrogar su contestado repliegue. Ayer mismo y para acallar las críticas internas dijo que iba a aumentar el número de colonos en Cisjordania. Mientras, Palestina sigue apuntando a su eterno enemigo. Gaza es sólo una tregua. María Jesús San Segundo DANIEL G. LOPEZ LA LOE EN LA PICOTA OMO miles de alumnos suspensos en la convocatoria de junio, la ministra de Educación también tendrá que someterse en septiembre a sucesivos exámenes, en su caso convocados por los sectores sociales que se oponen a la reforma educativa redactada por su departamento. María Jesús San Segundo se examina de la LOE, ley que sigue generando el rechazo de la comunidad escolar. Los últimos en sumarse a la protesta han sido los profesores de la asignatura de Religión, que han convocado para el mes que viene una manifestación para protestar por las nuevas y regresivas condiciones laborales que- -según denuncian- -dispone la LOE para el gremio. Antes ya habían rechazado el proyecto organizaciones de padres de alumnos, la Iglesia, los sindicatos de estudiantes y organizaciones de profesores. Ante tanta contestación, mejor haría el Gobierno en replantearse el contenido de una reforma educativa que además suspende en consenso, una de las premisas regeneracionistas de la política que Rodríguez Zapatero prometió cuando accedió a La Moncloa. Todavía queda tiempo para hacer los deberes y corregir los errores de una ley deficiente e incapaz de sostener el entendimiento en la comunidad escolar. C ERC SACA LA LENGUA SQUERRA Republicana de Cataluña está explotando bien su papel de aliado díscolo y consentido, dosificando a su gusto el apoyo al Gobierno socialista y su deslealtad endémica al orden constitucional, sin coste alguno, hasta ahora, en la relación parlamentaria y de poder que mantiene con el PSOE. La última ocurrencia del partido de Carod- Rovira ha sido anunciar que propondrá al Congreso una reforma legal para convertir al euskera, el catalán y el gallego en lenguas cooficiales del Estado, junto con el castellano. La idea es una provocación más de un partido independentista y minoritario al que sus pactos con el PSOE le han dado alas para pretender poner en jaque el trabajoso edificio constitucional que se alzó en 1978. La Constitución tejió equilibrios y consensos para que este tipo de polémicas no se suscitaran más, dando a luz a un Estado autonómico en el que la cooficialidad estaba afianzada por la garantía constitucional. El principio es muy claro: sólo el castellano es oficial en toda España. Cabría pensar que la propuesta de ERC es tan descabellada que no haría falta emplear un minuto en argumentar una crítica contra ella. Así sería si los republicanos no fue- E ran socios de preferencia del PSOE y si hasta el momento no se hubieran cumplido buena parte de sus exigencias, algunas también inicialmente descartadas hace sólo unos meses. Además, no es precisamente autoridad moral la que puedan alegar los nacionalismos, en general, y ERC, en particular, para pretender una exportación de sus políticas lingüísticas. Lo que muestran Carod- Rovira y ERC con su propuesta es una cínica visión de doble rasero, que exige al Estado la pluralidad lingüística que ellos niegan en Cataluña, con resultados concretos- -no de ahora, sino de muchos años atrás- -en un política cultural, universitaria y social trufada de aversión hacia el castellano. No es, por tanto, un brindis al sol. El propio Congreso de los Diputados ha sido escenario de la táctica bronca que emplea ERC en esta materia, y que ha hecho inútil los gestos contemporizadores del presidente de la Cámara. Bastaría recorrer los últimos veinticinco años de historia democrática para comprobar que muchas de las concesiones al nacionalismo no han producido apenas ningún efecto apaciguador ni integrador, sino un estímulo para exigir más, con poco o nada a cambio. Otra más del aliado preferido del PSOE.