Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Los Veranos LUNES 22 8 2005 ABC EN PRIMER PLANO COTI cantante y compositor Mejoré con la guitarra por mi orgullo de seductor Rioplatense, cosecha del 73. Este poeta urbano como gusta definirle su amigo Juanes, es un hincha confeso del River Plate. Un gallina al que, sin embargo, le encantaría tocar en el show de Maradona. Mientras espera la invitación, prosigue su gira TEXTO: PATRICIA G. MAHAMUD FOTO: IGNACIO GIL TEORÍA FUTBOLERA Entre futbolistas y cantantes se da una inversa proporcionalidad: cuando ellos se retiran, nosotros estamos en nuestro punto de madurez PAULINA VERSUS JULIETA No tuve que poner paz en el trío. Las peleas son fantasías. Entre las dos hubo muy buena onda al grabar mi disco dad porque son como mi terapia; cantando digo cosas que no me atrevería a soltar en una charla. Pero de Andrés llevan la misma influencia que de tantos otros con los que trabajé. -Crucemos valores patrios: si yo le digo Páez, Chango o Rot, usted me dice... -Sabina, Serrat, Aute, Camarón. Todos ellos, maestros. También amigos, por cercanía, los Ketama y Rosario. -Desde los 11 años tocando. Espléndida adolescencia, deduzco, por aquello de que el de la guitarra es el que más liga. -Completamente cierto. Las chicas no iban al basket, pero sí a las reuniones. Y ahí, el que tenía la guitarra era infalible. Fue lo que me hizo tomar la música con más responsabilidad. Quería mejorar por una cuestión de orgullo de seductor. -Vos, Sorokin, confesás: ¿Tuviste que poner paz entre Julieta y Paulina? ¿Paz? No, nunca. Puse guerra. (Ríe) De veras, entre las dos hay muy buena onda. Todas las cuitas son fantasías. En fin, no está mal tampoco. Vamos a decir que sí hubo peleas, así contribuimos al morbo popular. Algo hubo... MADRID. Es a las emisoras de radio lo que la paella al chiringuito, el balonazo a la playa o, en estos días, Pataky a los diarios. Inevitable. Roberto Fidel Ernesto Sorokin, Coti como le conocen en su casa y, por extensión, en todo el mundo hispanoparlante, es el cantante mejor escoltado de la temporada. Con Julieta Venegas y Paulina Rubio entona Nada fue un error una contagiosa declaración de principios con vocación de himno. -Por derecho, dispone usted de un párrafo para su particular oda a la canción del verano -Ésta es mi tesis: lo fácil es hacer música de culto; hacerla buena y popular, como los Beatles, es lo difícil. Mi desafío es crear música popular de buena calidad. No creo en esa regla de que las canciones que suenan en la radio son siempre malas. El secreto del éxito de ésta mía es, no sólo su melodía, muy fuerte, sino su letra, con imágenes muy buenas con las que el público se identifica. -Tres años (y medio) en España, triunfo con el tercer disco y, para más inri, con una canción que interpreta en un trío. ¿Qué tiene con el número 3? -Sí que algo tengo, sí, aunque no sé qué es. El 3 ha marcado mi vida. Y no soy supersticioso, ni tengo manías, ni hago cábalas... Pero tengo ciclos; me ocurren cosas cada tres años. Es algo mágico, en serio. No sé qué es ni quiero descifrarlo porque entonces perdería su lógica. -Dejar Buenos Aires para probar suerte aquí. Solo, con su guitarra. Hoy parece que nada, nada de esto fue un error -Nada lo fue. Soy consecuente con lo que escribo, ¿eh? En efecto, me vine acá con dos músicos ¿viste? de nuevo el 3) totalmente a la aventura. -Como buen argentino, ¿acudirá al psicólogo a que El artista está entusiasmado con la acogida de su disco Esta Mañana y Otros Cuentos le ayude a digerir su éxito? -De necesitarlo iré, por supuesto. En Argentina he ido muchas veces; allí todos se hacen psicoanálisis. Somos lacanianos y freudianos. De momento, el éxito me lo estoy tomando con tranquilidad, aunque me demanda mucho más tiempo y energía. -75.000 copias vendidas. Ya disco de oro. ¿Ve, como Diego Torres (y gracias a su prosa, que conste) su futuro Color Esperanza -Siempre lo vi así, y no es una actitud optimista barata. De veras creo que la vida está para vivirla y disfrutarla, no para comerse la cabeza. -Nombres que encabezan su lista de pelotudos. -Los políticos corruptos, militares golpistas, represores. Pero éstos no hacen pelotudeces circunstanciales, son sinvergüenzas remachados. -Y, ¿qué me dice de los que compran en el top- manta? -Ésos están en mi lista de inconscientes, porque no saben el daño que nos hacen a los de mi oficio. ¿Cuántos mates se ha tomado con Calamaro? -Vaya, sí, muchos. Es un buen aderezo a nuestra amistad musical. ¿Fue él quien le pegó esa Honestidad brutal a sus canciones? -Están cargadas de sinceri-