Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Los Veranos LUNES 22 8 2005 ABC ESCENARIOS Ópera Conciertos Carmen de Bizet, esta semana en la arena de Las Ventas Denyce Graves será la Carmen de Bizet sobre la arena de la Plaza de las Ventas desde mañana y hasta el sábado. La mezzosoprano estadounidense vuelve a Madrid después de su debut en el Teatro Real en 2002 con este mismo personaje. Con dirección musical de Tulio Gagliardo y escénica de Carlos Vilán, el tenor Mario Malagnini interprretará a Don José, y Gianfranco Montresor a Escamillo. Juliette Lewis actuó con su grupo en el Gampel Open Air Festival La actriz y cantante estadounidense Juliette Lewis actuó ayer con su formación Juliette and the Licks en el marco del Gampel Open Air Festival, que se celebró en una región al oeste de Suiza. Con esta actuación la protagonista de Kalifornia filme que la catapultó a la fama a principios de los noventa, retoma su actividad artística después de un lapso de tiempo alejada de los escenarios. Una de las parejas finalistas en el Campeonato Mundial de Tango, en plena actuación El tango es más de dos El III Campeonato Mundial de Tango dio cita en Buenos Aires a más de cuatrocientas parejas de una treintena de nacionalidades, dipuestas a desbancar a los argentinos del trono sin mucho éxito TEXTO: CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL FOTO: EPA BUENOS AIRES. Dicen los entendidos que para bailar un tango se necesitan dos. Este principio, considerado durante un par de siglos indiscutible, se ha quedado corto. La prueba de su caducidad se ha descubierto en el Tercer Cam- peonato Mundial de Baile de Tango. Durante una semana larga, más de cuatrocientas parejas, es decir, más de ochocientos bailarines, han sacado brillo al piso afilado los ganchos y revuelto sus firuletes (especie de tirabuzón) en una competición marcada por una treintena de acentos. Esto es, de participantes de otras tantas nacionalidades. Para los que se creen que todo en la vida de Argentina es tango y que el tango, tango es, este certamen les facilitó un par de enseñanzas. La primera: para competir hay dos tangos, el de salón, que es el tradicional de las milongas clásicas, donde las normas no se mueven, y el que saca los pies del plato se queda afuera, y el otro: el Tango Escenario. Esta última categoría permite, si no tirar la casa por la ventana, echar las piernas al aire y las manos, de él y de ella, al cuello o donde caigan (siempre y cuando sea de mutuo acuerdo) De este modo, sin corsés pero con el resto de la indumentaria en su sitio, da rienda suelta a la imaginación, abre la puerta al teatro de coreografías propias de espectáculos para turistas o afina creaciones de innovadores del arte más viejo del arrabal En otras palabras, construye un estilo libre para una danza rebelde que, muy a pesar de algunas, empezó a practicarse sólo entre los hombres.