Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 8 2005 Toros 47 EL PUERTO DE SANTA MARÍA Cuenca La gloria para Torrecera y Líbano y la hiel de la cornada para Ponce Plaza de toros de El Puerto. Domingo, 21 de agosto de 2005. Menos de tres cuartos de entrada. Toros de El Torreón, bien presentados, mansotes aunque dejándose. Destacó el 6 lidiado en quinto lugar, que fue indultado. Enrique Ponce, de purísima y oro. Metisaca, pinchazo hondo y dos descabellos (ovación al pasar a la enfermería) El Cid, de verde y oro. Estocada (oreja protestada) En su segundo, pinchazo y estocada (oreja) En el que mató por Ponce, estocada baja (división de opiniones) Jesuli de Torrecera, de verde y oro. Pinchazo y estocada (oreja) En el sexto, lidiado en quinto lugar, entró a matar de forma simulada (dos orejas y rabo simbólicos) Jesulín de Ubrique, por la puerta grande ABC. Toros de la Martelilla y uno de Luis Frías. Jesulín de Ubrique oreja y dos orejas. Finito de Córdoba, silencio y silencio. El Juli, silencio y silencio. Ciudad Real Éxito de Víctor Puerto y Sebastián Castella MUNDOTORO. La corrida quedó en un mano a mano entre Víctor Puerto y Sebastián Castella por las bajas de Francisco Rivera Ordóñez (por fuertes dolores en un hombro) y Morante (con gastroenteritis) Se lidiaron toros de La Palmosilla, de buen juego. Víctor Puerto, oreja, dos orejas y saludos. Sebastián Castella, oreja, oreja y dos orejas. FERNANDO CARRASCO EL PUERTO (CÁDIZ) Cayó en El Puerto Enrique Ponce. Y es que el mes de agosto tiene estas cosas. Hasta el torero que más fácil ve los toros, que sabe sacarle el partido dependiendo de sus condiciones, no se libra del percance. Aconteció en el que abrió plaza, un toro de El Torreón distraído de salida. Comenzó la faena por alto, templado y sin tirones. Fuera de las rayas de picadores, le dio sitio. El toro se arrancó de improviso y le ganó la acción. Sorteó Ponce la embestida y se puso para un segundo muletazo. Se le vino encima y se lo echó a los lomos. Cayó el torero, que se incorporó de inmediato. Pero de su pantorrilla derecha manaba sangre oscura. Le hicieron rápido un torniquete por encima de la rodilla. Estaba herido, mas siguió en el ruedo e incluso intentó torearlo al natural. No pasó a la enfermería hasta que no lo finiquitó. Hasta para eso hay que ser figura. La corrida quedó en un mano a mano entre El Cid y Jesuli de Torrecera. Digamos antes de nada que los toros de El Antequera (Málaga) Feliz cierre de feria Enrique Ponce trata de zafarse de las astas del toro Torreón, propiedad de César Rincón, resultaron mansos, pero se dejaron. Ahora, lo del quinto- -tenía que haberse lidiado en sexto lugar, segundo de Jesuli de Torrecera pero se corrió turno- -fue otro cantar. Un toro extraordinario. Tomó un solo puyazo el astado. Pero se venía con prontitud. Así lo vio el jerezano, quien se fue a los medios, puso distancia, citó de lejos y allá que se vino Líbano Con vibración, transmisión y repetición en sus embestidas. Se acopló enseguida Jesuli en series largas en las que arrastraba la muleta y tiraba de su enemigo. Así una y otra vez. En cada muletazo la condición del animal y la buena disposición del torero, que lo cuajaba con mérito. Lo mismo sobre la derecha que al natural. Y no se cansaba Líbano Ya se alzaron JAVIER RÍOS ABC. Toros de Ramón Sánchez. Fermín Bohórquez, oreja en ambos. Álvaro Montes, tres orejas. Joao Moura hijo, saludos y dos orejas. las voces pidiendo el indulto. Estaba cantado que se le perdonase la vida. Así fue. Con su primero paseó un trofeo por una faena dominadora. El Cid está enrachado. Y lo mejor, la gente está con él. Estuvo dispuesto en los tres toros que estoqueó. Faena justita en su primero, rubricada con una estocada efectiva que dio paso a una oreja con protestas. Otra le cortó al segundo, con derechazos más profundos y sentidos. Con el sexto, abrevió. Parte facultativo: Ponce sufrió una cornada en el tercio medio de la pierna derecha con herniación de masa muscular, de unos diez centímetros con trayectoria ascendente, que interesa tejido celular cutáneo, y rotura de masa del músculo del soleo y gemelo interno. Pronóstico grave Tarazona (Albacete) La terna se reparte diez trofeos ABC. Toros Laurentino Carrascosa. Manuel Díaz El Cordobés tres orejas. Manuel Amador, tres orejas. El Fandi, cuatro orejas. Montehermoso (Cáceres) Triunfo de Dávila Miura y Juan Diego J. M. AYALA. Toros de Pérez de San Fernando. Canales Rivera, silencio y saludos. Dávila, oreja en ambos. Juan Diego, dos orejas y ovación. Villacastín (Segovia) MONUMENTAL DE BARCELONA Monumental de Barcelona. Domingo, 21 de agosto de 2005. Un tercio de entrada. Toros de Sepúlveda, desiguales y mansos. Destacaron por su movilidad 4 y 5 Complicados los dos primeros y manejable el 6 Un sobrero de El Sierro, 3 bueno. Paulita, de grana y oro. Estocada. Aviso (ovación) En el cuarto, estocada y dos descabellos (petición y vuelta al ruedo que da la cuadrilla al pasar a la enfermería) Antón Cortés, de rosa y azabache. Tres pinchazos, estocada y descabello. Aviso (silencio) En el quinto, pinchazo, media y descabello. Aviso (silencio) Rubén Marín, de rioja y oro. Tres pinchazos, estocada y dos descabellos. Dos avisos (silencio) En el sexto, estocada y descabello (silencio) Rafael de Julia, a hombros EFE. Toros de El Pilar. Ferrera, silencio y oreja. Rafael de Julia, dos orejas y palmas. Abraham Barragán, palmas y silencio. Valor y buen toreo de Paulita, o cuando las orejas son despojos ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD BARCELONA. Uno que no va a ir al reformatorio para toreros, querido Vicente. Por lo menos uno. Paulita se llama y dio ayer una excelente tarde de toros en la Monumental. Es gratificante encontrarse en los tiempos que corren con un torero con todas las letras. Firme, con sentido de la lidia, con aires del toreo de siempre y hasta del más añejo- -ahí queda la estampa de una vieja Tauromaquia al llevar al caballo al segundo con el capote a una mano- con valor y con sentimiento. Paulita venía a reverdecer triunfos en esta misma arena y cuajó a un primer toro, complicado y con mucho peligro, de principio a fin. Impávido ante los derrotes al pecho y al cuello, y siempre muy metido con el marrajo al que despachó con galanura. Al cuarto, que tenía la virtud de moverse, desafiante en su mansedumbre, le dio todas las ventajas. La muleta por delante, la distancia en los cites y la apostura en el embroque. Muy molestado por el viento, decidió seguir plantando cara al de Sepúlveda en los medios y cuando mejor estaba toreando al natural llegó la cogida. Muy fea porque quedó enganchado por la ingle con la taleguilla rota. No consintió en ir a la enfermería y aún le robó unos derechazos plenos de casta. El presidente se negó a conceder las orejas que el público pedía mientras el torero se ponía en manos de los médicos. ¡Qué más da un despojo de más o de menos! Paulita fue atendido de un puntazo corrido en el muslo izquierdo de pronóstico leve y salió para firmar su tarde con un airoso quite por caleserinas al sexto. ¡Ahí queda eso! dijo el maño. La inseguridad y aceleración de Antón Cortés y la voluntad y falta de oficio del tarraconense Rubén Marín no dan para mucho, sólo para el respetuoso silencio que se guardó a la muerte de sus enemigos, que ya es bastante.