Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Cultura LUNES 22 8 2005 ABC Dispersan las cenizas del sumo pontífice de la contra- cultura en EE. UU. y fundador del neurótico periodismo gonzo con ayuda de un cañón y fuegos de artificio Hunter S. Thompson, explosivo hasta el final TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL FOTOS: AGENCIAS WASHINGTON. La pólvora y Hunter S. Thompson han resultado inseparables hasta el final. Las cenizas de este gran icono contracultural de Estados Unidos- -que siempre vivió obsesionado con las armas de fuego hasta pegarse un tiro hace seis meses- -han sido dispersadas este sábado por la noche en un pintoresco valle de Colorado con la ayuda de un cañón instalado en una torre de 47 metros, tal alta como la estatua de la Libertad. Un funeral explosivo y etílico, como no podría ser de otra forma, para el fundador del neurótico y egocéntrico periodismo gonzo que él mismo describió como una partida radical de las reglas clásicas sin afán alguno de objetividad. La salva con las cenizas del escritor, acompañadas por casi diez minutos de fuegos artificiales en patrióticos y psicodélicos colores, se ha convertido en una especie de veraniego festejo para más de trescientos familiares, amigos y estrellas de Hollywood como Bill Murray o Sean Penn. Incluida la actuación de Lyle Lovett, ex marido de Julia Roberts, y la banda Nitty Gritty Dirt Todos reunidos en torno a la totémica estructura de quince pisos con la forma del logotipo acuñado por este consumado iconoclasta: un rebelde puño que en el brazo se fusiona con una cortante daga. Este costoso funeral ha sido subvencionado por el también excéntrico pero magistral actor Johnny Depp, que encarnó al escritor en la versión cinematográfica de su más famoso libro Miedo y asco en Las Vegas Aunque algunos amigos han expresado dudas y reservas sobre si Hunter Thompson hubiera disfrutado con este montaje, su viuda Anita ha insistido en que la ceremonia cumple con los pirotécnicos deseos expresados en vida por su esposo. Con ayuda de una empresa especializada en rutilantes festejos, en esta falla funeraria no han faltado hasta varias decenas de guardias de seguridad para controlar el acceso y un furgón blindado para el transporte de los restos del escritor. Aunque admiradores sin entrada han tenido oportunidad de admirar el espectáculo desde las vecinas colinas o desde el bar favorito del periodista, Woody Creek Tavern Como confirmaba un fan que había conducido más de 2.400 kilómetros para asistir al festivo sepelio, hemos venido a presentar nuestros respetos Un idealista Considerado junto a Tom Wolfe y Gay Talese como una de las principales figuras en la corriente del nuevo periodismo Hunter S. Thompson puso fin a su poco convencional vida en la cocina de su rancho- -el pasado 20 de febrero, un domingo por la tarde- -disparándose un tiro con una de las múltiples armas acumuladas en su residencia a las afueras de la localidad de Aspen. El escritor que sufría crecientes problemas de salud no dejó nota de suicidio. Juan, el hijo de Mister Gonzo ha insistido en que desde la violenta muerta de su padre he aprendido que influyó a bastante gente de forma mucho más profunda de lo que yo pensaba. Mucha gente sólo le conocía como un hombre salvaje y drogadicto. Esa imagen oscureció cosas que eran más importantes. Realmente era un idealista. Tenía fe en que las cosas podían cambiar para mejor Una huella inolvidable en la que también ha cooperado la célebre compañía de fuegos artificiales Zambelli, encargada de utilizar las cenizas del finado para producir 34 cargas explosivas. Momento en el que las cenizas de Thompson volaron al aire desde un cañón en medio de fuegos artificiales en su vivienda en Colorado (arriba) Junto a estas líneas, a la izquierda el actor Bill Murray firmando ejemplares de unos grabados de Ralph Steadman en el hotel Jerome de Colorado, que serán vendidos con fines benéficos. A la derecha, imagen de Hunter S. Thompson, tomada en Las Vegas en 2003