Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 8 2005 Sociedad 41 Medio Ambiente Pastores eléctricos enseñan a las crías de águila imperial a evitar las descargas en Doñana Los científicos aumentarán el número de hembras para intentar asegurar la continuidad de la especie trece años los investigadores han comprobado que siete de cada diez ejemplares de águila imperial que han abandonado el nido son machos R. BARROSO MADRID. Descubierta en 1860 por el naturalista alemán Brehm, su nombre científico, Aquila adalberti, hace honor al príncipe Adalberto de Baviera con cuyo apoyo se financiaron las primeras investigaciones sobre la nueva especie. Por aquel entonces, nada hacía adivinar que esta rapaz acabaría convirtiéndose, junto con el lince, en la especie más emblemática de la naturaleza ibérica y en una de las aves más amenazadas del planeta. Durante la década de los 60, y al borde de la extinción, la última población reproductora a nivel mundial sobrevivía en precarias condiciones en tierras españolas. Hoy, gracias al empeño y el trabajo de muchos, unas 220 parejas vuelan, cazan y se reproducen dentro de nuestras fronteras. No obstante, su población sufre un serio declive en una de las joyas naturales más importantes del país: Doñana. Debido a su situación de aislamiento territorial, la cifra de parejas se ha reducido a la mitad en los últimos años explica el investigador Miguel Ferrer. El número de parejas ha pasado de una media de 15 a 7. Según los estudios, este fenómeno se debe al aumento de la mortalidad de adultos, que ha subido del 6 al 12 por ciento. b Durante los últimos te años, los postes eléctricos llegaron a constituir la primera causa de mortalidad del águila imperial, al ser responsables del 60 por ciento de las muertes de jóvenes durante su primer año de vida. Gracias al trabajo con las empresas eléctricas las muertes por descarga se han reducido de manera considerable- -explica Ferrer- -pero continúa siendo un problema En los últimos trece años (desde 1982 a 2005) los científicos de Doñana han comprobado que siete de cada diez ejemplares de águila imperial que han abandonado el nido son machos. Una desproporción que ha obligado a poner en marcha un proyecto de corrección del ratio de sexos- -incrementando el número de hembras- -para evitar la extinción de su población local. Al tratarse de una especie monógama el número de parejas se ve limitado por esta circunstancia precisa Ferrer. Una proliferación de machos que encuentra su explicación en el hecho de que en especies con dimorfismo sexual en tamaño- -cuando uno de los sexos es más grande que el otro- -se tiende a producir más individuos del sexo más barato En este caso, el macho de águila imperial es de menor tamaño. Los expertos del CSIC liberarán durante los próximos dos o tres años unas 15 hembras. Iniciaremos una especie de caravana de mujeres comenta divertido Ferrer. Para ello se empleará la técnica de Hacking o cría Dos ejemplares de águila imperial sobre un tendido eléctrico en semilibertad, que consiste en retirar a las hembras jóvenes de sus nidos naturales cuando estos se encuentran en zonas donde los polluelos corren un alto riesgo de mortalidad. Una vez instalados los polluelos en una torreta ubicada en un lugar seguro comienza el periodo de dependencia, durante el que son alimentados por los investigadores hasta que se decide su dispersión juvenil. DOÑANA ACTUALIDAD NATURAL Iniciativas pioneras La preocupación por conservar la escasa población de Doñana ha llevado a un equipo de científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -que dirige Ferrer- -a poner en marcha dos pioneras iniciativas para preservar la especie: un proyecto para aumentar el número de hembras y un programa para reducir las muertes por electrocución con un pastor eléctrico que enseña a las crías a evitar los postes. Por primera vez comprobaremos si es posible inducir cambios culturales en el comportamiento de especies amenazadas para enseñarles a evitar peligros potenciales explica esperanzado Ferrer. El método consiste en situar en zonas cercanas a los nidos una serie de postes dotados con un pastor eléctrico que cuando se posa la cría le provoca una descarga inofensiva pero desagradable. DuranMÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO MI VISIÓN DEL MUNDO N o hay fotografía que haya hecho menos justicia a una persona que esa foto de Einstein con los ojos muy abiertos, peinado como un loco, sacando como un niño la lengua. La gente se ha quedado con la imagen de un sabio chiflado. Nada más lejos de la realidad. Tiene Einstein un librito cuya primera parte es especialmente conmovedora, Mi visión del mundo en el que se revela como un hombre reflexivo, profundo, mucho más ac- cesible que con su teoría de la relatividad. Habla Einstein del sentido de la vida, de la riqueza, el dinero no lleva más que al egoísmo y del verdadero valor de un hombre, que se determina por el olvido del Yo. También escribe del misterio: El misterio es lo más hermoso que nos es dado sentir. Es la sensación fundamental, la cuna del arte y de la ciencia verdaderos. Quien no la conoce, quien no puede asombrarse ni maravillarse, está muerto. Sus ojos se han extinguido Misterioso es este amanecer que estoy viendo porque me he levantado a escribir pero que me he perdido todo el verano, encerrada en la oscuridad de los párpados. Misterioso es este rayo que me da ahora en los ojos. Una técnica que encuentra su justificación en la impronta animal gracias a la cual las águilas se identifican como tales a través de la observación de sus congéneres. Pero a esta primera impronta se une otra: la de su lugar de nacimiento y que será la que les haga volver a esa zona a reproducirse. Podríamos decir que dejamos a las águilas en el nido el tiempo necesario para que sepan que son águilas- -explica Ferrer- -y antes de que identifiquen su lugar de nacimiento las engañamos y las llevamos a Doñana Así, dentro de algunos años volverán a la zona y acabarán reproduciéndose dentro de los límites de la que se considera la mayor reserva ecológica de Europa. Veneno y falta de conejos La mortalidad de águilas imperiales en Doñana se ha doblado en los últimos años pasando de un 6 a un 12 por ciento. Un descenso de la población que se atribuye a la aparición de veneno y que parece estar asociada a la disminución de los conejos por neumonía vírica. Al disminuir la densidad de conejos han aumentado los esfuerzos por eliminar al zorro y otros predadores, usando todo tipo de métodos, incluso ilegales como el veneno, aunque por fortuna ha remitido en los últimos años señala Miguel Ferrer, para quien aún a falta de resultados las iniciativas por conservar a una de las cuatro aves de presa más escasas del planeta merecen la pena