Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 8 2005 11 Los quads una arriesgada moda que empieza a tener trágicas consecuencias para los aficionados El encuentro en Vía Carpetana Varios terroristas implicados en el 11- M participaron en la reunión: Jamal Ahmidan, El Chino Es uno de los suicidas de Leganés. Se le atribuye una implicación directa en la planificación operativa de los atentados. Rafa Zouhier. En prisión. Este delincuente común puso en contacto a El Chino con la trama asturiana que proporcionaría detonadores y dinamita a los terroristas. Rachid Aglif, El Conejo Miembro de la célula de Lavapiés Estuvo al tanto de los contactos para la adquisición del explosivo. Está en prisión. Soufiane Raifak. Pertenece al círculo de Jamal Ahmidan. Se le considera un individuo peligroso y violento. Cuando fue detenido iba a ser expulsado de España. Está en prisión. Codino y Gitano Sus identificaciones no constan en el informe policial. Policía hasta Soufiane Raifak también facilitó información sobre Abdelkhalak Chergui, detenido, al igual que su hermano Abdelhak, en relación con el 11- M. A este último, la Policía le intervino imágenes de miembros del PP- -José María Aznar, Mariano Rajoy y Ángel Acebes- -así como imagenes de los trenes tras las explosiones. En su declaración, el testigo señaló que Abdelkhalak Chergui guardaba en una caja fuerte en el armario de su dormitorio varias cajas pequeñas que contenían armas procedentes, al parecer, de Bélgica u Holanda. La detención de un presunto terrorista relacionado con el 11- M la semana pasada en Serbia ha provocado un encendido debate en este país sobre las circunstancias del arresto, la fecha real en la que se produjo, y la conveniencia de su difusión internacional Las contradicciones de Serbia sobre la detención del islamista Bouchar TEXTO: SIMON TECCO FOTO: ABC LIUBLIANA. Las circunstancias y la fecha de la detención en Serbia del marroquí Abdelmajid Bouchar, presuntamente implicado en los atentados del 11- M, no son claras no sólo porque las autoridades serbias hayan caído en repetidas contradicciones, sino también por la afirmación de algunos medios informativos de Belgrado que sostienen que el supuesto terrorista se encontraba en Serbia desde antes de su arresto y que, anteriormente, habría estado en Bulgaria. A estas alturas, y teniendo en cuenta los comentarios publicados por la prensa serbia, cabe preguntarse cuál es el precio político que Belgrado pretende recabar de su captura, que todo indica que fue fortuita. En la prensa serbia se vive una polémica entre los diversos expertos en terrorismo y seguridad nacional sobre si la Policía actuó o no correctamente al difundir la noticia en torno al arresto del marroquí Bouchar, porque, en opinión de varios de ellos, esto provocará las represalias de Al Qaida contra Serbia y Montenegro. En este sentido, el ministro para los Derechos Humanos y de las Minorías Nacionales del Gobierno conjunto de Serbia y Montenegro, Rasim Ljajic, advirtió que sería mejor no levantar demasiado polvo en torno a la detención del marroquí. La opinión pública internacional conoció el arresto el pasado miércoles cuando un juez instructor de Belgrado ordenó su encarcelamiento hasta la extradición que puede durar hasta el plazo de un año, si las circunstancias lo requieren. En un prin- Abdelmajid Bouchar Los expertos serbios en terrorismo dicen que con seguridad habrá un ultimátum de Al Qaida cipio dijeron que la detención se había producido el martes, aunque el jueves el ministro del Interior de Serbia dijo que el arresto había tenido lugar el pasado 23 de junio en la estación de trenes de Belgrado, después de ser identificado como sospechoso por la Policía cuando viajaba en el tren que comunica Belgrado con la ciudad de Subotica, en la frontera con Hungría. A esta información se suma la difundida por el diario Polítika (ex portavoz del régimen de Milosevic) que el sábado afirmaba que Bouchar llegó a Serbia el 2 de junio procedente de Bulgaria. Según el diario, el presunto terrorista entró ilegalmente a Serbia por la localidad de Dimitrovgrad, al sur del país. La información insinúa que desde esa fecha hasta su arresto, el 23 de junio, tuvo contacto con alguien en Serbia. Pero todo esto no cuenta por el momento con un respaldo oficial, por lo que parece que su fin no es otro que el de constatar que Serbia se encuentra amenazada por la red terrorista islámica. Los expertos serbios en terrorismo afirman en sus comentarios que con seguridad antes o después se producirá un ultimátum de Al Qaida exigiendo que se ponga en libertad a Bouchar. Afirman que la red terrorista nunca abandona a sus miembros y que en este caso posee células durmientes en Bosnia- Herzegovina, Kosovo y Macedonia, casualmente países en los que los ultranacionalistas serbios reivindican parte o todo su territorio. Entre tanto, en Belgrado nadie duda de que las autoridades de Serbia responderán afirmativamente a la petición oficial de Madrid para la extradición del detenido. Así, el ministro Ljajic dijo días atrás que el trámite necesario para su extradición puede durar algunas semanas o posiblemente algunos meses