Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 22 8 2005 ABC Nacional El Chino y Zouhier se reunieron un mes antes del 11- M para cambiar drogas por armas La relación de dicho encuentro con autores de la matanza se conoció por un testigo protegido b A la cita en un piso de Madrid asistieron, además de El Chino y Zouhier, Rachid Aglif y Soufiane Raifak, así como dos individuos apodados Codino y Gitano D. MARTÍNEZ N. COLLI MADRID. Días antes de los atentados terroristas del 11 de marzo, varios de los implicados en la matanza se reunieron en Madrid para intercambiar drogas- -especialmente hachís- -por armas. El testimonio prestado el pasado 4 de abril por una persona que ha sido declarada testigo protegido por el juez Juan del Olmo ha permitido vincular este encuentro con la preparación del 11- M. La reunión tuvo lugar en una vivienda de la calle Vía Carpetana en la que, al parecer, residía Soufiane Raifak, un individuo que en el momento de su detención, el pasado mes de abril, estaba en trámites de ser expulsado de España y se encontraba en el centro de internamiento de extranjeros de Algeciras (Cádiz) Al piso de la Vía Carpetana asistieron, además de su inquilino, Rachid Aglif El Conejo Jamal Ahmidan El Chino y Rafa Zouhier, todos ellos implicados en la preparación y ejecución de los atentados. A El Chino se le atribuye un papel dirigente en el operativo criminal así como el control de la adquisición de los explosivos y los detonadores. Junto a ellos acudieron al piso al menos otros dos individuos apodados Codino y Gitano cuyas identidades no constan en el informe con el que la Unidad Central de Información Exterior de la Policía (UCIE) pidió al juez, el 7 de abril de 2005, la detención de Soufiane Raifak. En un principio, aunque después se descartó esta hipótesis, se pensó que el Gitano podía ser el menor de edad que participó en el transporte de explosivos desde Asturias hasta Madrid. Rafa Zouhier cuando era trasladado para una de sus comparecencias ante el juez AFP Belhadj vino a España por el efecto llamada de las regularizaciones Youssef Belhadj- -al que la Policía sitúa en la cúpula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) y que podría estar detrás del 11- M- -vino a España en 2002 porque había oído hablar de que se iba a regularizar la situación de los extranjeros indocumentados. Según declaró ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo el pasado 8 de abril, eligió España porque quería hacerse los papeles ya que sirven en Bélgica, y así podía viajar a Marruecos Belhadj emigró de Marruecos en 2000 y se asentó en Bruselas, donde ya residían varios de sus hermanos. Allí fue detenido por su implicación en los atentados de Madrid y posteriormente extraditado a España. Aquí permaneció dos meses para legalizar su situación, pero tuvo que regresar a Bélgica ya que finalmente no se abrió el proceso. Esa no fue la única ocasión en la que Belhadj estuvo en España. Días antes del 11 de marzo se trasladó a Madrid, tal y como han declarado sus sobrinos y se ha podido comprobar a través de sus pasajes de avión. La Policía considera que podría ser la persona que inspiró uno de los comunicados de reivindicación del 11- M tras el pseudónimo de Abu Dujan Al Afghani Antes de ser detenido por los atentados de Madrid, pero después de que éstos tuvieran lugar, Belhadj fue arrestado en Bélgica por su pertenencia al GICM. intercambiar drogas por armas y explosivos Y también, añade el testigo, mantuvo contactos con la gente del norte en Madrid Las personas del norte de España relacionadas con el 11- M son los miembros de la trama asturiana que dirigía el ex minero Emilio Suárez Trashorras- -actualmente en prisión- -y que, a cambio de dinero y droga, facilitaron a la célula islamista liderada por El Chino la dinamita y los detonadores con los que se confeccionaron los artefactos explosivos colocados en los trenes. Identidades falsas Siempre gracias al testimonio del testigo protegido, se ha podido saber que Soufiane Raifak era consciente de que podía ser detenido por su relación con Zouhier y por sus viajes al norte para adquirir explosivos. Por esta razón, utilizaba identidades falsas y otras medidas de seguridad. Su captura se produjo el pasado 12 de abril. Apenas un mes antes, había sido detenido en la localidad manchega de Valdepeñas por malos tratos en el ámbito familiar y por residir en España de forma irregular. Por esa razón, se decretó su expulsión y se le condujo al centro de internamiento de extranjeros de Algeciras. También consta en sus antecedentes penales un robo con violencia e intimidación cometido en febrero de 2003 en Madrid. El testigo protegido que condujo a la Intervenciones telefónicas Los investigadores creen que el objeto de la cita de la Vía Carpetana era el trato para intercambiar armas por sustancias estupefacientes. Esta reunión está relacionada con las intervenciones telefónicas llevadas a cabo por la Udyco (Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Policía) en el curso de una investigación abierta por el Juzgado de Instrucción número 6 de Alcalá de Henares y que han sido incorporadas al sumario del 11- M. El 14 de febrero de 2004, un mes antes de los atentados, la Udyco interceptó una conversación entre los marroquíes Lofti Sbai y Rafa Zouhier en la que sale a relucir el nombre de Soufia- ne Raifak. Los pinchazos telefónicos se mantuvieron también después del 11- M. Así, el 19 de marzo de 2004, se detectó una llamada de Raifak a Zouhier. La fluidez de los contactos entre ambos permitió a la Policía confirmar la relación de Soufiane Raifak con los autores de los atentados de Madrid y apuntar la posibilidad de su intervención directa en la colocación de alguna de las mochilas- bomba. El testigo protegido añadió en su declaración más indicios sobre la implicación de este individuo, al que se refirió como una persona extremadamente violenta, tanto a nivel individual como familiar Uno de los datos aportados se refiere a los distintos viajes que Soufiane Raifak realizó junto al confidente Rafa Zouhier al norte a