Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 8 2005 Opinión 7 gan por motivos contrapuestos la viabilidad de un proyecto común del Estado moderno, de estructura federal, que se merecen todos los ciudadanos de todas las comunidades autónomas, históricas o nacidas de la Constitución de 1978, y que los retos europeos y globales reclaman a todas luces. De hecho, España había sido de facto hasta el edicto de Nueva Planta de 1716 una monarquía confederal Desde Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los monarcas españoles habían jurado respetar las instituciones, leyes y fueros de los antiguos reinos de España. El mismo Felipe V había jurado respetar les Constitucions de Cataluña en las Cortes convocadas en Barcelona, el año 1701, y de hecho había sido aceptado como monarca hasta que las vejaciones a las instituciones catalanas se unieran al escenario de tensiones internacionales entre dos alianzas europeas enfrentadas de las que Almansa, Cataluña entera, Menorca, Gibraltar y los tratados de Génova y Utrech nos recuerdan la geografía local de un conflicto internacional. En la España del siglo XVI y XVII habían cabido bajo una misma corona, las instituciones y fueros de los antiguos reinos. ¿Cómo no puede ser eso posible en la España del siglo XXI? LA ESPUMA DE LOS DÍAS LO QUE QUEDA DEL WINDSOR UATRO meses antes de lo previsto por el mando, los restos del inmenso edificio calcinado han desaparecido de la vista del ciudadano común. Pasmados y curiosos, visitantes y viajeros, habían convertido la zona cero de Azca en circuito de alto valor turístico. Planta a planta, la sorprendente y admirable profesionalidad de unos silenciosos trabajadores, que han ejecutado esta peligrosa y difícil tarea casi mágica, han logrado una realidad por la que nadie habría apostado tres días después del incendio: el rescatede un paisaje urbano sobre el que todavía respiran inciertos y brillantes cuchillos enigmáticos, escondidos en las incógnitas que originaron el fuego y sus terribles conseJ. J. ARMAS cuencias. ¿Serán al final MARCELO tan resolutivos y capacitados como los operarios de la demolición del Windsor quienes llevan a cabo las investigaciones de los muchos cabos sueltos del suceso? Dentro de una semana escasa, horas antes del regreso del resto de la gente a Madrid, se abrirá oficialmente Raimundo Fernández Villaverde, libre de grúas, pasos cerrados y alarmas al empezar septiembre. Estoy seguro de que los políticos no perderán la ocasión para colgarse la medalla al mérito civil y el éxito de la operación. Enhorabuena, para no variar. En el aire de Madrid, entre miasmas de recuerdos, resonancias de sospechas y rumores crecidos al albur del fuego infernal del Windsor, merodean las sombras y los espectros de la noche del incendio, echando a arder la imaginación de escritores de reportajes, escribidores de relatos de misterio y novelistas de las nuevas generaciones (de la estirpe- -por ejemplo- -de Andrés Ibáñez) que felizmente ven toda la ciudad de Madrid como territorio favorito y pasto espléndido de novela. Algunos fantasmas imaginarios y otras múltiples sombras por inventar vendrán a llenar el vacío de hipotéticas inminencias que el episodio del incendio del Windsorposee como material de novela. Porque es verdad que un estereotipo esencial de cierto periodismo ha conducido con frecuencia a la novela: no dejes que la verdad llegue a estropearte un buen reportaje. En estos días caniculares, los restos del Windsor, desaparecido de nuestra vista angustiada por la imagen del incendio, han vuelto a los titulares de los periódicos como carne de la mejor escritura. Ya no quedan en pie ni las mágicas grúas que han provocado un milagro tan raro entre nosotros: la profesionalidad, y perdonen la insistencia. Cuentan que, conforme las obras avanzaban y el gran quemado iba siendo engullido por la sensatez laboral de unos operarios especializados en la extraña función de cumplir con su tarea sin descanso y en silencio, llegaban expertos a Madrid desde muchas partes del mundo para ver, estudiar y aprender del portento de la desaparición, a planta por semana, del enorme cadáver y sus huesos calcinados. Ahora el Windsor, su recuerdo, sus fantasmas y sus sombras encendidas quedan a disposición de los novelistas como elemento de escritura. C ÁNGEL CÓRDOBA ña? ¿Qué se gana y quién gana con este embrollo estival? ¿Tan difícil es comprender que en la historia se encuentran elementos que explican la trascendencia y profundidad de las percepciones y sentimientos? ¿Tan arduo es el trabajo de escuchar y comprender que el desarrollo de un proyecto debe dar siempre cabida a la percepción del otro? ¿Cuándo se dejarán de dar argumentos a los que niegan que es posible compartir un proyecto común, y que a menudo sólo favorecen posiciones excluyentes? La aprobación del texto de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña brinda una oportunidad extraordinaria de demostrar a las dos posiciones ideológicas que nie- Pero no sólo las referencias históricas deben marcar la prioridad y el instinto político. La realidad social y económica de los últimos trescientos años ha dejado algunas huellas nefastas, dolorosas. Pero también sería absurdo lo que de positivo ha aportado la superación de los estamentos sociales de tradición medieval, el triunfo de la razón, el estado social de derecho, la conquista de la democracia y todo lo que han aportado las generaciones de personas, de aquí o de allá, que con sus vidas, su trabajo y su lucha vital han hecho crecer y prosperar un territorio que sin ciudadanos sería un desierto. La historia es importante para aprender de ella y no repetir los errores del pasado. La historia debe conocerse no para reiterar los acontecimientos, sino para superar con nuevos hitos su dimensión pretérita. La historia nos proporciona enseñanzas que son, en sí mismas, un tesoro valioso que no debemos manipular y que no nos deben secuestrar. Ni a unos, ni a otros. Pero tan importante como la historia es la capacidad de los pueblos de construir futuro. En todos los periodos de autogobierno ha habido dificultades, pero se han producido avances vertiginosos. Lo importante es que el nuevo Estatuto es un instrumento de futuro. Buscar ante todo el acuerdo y fraguar una nueva realidad. Ésta es la única manera de hacer historia y de servir a los ciudadanos. PALABRAS CRUZADAS ¿Perjudica su esposa a Beckham con sus declaraciones sobre su bagaje cultural? ES LO MÁS IN EN CULTURA SÍ. AL MENOS, ES UN CRUCE I una novela ha leído Victoria Beckham, que también ha tenido el buen gusto de no escribirlas. De haberlo hecho, ahora podría elevarse como la autora más leída en Guantánamo, donde la lectura preferida de los cautivos mahometanos es Harry Potter aunque los progres insistan en pintárnoslos suspirando por unos volúmenes de Fuentes, Goytisolo o Suso de Toro. Pues no, señor. Como cualquiercriatura aburrida, leen a J. K. Rowling, y si no leen a Victoria Beckham es porque ésta nada tiene escrito. Por su franqueza, esta Victoria de Beckham ya le parece a uno más bella que la de Samotracia. No es vulgar, puesto que no ha hecho lo que otros: presumir de haber visto unas quinientas veces Bambi y con eso sentar cátedra de intelectual a la española. IGNACIO R. (José García Domínguez ha planteado la hiQUINTANO pótesis más terrible, por inteligente: Si hoy el Gobierno estuviera en manos de un adulto Antes ha explicado que la mayoría de edad se alcanza cuando alguien se atreve a ser responsable de sus propios actos: cómo ese día mueren Campanilla y el Capitán Garfio, y nace el mundo tal y como es, no como quisiéramos que fuese) La novela, según los clásicos, sólo es uno de los indicios de la infelicidad general: cuando el mundo sea tan perfecto que exista conformidad entre los deseos y los sucesos, nadie leerá novelas. Y, desde luego, nadie las escribirá. Si lo sabrá Victoria Beckham. M ENUDO disgusto se habrán llevado los libreros con esa frase de Victoria Beckham digna de la camiseta que llevaba el diputado Joan Puig a la piscina de Pedro Jota. Nunca he leído un libro en mi vida Tremenda. Y no por lo que delata, que eso mismo les pasa a muchos en secreto, sino por lo que esconde: una infinita seguridad en su lugar en el mundo de la cultura y en el de su marido, David Beckham, en el mundo del deporte. Victoria y David Beckham forman el punto óptimo en el que se cruzan hoy en día dos vidas ejemplares y envidiables: la cantante y el futbolista. Antes lo fueron, por ejemplo, la bailaora y el torero o el autor dramático y la actriz. Por eso, lo que digan y hagan los BecOTI R. kham es escuchado y admirado por miMARCHANTE llones de jóvenes que ven en ellos un modelo al que imitar... Ni ese exceso de sinceridad y autodefensa Nunca he leído un libro de Victoria Adams ni todo ese tumulto sexual que rodea a David Beckham de los pies a la cabeza parecen ser una buena brújula para la próxima generación de OT... Hay que animar al ejercicio de la lectura y del deporte limpio y claro... ¿Claro? Claro que, para lo que nos dan a leer las librerías de nuevo casi es más sensata y cultural la postura de Victoria Beckham. ¡Qué le hagan un busto! N ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate