Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Los Veranos DOMINGO 21 8 2005 ABC EL RUMOR DE LA FRONTERA NEVADA NUEVO MÉXICO Alamogordo White Sands El Paso Alpine Marfa Presidio Marathon TEXAS ESTADOS UNIDOS CALIFORNIA ARIZONA San Antonio Goliad Del Río Corpus Christi Golfo de México Columbus Tucson Tombstone Douglas Agua Prieta N El Centro Holtville Calexico San Diego Mexicali Océano Tijuana Pacífico Ajo Brisbee Nogales Organ Pipe Cactus National Monument SONORA Ciudad Juárez Ojinaga MÉXICO CHIHUAHUA Eagle Pass Ciudad Acuña Mirando City Laredo Piedras Negras Los Ébanos Nuevo Laredo McAllen Brownsville El Cenizo Big Bend National Park Río Grande Reynosa Matamoros City NUEVO LEÓN COAHUILA TAMAULIPAS ELENA SEGURA ABC No hay un lugar seguro para las jóvenes a este lado de la frontera. El terror acecha cebándose en la pobreza bajo el amparo del poder político La geografía del mal TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTOS: CORINA ARRANZ ra tiene 44 años y una resistenudad Juárez. Por cacia de hierro. Quiere montar minos de un polvo inmemouna tiendita en la calle Ballena rial y desolado llegamos a la y ponerle el nombre de su hija. chabola de Julia Caldera, en Le quedan seis hijos que sacar la colonia Anapra, donde Ciuadelante, de 13 a 23 años. Ha de dad Juárez y el desierto se dan hacerse cargo también de cualas manos. Aquí se tiene uno tro nietos, chamacos de su hija que defender con uñas y dienmayor, que trabaja, como otros tes Aunque su rostro y sus mados, en una maquiladora: jornaneras son suaves, Julia Caldedas que van de seis de la mañara ha tenido que templarse cona a tres y media de la tarde, pemo el acero. Tiene algo de huro que con frecuencia empiemor negro que su calle se llame zan a las seis y no terminan hasBallena, porque la colonia Anata 12 ó 14 horas más tarde: para pra, a 300 metros de la frontera estirar un salario de 450 pesos con Estados Unidos, es un (45 dólares) a la semana. erial. Hace apenas tres meses que alquitranaron la carretera Cinco mil almas por la que ruedan los camiones Todos viven en la chabola que y autobuses que van a Juárez y ella y su marido levantaron en a las maquiladoras, y donde se Anapra hace seis años. Al prinalzan los tinglados y tenderetes cipio les llevaban agua en cade la supervivencia. Pero todos miones cisterna, ahora dispolos ramales son polvo que el sol nen de luz y agua corriente, pecastiga y que el aguacero, cuanro el saneamiento no ha llegado azota, embarra. do para las 5.000 almas de la coSu hija María Elena, de 15 lonia Cinco años después de años, desapareció el 26 de junio la desaparición de su hija, que del año 2000. Cinco años destrabajaba limpiando un edifipués, Julia Caldera y su maricio, no hay ningún culpable, do, albañil, siguen reclamando ningún indicio. Es fácil matar a las autoridades de Chihua los pobres. Hacen poco ruido, ahua lo mínimo: que a la osay si lo hacen, no importa: el pomenta que le presentaron cuader les presta oídos sordos. tro meses después de la desapaEl núcleo del viaje, su epicenrición de la hija diciéntro, está en una escomdole que era ella le haCinco años brera: calcinada y hagan al menos un análidespués de la bitada. El corazón desis como Dios manda. sollado de la frontera desaparición está en su mayor meDos exámenes que al de su hija no trópolis, Ciudad Juáparecer dieron resultado negativo se extrahay ningún rez, al sur del río morviaron. Un tercero re- culpable, nin- tecino, un río paradójisultó positivo. Julia triste, hambriengún indicio co, Río Bravo. Un inCaldera intenta que to. sean castigados los sulto. La capital del esfuncionarios que ocultaron el panto, donde se cometen crímeresultado negativo de los prines atroces contra mujeres pomeros análisis. Al dolor se añabres desde hace doce años sin de el escarnio. Pero Julia Caldeque hasta la fecha haya conde- Ci na, investigación, justicia, sin que la policía haya hecho prácticamente nada para poner fin a crímenes seriales que han hecho de Ciudad Juárez sinónimo de deshuesadero, en el ejemplo en carne viva del impulso de la sociedad contemporánea por normalizar la barbarie como anota Sergio González Rodríguez en el libro que mejor ha cartografiado esta verdadera geografía del mal: Huesos en el desierto Ciudad Juárez es la ciudad más peligrosa de América, y la más impune. Allí donde el narcotráfico y el poder político se han machihembrado hasta formar un mutante que devora carne humana: asesinos en serie dan rienda suelta, con la complicidad o la absoluta negligencia de la policía, a violaciones, torturas y asesinatos de mujeres jóvenes que desaparecen un día camino de la fábrica, camino de casa, camino de la discoteca, y cuando reaparecen- -cosa que no siempre ocurre- -son un cadáver roto, profanado, a veces osamenta. Fuerzas policiales de Ciudad Juárez Hipótesis de un destino cruel Frente a las hipótesis fantasiosas que hablan de tráfico de órganos para ricos estadounidenses, rodaje de películas pornográficas con crímenes reales o misas negras, la que más parece acercarse a la verdad, la que maneja Huesos en el desierto un libro que- -junto a 2666 novela póstuma de Roberto Bolaño- -es de obligada lectura para quien quiera conocer no sólo qué ocurre y qué significa Ciudad Juárez, sino qué ocurre y qué significa nuestro mundo, es que las muchachas son secuestradas, violadas, torturadas y asesinadas por miem- Julia Caldera con su nieta Jessica, al lado del retrato de su hija desaparecida bros de familias ricas del lugar, con estrechos vínculos tanto con el narcotráfico como con el poder político. Tras las etapas de los gobernadores Francisco Barrio Terrazas, del Partido de Acción Nacional (PAN) con quien llegan las grandes mafias y Patricio Martínez, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se dedicó a contratar hampones para hacer justicia, delincuentes para matar delincuentes, cuña de la misma madera el abogado Sergio Dante Almaraz ve algo de luz al final del túnel con la llegada de José Reyes Baez, otro priísta. A sus 51 años, Dante es seguramente el abogado más respetado de Juárez. En julio obtuvo un éxito resonante: la puesta en libertad sin cargos de su defendido Víctor Javier García Uribe, El Cerillo des-