Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 8 2005 Los Veranos 93 Flamenco Música Carmen Linares presenta Círculo Mágico en el Festival de Lucerna La cantaora española Carmen Linares presentó ayer su espectáculo Círculo Mágico en el célebre festival de música clásica de Lucerna, que por primera vez abre sus puertas al flamenco. Círculo Mágico incluye el Amor Brujo y Siete canciones populares ambas de Manuel de Falla (1876- 1946) y también baile, con una coreografía de Brigitta Luisa Merki, interpretada por Flamencos en route EFE Távora clausuró ayer la XIX edición del Festival de Perelada El estreno de Yerma mater de Salvador Távora cerró ayer el Festival de Perelada, una edición que ha contado con la asistencia de 32.000 espectadores, dos mil más que en la edición del año pasado. Según informaron los organizadores del Festival se han podido ver 25 espectáculos distintos de música catalana, ópera, zarzuela, danza, conciertos, jazz y gospel, pop, recitales y teatro. Canarias vibró con Juanes y su sangre ERENA CALVO LAS PALMAS. Conexión y complicidad es lo que hubo entre el colombiano Juanes y el público grancanario, que tuvo la oportunidad de vibrar más de dos horas con el primer concierto de su gira europea. A sus 33 años presenta ya su tercer trabajo, Mi sangre con el que ha vendido un millón y medio de copias. Las 18.000 personas que acudieron a la cita formaron colas de hasta una hora en el estadio de San Fernando, en el municipio de San Bartolomé, al sur de la isla, para conseguir el mejor hueco y disfrutar de su ídolo. Aunque nadie se quedó sin Juanes: dos pantallas gigantes, 180.000 watios de luz y 60.000 de sonido acercaron al colombiano a todos los rincones. Un sol en el centro del escenario, recreado por un espectacular juego de luces, y una banda de siete músicos arroparon al cantante, que derrochó arte en cada tema. Juanes entonó, a peti- EN LA BARRA JULIO BRAVO ción del público, un gran repertorio de sus dos anteriores trabajos, Fíjate bien y Un día normal La primera gran ovación llegó con el éxito del verano La camisa negra Pero fue Mi tierra el que enloqueció al grupo de compatriotas de Juanes, que acudieron a la cita con la bandera colombiana en mano, y que se mostraron emocionados con las letras del artista, que sorprendió a muchos con los solos de su guitarra. TANGO MUNDIAL E Nominaciones Un concierto en el que Juanes regaló al público romanticismo, pero también compromiso, y en el que los canarios también le arrancaron una sonrisa al nominarle por un olvido en la letra de Luna, luna, lunera Juanes ofrecerá hoy un concierto en Adeje, Tenerife, el segundo de los 17 que dará en España, y que tendrán su broche en Jaén el 18 de septiembre, para luego seguir por el resto de Europa. J. M. SERRANO pese a las amenazas de ver su nacionalidad israelí revocada por pisar territorio comanche, para interpretar al piano, en septiembre, la sonata del Claro de Luna de Beethoven. Cuando volvió un año después, al mismo sitio, bajo condiciones igual de duras, para ofrecer un recital, siempre con Bethoven como protagonista, en el que participó su hijo en el último minuto con su violín. De música. Sobre todo, de música. Notas que vuelan altas, que suenan libres, como alto quieren volar los habitantes de Ramala, de Cisjordania, de Gaza; como libres quieren sentirse los palestinos por encima de esos muros por cuyas grietas escapa Beethoven, asoma Mozart; de esas vallas en cuyos recodos se apoya un violín, descansa un piano, pasea un ar- pa y los instrumentos de viento observan en silencio a los de percusión. Se trata de todo esto. De recuerdo. De emoción. De solidaridad. De concordia, como el premio asturiano. De esperanza. De tolerancia. De compromiso. De respeto. Y de música, sobre todo de música. Y Barenboim a solas, en su camerino acondicionado para la ocasión, minutos antes de salir al escenario de Ramala con su orquesta West Eastern Diván, con sus intérpretes israelíes, sirios, jordanos, egipcios y libaneses, todos con pasaporte diplomático español, se lo dirá con los ojos cerrados, con una leve y tímida sonrisa esbozada en su rostro, en voz baja pero orgullosa, a su amigo del alma quebrada, Edward Said. El colombiano, durante el concierto en Maspalomas EFE n Buenos Aires, cerca de cuatrocientas parejas compiten dentro del III Campeonato Mundial de baile de Tango. Tan rimbombante denominación podría parecer exagerada (aunque viniendo de Argentina se comprende mejor la cosa) Lo de campeonato debería quizás sustituirse por concurso, parece más adecuado cuando se habla de elementos artísticos, y el baile, salvo excepciones- -y Romay, por mucho que se esfuerce, es una de ellas- entra dentro de la categoría de arte. Pero los creativos y los dirigentes de marketing tienen que vivir de algo, aunque sea de llamar campeonato a un concurso. Lo de mundial tiene su miga; podría parecer que es una de esas hipérboles tan frecuentes en los alrededores del Río de la Plata... Pero no. Las cuatrocientas parejas provienen de casi una treintena de países y, según los organizadores, existen posibilidades de que el primer premio viaje fuera de Argentina. Ya el pasado año unos coreanos se llevaron uno de los trofeos más importantes. Esto sí que es globalización. El tango es, como el flamenco, un arte con su propio ADN y se mete de manera intangible en la sangre. Con los dos se nace. Después, como en cualquier ejercicio artístico, se precisa de un profundo aprendizaje. Pero el gen del tango lo llevan los argentinos en la sangre, como el del flamenco lo llevamos los españoles. Es casi imposible aprender un idioma ajeno y carecer de acento. Es cierto que en el arte las imitaciones son cada vez más perfectas. Pero no dejan de ser imitaciones.