Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD DOMINGO 21 8 2005 ABC Acercar a otros gays a la Iglesia es lento y trabajoso, como siempre fue ir de misión ciedad: hicimos la Iglesia de la cultura, aquí han estado Saura, Tapiès, Chillida, Villalba, tenemos el órgano más moderno del mundo y mil personas se desplazan hasta aquí para la misa del domingo (Hablando del órgano, el padre Peter Bares, uno de los grandes organistas de música contemporánea, está indignado con el subnivel musical de estas Jornadas de la Juventud) Una Iglesia para niños También hay una misa de niños célebre en la ciudad: Es una Iglesia de niños y adultos, los jóvenes no vuelven por aquí hasta que tienen su primer niño, la primera crisis de toda persona Entonces necesitan reengancharse. Como me dijo el otro día una mujer china que me trajo a sus niños a bautizar y ella no era cristiana: un niño tiene derecho a una lengua y una religión. Con ellas avanzará en la vida, luego él verá Roman Claren (27 años) encontró en la parroquia a una decena de homosexuales como él cuando cayó por Sankt Peter, tenía un despertar religioso y un amigo me habló de ella La voz ha ido corriendo y hoy unos 25, hombres y mujeres, participaban en una procesión nocturna: Hablar de inquietudes y volver a acercar a otros gays a la Iglesia es lento y trabajoso, como siempre fue ir de misión explica Roman, que está en el consejo parroquial. Él ha traído a su pareja, Andy, que era protestante y hoy es más católico que yo En los antonianos, Reinhold (46 años) aconseja a los homosexuales que vayan a sus comunidades y hablen con el párroco, verán que existen otros Mo Stiegler, lesbiana de la Organización de Mujeres Católicas Suizas (SWCO) admite que la salida para las chicas sigue siendo difícil: Todo el mundo tiene algún amigo gay pero ¿conoce a alguna lesbiana? Con los antonianos, las mujeres son apenas un 5- 10 lo que contrasta con que las mujeres son más comprensivas con la homosexualidad Cientos de peregrinos se reunieron el pasado viernes en la catedral de Bonn con motivo de la visita del Papa a Colonia EPA Cuando en algunos sitios se cierran puertas, en otros se abren ventanas y la vieja parroquia de Sankt Peter de Colonia las abre para atender a la religiosidad de lesbianas y gays cristianos que intentan, como todos, seguir a su modo un camino de verdad y vida No tengáis miedo... tampoco vosotros TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA ENVIADO ESPECIAL COLONIA. Sobre la torre de Sankt Peter, la iglesia donde se bautizó Rubens, hay, además de la campana, un gran neón azul que reza Don t worry a los cuatro puntos de la noche de esta liberal y católica Colonia, un no tengáis miedo con el que el párroco quiere reasegurar a sus vecinos: Jesús ya nos ha liberado de todos los miedos Para un porcentaje de cristianos, uno de los miedos, hoy como siempre, es aceptarse diferentes sexualmente, en una sociedad hipersexualizada pero que ha creado secularmente sus normas para multiplicarse y protegerse de lo confuso, aunque dejara a algunos en las márgenes, explica Reinhold Weicker. Su organización ecuménica, Homosexuelle und Kirche (HuK) informa a fin de que chicas y chicos homosexuales no se alejen de la Iglesia y encuentren aquí una familia que los acepta También en la Iglesia antoniana encuentran ayuda para reconciliar su alma y su corazón humano Empezando por saber que cuando Dios terminó de crear el mundo, lo miró y vio que todo era bueno resalta Kai Kullen del Foro Europeo de Organizaciones Homosexuales Cristianos (en España: Cohesión y Acegil) Mandamientos, evangelio, reglas o enseñanzas de la Iglesia tienen una gra- duación y se viven en distintos niveles de Iglesia: Cada cual debe encontrar honestamente su lugar, en comunión con otros y cumplir lo que pueda, como hago yo mismo dice el jesuita Friedrich Mennekes, de Sankt Peter, en el centro de la vieja capital del Rhin. Dios no ahoga nunca y la Iglesia es sabia aún por vieja en su autonomía parro- quial: Sankt Peter es la iglesia vacía literalmente aparte de vidrieras y altar, que es de Chillida. Representa el vacío dejado por la guerra, cuando de 8.000 parroquianos sólo quedaron un puñado. Agonizante, el padre Mennekes la abrió a toda la ciudad y a la región, quería reconciliar arte e Iglesia, volver a anclar el evangelio en la so- Una parroquia abierta a la sociedad Los antonianos cooperan habitualmente con Sankt Peter, tanto en exposiciones como en la atención a la comunidad homosexual, con la Casa de Jeremías y la Iglesia de la Paz, pero a Roman no le gusta su bandera de: somos la Iglesia de los gays Él quiere una parroquia que sea un reflejo variado de la sociedad, no exclusiva para una tendencia o clase. Además para mí no todo vale, me gusta ese estructurado desorden católico Ah, los antonianos murmura el cura Mennekes de sus vecinos. Siento que los protestantes están hoy por hoy acabados confía el jesuita, corren tras la modernidad buscando adaptarse y aprobar nuevas normas pero fracasan Es como andar cambiando el norte de sitio, uno se vuelve loco lo que traduce y adapta todo debe ser el corazón de cada uno agrega el párroco. Para nosotros la vida debe apuntar a Dios, a unos principios, sabiendo que es largo el camino, con renglones torcidos Roman también rechaza la opinión de Kai Kullen, que es pietista, o Weicker, luterano, ambos del HuK, de que la Iglesia católica sea más cerrada: Somos claros pero relajados El padre Mennekes cree que ellos sólo entienden de leyes, pero la grandeza católica es esa bella negociación que ellos no saben hacer, dicen que es doble moral, de saber no lastimar el corazón con las ideas y no devaluar las ideas cada vez que lo pide el corazón Weicker admite que mucha tolerancia actual es puro pasar en este individualismo no se pierde tiempo con el problema del otro y al egoísmo se llama ser tolerante La vida pone a un párroco ante situaciones tan distintas, dice Mennekes, que el domingo Uhles, una lesbiana de la parroquia, me trajo a su niño, habían decidido bautizarlo en la Iglesia católica Será un futuro parroquiano. Mire yo en el fondo odio a los homosexuales, porque no tienen niños y los niños son la energía de una sociedad Pero asume que todo ser humano busca seguridad y fuerza y eso tiene que darlo la Iglesia