Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Los domingos DOMINGO 21 8 2005 ABC VIAJES EN EL TIEMPO Con final feliz Es el sueño de muchas parejas de novios pues todos los años se celebran por lo menos veinte bodas civiles en alguno de los rincones del hotel, principalmente en la Sala Tropical. El prestigio y el entorno del local lo han convertido en un lugar de moda también para reuniones de grupo o congresos. Entre los turistas, los españoles ocupan el segundo puesto, por detrás de los ingleses, y representan el 25 por ciento de los huéspedes. Principalmente acuden en Semana Santa y en el puente de la Inmaculada, y en el verano es uno de los destinos más escogidos por los clientes de España. Los retoques continúan y para los próximos meses está prevista la construcción de unas termas de las que una parte será propiedad del hotel. Este establecimiento cambió de dueño en 1985, tras tres generaciones de la familia Fausto Figueiredo al frente del mismo. Sus nietos acabaron por vender el negocio a un empresario iraquí que ha mantenido con celo el espíritu del hotel, la forma de trabajar y el trato exquisito y a la vez familiar que caracteriza a sus 220 empleados. Bonita estampa del hotel en los años cuarenta, cuando la aristocracia europea pasaba largas temporadas en él Bodas de diamante de un hotel con historia Lo frecuentaron las familias reales durante décadas, en especial, la española. Hoy, el Hotel Palacio de Estoril es cita de esa otra aristocracia del deporte y el espectáculo TEXTO BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL EN LISBOA S on muchas e interesantes las historias que guardan las paredes del Hotel Palacio de Estoril (en los alrededores de Lisboa) que a finales de agosto celebra el 75 aniversario de su apertura. Historias que, nunca mejor dicho, forman parte de nuestra propia Historia. Modernizado, mantiene el encanto cosmopolita de los años 30, con su diseño inspirado en las construcciones francesas de inicios del siglo XX. Ha servido de refugio para los mayores líderes europeos en épocas de crisis, ha dado alojamiento a espías y ha sido escenario de conocidas películas de cine, de anuncios publicitarios y de entrevistas de estrellas. Y entre todos sus visitantes, la Familia Real española es, según el punto de vista del personal del hotel, quien más prestigio les ha otorgado. José Diogo Vieira, que lleva trabajando 41 años en el Hotel Palacio, recuerda que entre ellos se hablaba de los Condes de Barcelona y de sus hijos como nuestros Reyes, ya que nosotros no teníamos. Les queríamos mucho, era una familia muy simpática a quien se le debe gran parte del prestigio de este hotel La peripecia de este hotel comienza en el año 1914, cuando se inició su construcción, parada como consecuencia de la Primera Pero lo que realmente atrae a los turistas y huéspedes de este hotel es el nombre de las personalidades que por él han pasado y los acontecimientos sociales, inaugurados por un príncipe tan exótico como Takamatsu, hermano del Emperador de Japón. Libro de visitas La primera visita de la reina Victoria Eugenia de España y su hijo, Don Juan, tuvo lugar en 1946. Los Condes de Barcelona residían en Vila Giralda también en Estoril, durante su exilio y lo visitaban con frecuencia. Don Juan bebía siempre un Martini Cocktail doble cuenta el camarero Herminio Vasconcelos. Se sentaba en la misma mesa, al menos una vez a la semana, y se reunía con amigos y diferentes personas que venían a visitarlo subraya. Un bar en el que se brindó por la suerte de muchas batallas, porque en él se reunían durante la Guerra Mundial exiliados de diferentes países invadidos. La presencia de los Condes de Barcelona en Estoril dio lugar a verdaderas romerías de turistas españoles a quienes señalábamos en un mapa donde estaba ubicada la residencia Vila Giralda explica José Diogo Vieira. Don Juan acudía también al barbero del hotel, era socio honorario del club La Infanta Doña Pilar el día de su puesta de largo Guerra Mundial. El empresario Fausto Figueiredo compró la Quinta do Viana y contrató a un arquitecto francés, Henry Martinet. El plano inicial incluía varios hoteles, un casino, unas termas romanas, campos de golf, tiro con arco, playa y una estación de tren, puesto que otro de los sueños del promotor era traer en el Sur Express a la clase alta de Francia y España. Después de muchas vicisitudes, el Hotel Palacio se inauguró el 30 de agosto de 1930. Desde entonces se ha sometido a cuatro grandes remodelaciones, principalmente en habitaciones, respetando las zonas públicas. Desde los años 50 mantienen al decorador Lucian Donnat y contaron con Mackenzie Ross para diseñar su campo de golf. En su día fue refugio de espías y hoy, a Estoril, acude a alojarse una nueva nobleza atraída por los encantos de un pasado histórico de golf de Estoril, el segundo más antiguo de Portugal. También celebraba allí su cumpleaños, ocasión para la que se colocaba una bandera de España enorme en la mesa que presidía relata el director general del hotel, Francisco Barros. La primera vez que Don Juan regresó al hotel, después de haber podido volver a vivir a España, los empleados decidieron colocar la bandera tal y como tenía costumbre de hacerlo en aquellas ocasiones, y el Conde de Barcelona, al entrar en a sala y ver aquello comenzó a llorar Doña María de las Mercedes acudía con frecuencia a las sesiones de cine y los niños acompañaban en ocasiones a sus padres. La Infanta Doña Pilar de Borbón, celebró en el Hotel Palacio su baile de presentación en sociedad, y son muchas las fotos que se conservan del evento en los archivos del alojamiento, y más tarde, en 1967, una cena, en vísperas de su boda. Un año después, una resonada fiesta con ocasión de los bailes de los millonarios Pierre Schlumberger y Antenor Patiño concentró en el hotel una increíble colección de príncipes, estrellas y fortunas. Cuentan que ese día el dictador portugués Salazar sufrió la caída que le produjo un hematoma cerebral y que acabaría con su vida dos años después.