Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 8 2005 13 La autopsia confirma que al policía que mató a un delincuente en Madrid se le disparó el arma de forma fortuita Entres los asistentes a la ceremonia estaban el embajador de EE. UU. y el jefe de la OTAN en Europa en boca del nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro, precedieron a la homilía pronunciada por el arzobispo castrense, monseñor Francisco Pérez González. Breve, con ganas de ser un canto de agradecimiento a la vida y a aquellos que han sabido dar lo mejor de sí por los demás el sermón insistió en el mensaje de que la muerte no es el final. Para esta tierra dejaron de vivir y surcaron otros aires, pues ellos siguen viviendo otra experiencia, porque no queremos ignorar la suerte de los difuntos para que no nos aflijamos como los hombres sin esperanza. Lectura de los nombres Uno de vuestros hijos- -añadió el arzobispo- -decía a su madre: si alguna vez muero, no te apenes y sigue siendo feliz La vocación del militar está al servicio de la paz. Ese espíritu sólo puede nacer de un corazón lleno de amor Y por primera vez, se oyó la lectura de los nombres de los 17 militares. Y a renglón seguido, una vez más, al tiempo que Su Majestad imponía despacio, féretro a féretro, la Cruz con distintivo amarillo concedida a título póstumo por muerte en acto de servicio. Don Juan Carlos se hizo ayudar por la sargento Susana Pérez- -que ocultó su rostro detrás de unas gafas oscuras- -para colocar la condecoración en el ataúd de su marido, el también sargento Alfredo Francisco Joga, en uno de los detalles mas emotivos de la ceremonia. Pasadas las once de la mañana, el sentido texto del Homenaje a los caídos ...no quisieron servir a otra bandera, no quisieron andar otro camino, no supieron morir de otra manera... -y el toque de oración, precedieron al himno nacional para dar el adiós en el Palacio de Buenavista a los diecisiete de Afganistán. Despedidos en las lágrimas de la muerte no es el final Cuando la pena nos alcanza, del compañero perdido. en tu palabra confiamos... Los Príncipes de Asturias consuelan a los familiares de los soldados muertos