Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 8 2005 Opinión 7 MEDITACIONES EL TONO A ÚN no está cerrado el duelista del PP que porfiará con José Bono el próximo miércoles cuando éste acuda al Congreso de los Diputados a dar cuenta del siniestro de Herat. Pero cunde entre los populares la sensación de que quien de entre los suyos vaya a sostener la comparecencia lleve la instrucción de ser sólo duro en las apariencias y manifiestamente blando en el fondo. Oxígeno, que no falte. Los lazos transversales que mantiene el ministro de Defensa con el responsable del Grupo Popular en la Cámara, Eduardo Zaplana, apuntan más al guante blanco que al pugilístico de siete onzas. Papelón pues para el duelista, al que seguramente se le pasará por la cabeza el delicado trato dispensado a Trillo en su última sesión parlamentaria a cuenta del caso Yak MARCO AURELIO LEER Y PENSAR QUEREMOS SABER ESPAÑA Y EE. UU. EN EL SIGLO XX EDICIÓN DE DELGADO Y ELIZALDE Madrid, CSIC, 2005 362 páginas 27 euros Y sin embargo aliados Si hay algo que ha unido a la extrema izquierda y la extrema derecha españolas ha sido el odio a los Estados Unidos. Entre ambosradicalismos, una considerable mayoría ha mostrado con frecuencia un antinorteamericanismo visceral, compatible con una admiración entusiasta por el modo de vida americano Las raíces de esta esquizofrenia son históricas- -el trauma del 98, las bases, el intervencionismo en la Américahispana- -y culturales- -la hispanofobia norteamericana operó como un subproducto de la Leyenda Negra con frecuencia teñido de racismo, anticatolicismo y aversión a la lengua española- Este volumen, superador de los tópicos e imprescindible para los estudiosos y el público en general, aborda los vaivenes de las relaciones hispano- norteamericanas en la pasada centuria sine ira et studio y con el concurso de excelentes especialistas en la materia: M D. Elizalde, A. Niño, J. Fernández, G. Jackson, G. Bossuat, F. Portero, D. Barjot, N. Puig, L. Delgado y A. Viñas. Sus enfoques, que vinculan política, cultura, economía y relaciones internacionales ofrecen resultados inéditos y explican por qué en aquella orilla del Atlántico puede ser posible la indiferencia hacia España, mientras en esta ignorar a Estados Unidos resulta no sólo suicida, sino imposible. MANUEL LUCENA GIRALDO I un golpe de ataúd en tierra es algo completamente serio (Antonio Machado) imaginen 17. Pero como todos, gracias a Dios, no somos iguales y todavía hay clases (clase de tropa, clase de familiares de los caídos por España, clase de oposición) y nadie en esta ocasión ha calentado la demagogia pancartera y pegatinera, en el solemne patio de armas del Cuartel General del Ejército no sonó un solo grito destemplado. Nadie llamó asesino a nadie. Es terrible este tócala otra vez, Chopin con que nos habituamos a escuchar la marcha fúnebre por nuestros militares muertos en acto de servicio a la Patria. Es terrible que hagan falta 17 ataúdes, 17, con 17 rotas esperanzas dentro, para que todos acepten la bandera constitucional de España o la celebración de una misa por el alma de los que por ella dieron lo mejor que tenían: la flor de sus vidas. En el patio de armas del Palacio de ANTONIO Buenavista se leen decretos de luto. BURGOS El Boletín Oficial del Estado, a media asta. Y no entiendo nada, cada vez menos, cuando oigo esas palabras oficiales de hogaño, recordando las de antaño. Como todavía hay clases, nadie dice lo de otrora: El Gobierno miente O lo otro: España no se merece un gobierno que le mienta Por muy serios que sean 17 golpes de ataúd, quedan en el aire, como este dolor de la procesional marcha fúnebre, las preguntas que nadie responde. Aunque no todos somos iguales gracias a Dios, algunos queremos saber. Queremos saber, por ejemplo, si estábamos en misión de paz como se dijo en el patio funeral de Buenavista, por qué el helicóptero iba cargado, y hasta las trancas, de explosivos y de combatientes. No de medicinas, de alimentos infantiles, de raciones de rancho frío, de grupos electrógenos o de plantas potabilizadoras, no: de explosivos. ¿Qué misiones de paz son éstas que se realizan con una ametralladora pesada a babor, S otra a estribor y una santabárbara dentro del Cougar Puma? Queremos saber qué hay detrás de tanta palabrería de esos juegos florales de la ONU y de la OTAN, con las que nos dicen que servimos la causa de la paz, de la democracia, de la libertad como se oyó en el patio de Buenavista. ¡Hombre, estaría bonito que encima de que nos matan a nuestros hombres fuéramos a servir la causa de la dictadura y del totalitarismo! ¿Y qué diferencia hay entre una misión humanitaria en Irak y otra en Afganistán? ¿Por qué de Irak nos retiramos y a Afganistán mandamos más madera, que esto es la guerra? Queremos saber cuál es exactamente el papel de las Fuerzas Armadas. No hablo ya de su papel ante el futuro de la unidad de España, eso es para nota: me conformo con algo más sencillito. Si están sólo en plan a morir por Dios y por España en un continuo La muerte no es el final y no para defenderse ni para defendernos de nada, visto el mejor morir que matar de su ministro. Si las FF. AA. tienen presupuesto, dotaciones, equipos, medios, efectivos, capacidad para realizar simultáneamente todas las misiones que les están siendo encomendadas en el exterior, quizá para lavar la mala imagen y limpiar la mala conciencia de la vergonzosa retirada de Irak, en las que tuvieron que cumplir ejemplarmente con el desarrollo táctico de una cobardía ajena. Si son las garantes de la Constitución y de la libertad interior, o si son una ONG de uniforme cuyo fin es repartir chocolatinas, bombones y caramelos, así como tiritas y mercromina, por todos los confines de la tierra. Queremos saber por qué hacemos con 17 hombres de España y no con gaseosa el experimento de que nuestros helicópteros pasen la ITV de la OTAN. Queremos saber qué es lo humanitario Si es que vamos a la guerra, pero poquito, en plan Gila, o qué es eso del afgano amigo moro amigo, paisa. No es que sea mucho preguntar. Es que 17 golpes de ataúd en tierra son algo completamente serio y merecen unas respuestas.