Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 8 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR IGNACIO CAMACHO ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA La tragedia de Herat ha colocado al Gobierno de Zapatero ante el espejo de sus peores fantasmas. De un lado, le recuerda con incómoda crueldad la irresponsable oposición que los socialistas le hicieron al PP en los asuntos militares. De otro, sitúa al Ejecutivo en abierta contradicción con unos aliados radicales Dulce et decorum est pro patria mori (Horacio) N los años setenta, cuando la Transición nos trajo con retraso el dulce espíritu de la libertad, la mayoría de los españoles nos creímos que todo el monte era orégano y nos pasamos en la pólvora de las salvas del pacifismo. Nadie se salvó de ese virus juguetón que nos hacía cosquillas al paso alegre de la paz: los políticos, los sindicatos, los intelectuales, la juventud, la Iglesia. El resultado fue que en los ochenta llegó una oleada de insumisos y objetores que hacía inviable un Ejército de leva, y en los noventa Aznar lo tuvo que profesionalizar con más pena que gloria. Sobre todo porque no lo supo vender: el hombre que suprimió la mili acabó, paradoja española, vapuleado como un siniestro adalid de la guerra. Ay, si hubiera sido Felipe el autor de ese salto que nunca se atrevió a dar: lo habrían propuesto para el Nobel de la Paz que ahora sueña con ganar Zapatero. Elcaso es que la mentalidad dominante, este discurso de éticas indoloras (Lipovetsky) y crepúsculo de deberes, ha dado en alumbrar una idea polítiEFE camente correcta del Ejército como una oenegé Zapatero y Bono durante los funerales de ayer por los diecisiete militares españoles muertos en Afganistán que está, como dice Rajoy, para ayudar a cruzar la rra, sino a la paz, esa paz por la que Zapatero dijo sentir contra mujeres civiles a las que llamaban ninjas por acera a las viejecitas de los países en guerra o para sus un ansia infinita ir vestidas con toca negra. Así son las cosas; en la guetituir a los misioneros en el áspero Tercer Mundo de rra nadie elige la misión que le corresponde porque el las hambrunas y las limpiezas étnicas. Por eso cuando enemigo dispone por cuenta propia. Pues no. En Afganistán es menester que esté la OTAN caen militares en acto de servicio, en España se desata Del mismo modo parece razonable concluir, a tenor porque los guerrilleros talibanes y los señores de la gueuna crisis política que nace de la perplejidad ante el de los análisis del mando aliado y del propio Centro rra tienen la peligrosa costumbre de tirar misiles como hecho de que los profesionales de las armas vivan en Nacional de Inteligencia, que en Afganistán nuestras pepinos de media tonelada, y eso no lo hacen para celepeligro de muerte. Y el problema no es sólo una cuestropas no están ateniéndose al estricto mandato quiebrar las fiestas patronales. Por aquellas montañas se tión de conciencia popular, sino que está empezando a tista que autorizó el Congreso para poder lograr un conesconden nada menos que Bin Laden y su número dos, calar en las propias Fuerzas Armadas, al fin y al cabo senso del PSOE con sus socios de izquierda y nacionaAl- Zawahri, de cuyos designios emanan las consignas tan hijas del pueblo como los funcionarios de Hacienda listas, sino que participan en misiones de alto riesgo. que estrellan los aviones contra las torres de oficinas o o los carteros: yo he visto banderas pacifistas en la desEs lógico que así sea porque aquello no es un parque activan las bombas en los trenes de Madrid, en el Mepedida de unos soldados que iban a Irak. temático, pero la contradicción del Gobierno consigo tro de Londres o donde quiera que toque el próximo La tragedia del helicóptero de Herat ha colocado al mismo resulta manifiesta. En un país como esos a los episodio. También de aquellos secarrales parten las órGobierno de Rodríguez Zapatero ante el espejo de sus que nos queremos parecer, el presidente y su ministro denes que acaban reventando panaderías en Bagdad o peores fantasmas. De un lado, le recuerda con incómode Defensa sacarían pecho y condecorarían a los muercomisarías en Faluya. Es la misma guerra, la de Occida crueldad la irresponsable oposición que los socialistos como héroes caídos por la patria, que es lo que son dente contra el terror, aunque el ataque inicial tuviese tas le hicieron al PP en los asuntos militares, tanto si porque a la patria se la sirve tanto en suelo propio co- -esto es lamentablemente cierto- -mayor amparo y ha tratado de un accidente (Yak- 42) como de un ataque mo en ajeno, y no se enredarían en disquisiciones ni cobertura internacionales que la invasión de Irak. guerrillero (Irak) De otro, sitúa al Ejecutivo en abierta casuismos vergonzantes para disfrazar de misión de Es la misma guerra, en realidad la única guerra, y contradicción con unos aliados radicales que piden sin paz lo que no es más que un desgraciado hecho de guenuestros soldados, que están allí porque tienen que esrecato el repliegue de todas nuestras fuerzas armadas rra, sea su causa de naturaleza accidental o provocada. tar, porque formamos parte de ese Occidente que se depara dedicarlas a apagar fuegos en el monte. fiende de su principal enemigo, no cumplen una misión Zapatero y Bono han gestionado la crisis con un ardor Pero eso implicaría admitir que estamos en guerra conmuy diferente de la que desarrollaban en la célebre zotra el terrorismo de turbante y yihad, desmontaría las mediático y una puesta en escena digna de mejor cauna hortofrutícola de Diwaniya, de la que Zapatero y milongas sobre la alianza de civilizaciones y recordasa. En eso le han dado sopas con honda a aquel Aznar Bono les mandaron salir por piernas mientras los miliría a la opinión pública el ensañamiento oportunista y tan hierático y autista: han retransmitido en directo tares polacos les hacían con los brazos el cloqueo de las carnicero con que se crucificó al Gobierno anterior. las videoconferencias, se han hecho retratar en presungallinas. Y los diecisiete de Herat han muerto porque Así que es más cómodo aprovechar la bula moral de la tos aterrizajes de emergencia y han ensayado con éxito en la guerra a veces muere gente, militares que estaban izquierda, la complicidad pasiva de los pacifistas unilalos gestos de contrición mejor compuestos que se reallíenviados para cumplircon los gajes de su oficio, que terales, el silencio bochornoso de los antiguos pancarcuerdan en la escena política. De paso, han puesto todo incluyen la posibilidad cierta de dejarse la vida a camteros, y tirar adelante con retruécanos semánticos y elempeño en subrayar las diferencias con sus antecesobio de una paga escasa y una gloria incierta. salvedades inverosímiles. Todo antes que dar el paso res, aunque haya sido a costa de confusiones interesaEsta es la realidad que el Gobierno quiere confundir al frente de aceptar que el ejercicio del poder implica das como la de decir que en Afganistán estamos bajo con cortinas de humo retóricas sobre la paz. En el misuna responsabilidad moral. Y que, por muy pacífico y encomienda de la ONU, sin especificar que dicha mimo Irak, poco antes de la nada gloriosa Anábasis zapabienintencionado que se pueda ser, la democracia exisión se está cumpliendo bajo el mando de la OTAN, terista, nuestras tropas tuvieron que defenderse a tiro ge el mandato y la necesidad de sostener un Ejército esas siglas que ponen de los nervios a Llamazares y limpio de un ataque con todos sus avíos. Disconformes preparado y decidido a matar y morir cuando hace falotros tardoprogres con la memoria anclada en los tiemcon la doctrina Bono de que es preferible morir a mata. Así en la paz que todos anhelamos como en la guerra pos del Telónde Acero. Pero, sobre todo, están intentantar, liquidaron en el trance a bastantes enemigos para que a veces quiebra nuestros bienaventurados sueños. do cuadrar un círculo imposible. El de explicarle a la salvar el pellejo y cuentan las crónicas que, metidos en director abc. es gente que con los socialistas el Ejército no va a la guela feroz adrenalina del combate, llegaron a disparar E