Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 SÁBADO 20 8 2005 ABC Sociedad El Papa declara en la sinagoga de Colonia que quien encuentra a Jesucristo, encuentra el judaísmo Denuncia los nuevos signos de antisemitismo y hostilidad a los extranjeros a los líderes de la comunidad musulmana antes de acudir a la multitudinaria vigilia eucarística en las afueras de Colonia JUAN VICENTE BOO. ENVIADO ESPECIAL COLONIA. Una anciana de cabellos blanquísimos contenía ayer las lágrimas en la sinagoga de Colonia mientras el rabino la citaba en su discurso de saludo a Benedicto XVI. Mi madre- -dijo con orgullo Netanel Teitelbaum- -lleva marcado en el brazo el número que le tatuaron en 1941 en un campo de concentración. En aquellos momentos no podía imaginar que su hijo estaría hoy aquí dando la bienvenida al Papa El encuentro tenía lugar en un bellísimo templo judío incendiado por los nazis en la Kristallnacht (la noche de los cristales rotos) el 9 de noviembre de 1938, y reconstruido en 1959 con la ayuda de muchos cristianos. Era la segunda visita de un Papa a una sinagoga después del histórico paso de Juan Pablo II en 1986 en Roma, pero el b Benedicto XVI recibirá hoy Calificó el nazismo de ideología racista demencial que originó el momento más oscuro de la historia alemana y europea ambiente tenía una carga emotiva mucho mayor por la presencia casi tangible de las víctimas de la Shoah, por las que rezaron juntos el Papa y el joven rabino Teitelbaum, quien entonó el Kaddish en arameo, la lengua materna de Jesús. Ideología neopagana Era difícil saber quién estaba más conmovido, si los miembros de la comunidad judía o el Papa, que lamentaba el momento más oscuro de la historia alemana y europea cuando una ideología racista demencial, de matriz neopagana, dio origen al intento, planeado y realizado sistemáticamente por el régimen, de exterminar al judaísmo europeo De los 20.000 judíos de Colonia, la mitad murieron en el Holocausto y casi todos los demás emigraron a otros países. Actualmente son tan sólo 4.000 personas pero ayer, en la sinagoga, representaban a todo el pueblo judío como declaró el rabino a la llegada del Papa. Si el genocidio fue fruto de un régimen neopagano, otras páginas oscuras fueron escritas por cristianos, y el Papa recordó la expulsión de los judíos de Colonia en el año 1424 ordenada por las autoridades de la ciudad. Con ese telón de fondo, Benedicto XVI recordó que el Concilio Vaticano II condenó cualquier discriminación por motivos de raza, de color o de religión y la Iglesia tiene el deber de enseñarlo a las nuevas generaciones, que no han visto los terribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial El Papa advirtió que esta tarea es todavía hoy más importante pues, por desgracia, resurgen nuevos signos de antisemitismo y aparecen diversas formas de hostilidad generalizada hacia los extranjeros El Santo Padre confesó a sus anfitriones que deseaba ardientemente llegar a esta cita en la sinagoga para continuar el camino de amistad con el pueblo judío en el que Juan Pablo II dio pasos decisivos El Papa les emocionó comentando las raíces comunes, pues la espiritualidad de los judíos, al igual que la de los cristianos, se alimenta de los salmos y recordó que teniendo en cuenta la raíz hebrea del cristianismo, mi venerado predecesor confirmó un juicio de los obispos alemanes: Quien encuentra a Jesucristo, encuentra el judaísmo El silencio justificado de Pío XII En ese clima de reencuentro, el Papa insistió en que hemos de conocernos recíprocamente mucho mejor. Sólo así será posible llegar a una interpretación común de las cuestiones históricas todavía discutidas como la del silencio público de Pío XII para proteger a los judíos a partir del momento en que las condenas públicas sólo servían para aumentar las deportaciones. Abraham Lehrer, miembro destacado de la comunidad judía de Colonia, pidió al Papa la apertura de los archivos del Pontificado de Pío XII. Aunque ese Papa recibió el agradecimiento público de grandes personalidades judías- -desde Albert Einstein a Golda Meir, pasando por el rabino jefe de Roma, convertido al catolicismo al acabar la guerra- -por haber salvado la vida a cientos de miles de judíos, varios autores de libros o dramas sobre el Holo- Benedicto XVI saluda a los jóvenes congregados en el claustro de la parroquia de San Pantaleón REUTERS