Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid SÁBADO 20 8 2005 ABC SE DICE SE COMENTA FIESTAS DE LEGANÉS De poco sirve a los vecinos de Leganés que su alcalde, José Luis Pérez Ráez, haya reconocido que para el año que viene hay que cambiar algunos aspectos de las fiestas del municipio. El espectáculo ofrecido en los encierros, que han terminado casi a pelea diaria y no han destacado precisamente por su brillantez, ha sido bochornoso. El hecho de cobrar entrada para verlos en la plaza no ayudó tampoco. El alcalde tendrá que dar muchas explicaciones a sus vecinos sobre una de las peores fiestas que se recuerdan en Leganés. MADRID AL DÍA LA HORA DE LOS VI En un segundo plano durante buena parte del curso político, cuando todo el protagonismo se lo llevaban sus jefes, ahora, en pleno mes de agosto, ha llegado el momento de los vi Los viceconsejeros copan la agenda informativa del día. Que se lo digan a la de Economía, Concha Guerra, que no para; o a la de Sanidad, que se expuso ante la prensa esta semana. En el Ayuntamiento, los segundos espadas tampoco han sido menos. Los números dos de Urbanismo, Movilidad o Medio Ambiente han saltado al ruedo con ganas. MENUDA ESPECIE MANUEL DE LA FUENTE LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es En defensa de las palomas Aparecen nuevos ataques a las inocentes, sufridas y vilipendiadas palomas de nuestra ciudad hasta llamarlas ratas. Las mismas que no hace mucho se las llamaba palomas de la paz las que fueran objeto también de suelta indiscriminada para acompañar y armonizar cuando nos visitó el Papa. Asimismo, el 17 de enero, fiesta de san Antón y de los animales, cuando presidiendo el desfile y bendición de los animales el entonces alcalde José María Álvarez del Manzano, apareció una furgoneta del Ayuntamiento en la calle Barceló que abrió su parte superior y dejó salir un gran número de palomas que quedaron en los aledaños de dicha calle. Se presupone un tanto perjudicial al comentar la presencia masiva de estos animalitos. Seamos comprensivos con su defecto orgánico, del que ellas no son culpables, pues DANIEL G. LÓPEZ Museo del Ejército. Un buen uso para el antiguo edificio de Fomento sería habilitarlo como Museo del Ejército (en la fotografía, su anterior ubicación) Con éste, el Museo del Antiguo Observatorio, el Etnográfico, el Botánico y el Prado se crearía una zona museística que cumpliría el objetivo cultural para esta zona. R. de la Cámara se lo dio la Madre Naturaleza. Queden tranquilas incluso aquellas que en los atardeceres y en alguna terraza permanecen dibujando su perfil de sosiego y acompañando a quienes puedan padecer de dura y triste soledad. Pilar Balcázar Las residencias de ancianos Estos días se está hablando mucho sobre las residencias de ancianos. Yo que llevo cinco años en una residencia de la Comunidad, ¿qué puedo decir? El problema es muy com- plejo, los ancianos somos muy complicados y muchas veces los cuidadores se enfadan- -porque para ocupar este trabajo, tienen que estar muy mentalizados y la mayoría no lo están- Pero yo puedo decir que el cariño que nos dedican los empleados es grandioso. Yo nunca permito que nadie maltrate a ningún anciano y la dirección de mi residencia lo sabe. En las residencias en las que he estado se respira el cariño de todos los empleados: ¡Con qué cariño les curan esas heridas que los ancianos tenemos! Mi residencia, que era válida, ahora se ha convertido en asistida y tenemos que convivir los válidos y los asistidos. ¿Son mejores las residencias privadas que las públicas? Yo, que he vivido en dos privadas de primera categoría, con toda la garantía personal aseguro que las residencias públicas son mucho mejores que las privadas en muchos sentidos. Luis Ortego DIMES Y DIRETES MADRILEÑO UNIVERSAL N piedras angulares de su pensao ha tenido suerte don miento. Su obra siempre incomoJosé Ortega y Gasset da por su valentía y sinceridad. con el cincuenta aniverYo destacaría su acertado y clarisario de su muerte. El cuarto vidente análisis de los peligros centenario de la publicación del intrínsecos del pensamiento deQuijote lo ha eclipsado todo, inmocrático, siguiendo la estela de cluso a él que le dedicó unas briDAVID otro brillante demócrata liberal llantes Meditaciones. Nacido y ORTEGA francés, Alexis de Tocqueville. muerto en Madrid, estamos sin El verdadero demócrata no tiene duda ante el gran ensayista espatemor a criticar constructivamente la ñol del siglo XX. Su influencia dentro y democracia para que ésta evolucione. fuera de nuestras fronteras es indiscutiDesde una perspectiva individual, su ble. Reflexionar sobre Ortega siempre pensamiento raciovitalista contribuye es enriquecedor. Para la España de prina expandir la realidad humana de cada cipios del siglo XXI debiéramos recorpersona, en el presente tiempo son muy dar su marcada vocación por Europa, su oportunas sus siguientes palabras: el acentuada honestidad intelectual y cahombre selecto no es el petulante que se pacidad crítica. Por ello, como buen unicree superior a los demás, sino el que se versitario, huía de todo pensamiento exige más que los demás... la división dogmático, decantándose principalmenmás radical que cabe hacer de la humate por la razón histórica como una de las nidad es ésta, en dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas dificultades y deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son Desde una perspectiva social, en este siglo XXI de terrorismo, nacionalismo y fanatismo religioso es muy ilustrativa la concepción que tiene de civilización: Civilización es, antes que nada, voluntad de convivencia. Se es incivil y bárbaro en la medida en que no se cuente con los demás Ortega es partidario del intelectual comprometido, responsable con su tiempo. Teme que una democracia mal entendida desplace a los individuos más válidos de los puestos relevantes, y nos recuerda a este respecto, con toda razón, lo siguiente: discútase cuanto se quiera quiénes son los hombres excelentes; pero que sin ellos la humanidad no existiría en lo que tiene de más esencial Profesor de Derecho Constitucional n Madrid, parece que las autoridades municipales, tras el disgusto del mal final del sueño olímpico de Singapur, han decidido convertir la vida de los árboles madrileños en una pesadilla. Los munícipes se miran el ombligo de monos (eso y no otra cosa seguimos siendo todavía, que se lo pregunten a Arsuaga) y piensan que el asesinato (muchas veces con premeditación, casi siempre con nocturnidad, y habitualmente con alevosía) de unos cuantos árboles no produce más efecto nocivo que la desaparición de alguna umbría y el olvido de aquel sabio refrán que decía que el que a buen árbol se arrima buena sombra le cobija. Pero cuando pones bajo el garrote vil de las sierras mecánicas un árbol, de paso también estás demoliendo el hogar de un puñado de pájaros. Y cuando no haya pájaros, además de que tendremos que sentar a nuestra mesa a las inmortales palomas, inasequibles al desaliento, habrá más insectos, muchos más insectos, plagas bíblicas de insectos como las medusas que han tomado este verano las playas mediterráneas como si fueran las de Normandía en el día D La mayoría de la gente cree que el perro es el mejor amigo del hombre, otros preferimos el gato, y hay cachondos que dicen que el mejor amigo de nuestra gorrona especie es el jamón de pata negra. Pero los árboles son más que eso. Son hermanos mayores que han visto y oído mucho más que cualquiera de nosotros desde su altura de siglos, su envergadura inmemorial. Son paz, sosiego, serenidad, sabiduría, y son riqueza. Qué pensarán de nosotros los nietos de nuestros nietos (si es que no son, al paso que vamos, los hijos de nuestros hijos) ante la visión del mundo que vamos a dejarles si nadie lo remedia. Un gigantesco secarral lleno de adosados, de pareados y de naves industriales, una M- 30 de envergaduras cósmicas, donde las gasolineras serán tan sólo ruinas románticas de un tiempo que pasó. Nos estudiarán como antiguallas de la especie tal como hacen ahora en Atapuerca con nuestros tatarabuelos. Nos tomarán por chiflados. Nos tomarán por extraterrestres. O, sencillamente, por idiotas. Lo que somos. E