Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 8 2005 41 La NASA descuidó la seguridad del Discovery para adelantar su lanzamiento Los jóvenes invaden el Rin al paso del ferry que trasladó al Papa REUTERS Ante miles de jóvenes, un ferry desembarcó ayer en Colonia a un Papa con nombre de cazabombardero, B 16 según los sms que circulan entre los más jóvenes B 16 sobre Sancta Colonia TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA ENVIADO ESPECIAL Ayer convivieron el delirio que desataba Juan Pablo II con el mensaje puro y duro de Joseph Ratzinger El Papa improvisó sus discursos, cambiando parte de ellos por comentarios espontáneos nos que emprendieron un largo viaje para ver a Jesús En su primer saludo a los jóvenes, pronunciado desde una barca siguiendo una modalidad de sabor evangélico, Benedicto XVI comentó que en lugar de un Niño envuelto en pañales los fieles de hoy contemplamos con el mismo asombro a Cristo presente en el sagrario. Queridos jóvenes, la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho a saborear, tiene un nombre y un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía El Papa se dirigía a una muchedumbre de jóvenes que le escuchaban desde un prado en la ribera. Antes había navegado a lo largo de diez kilómetros, saludando a decenas de miles de chicos y chicas que le saludaban desde am- bas orillas, muchos con los pies en el agua refrescante. Otros seguían el acto desde grandes pantallas en las principales plazas de la ciudad, cuyas calles abarrotadas recuerdan- -ahora en versión festiva- -la ocupación masiva de Roma el pasado mes de abril, cuando una riada humana acudió a rendir el último homenaje a Juan Pablo II. La jornada de reencuentro de Benedicto XVI con su patria tuvo un sabor universal y una carga de emoción difícil de imaginar. Al final del día, el Papa estaba a la vez agotado y rejuvenecido, después de haber pasado ocho horas saludando y hablando casi sin interrupción. Ya en el aeropuerto comenzó a improvisar, sustituyendo parte de sus discursos con comentarios espontáneos. Al presidente de la República, que manifestó su alegría como cristiano protestante en un discurso de bienvenida excepcional, el Papa le dijo que además de experto en Economía, es usted un estupendo filósofo y teólogo Benedicto XVI improvisa con frecuencia en italiano pero ayer, en alemán, se sentía a sus anchas, y acabó saltándose casi la mitad del texto de los discursos que había preparado de antemano. El resultado fue inmejorable. Los comentarios improvisados son todavía mejores que las reflexiones escritas. El Papa visitará hoy la sinagoga de Colonia y celebrará un encuentro ecuménico. COLONIA. El Rin, que fue airada frontera entre francos y germanos, vio ayer unir sus orillas por un ferry, que desembarcaba en Colonia a un Papa navegador de aguas revueltas pero con nombre de cazabombardero, B 16 según el ágil sms que circula aquí, el recado entre los móviles más jóvenes, que dice cada cual intentar ser cristiano a su manera pero muchos prefieren a Ratzinger al menos como GPS de navegación. ¿Muy viejo para entendernos? se pregunta Alexander (de Fráncfort y 21 años) viendo pasar al Papa. El que lo diga se creerá muy moderno y añade: Mire, para mí Eminem es un genio y Bono un ángel para África, pero el Papa nos habla de las cosas importantes de verdad Lo que él dice no lo dice nadie, coinciden aquí muchos y los hay de todo color, lengua, condición y sexo. ¿Qué jefe de Estado nos alerta contra el consumismo, si alimenta sus propios presupuestos? dice la ecologista Flavia (Verona, 23 años) feliz de haber alcanzado Colonia a tiempo en su bici. El Papa ha llegado a la ciudad de Agripina y ha querido recordar a los no alemanes que ésta es la tierra de santa Ursula y san Bonifacio, cátedra de Alberto el Grande y Tomás de Aquino, donde estudió y se convirtió Judith Stein, luego muerta en Auschwitz y santa. Recordó también a nuestro rey negro, venido de ese gran continente que es África, a postrarse entre los primeros en Belén, en referencia a la tumba de los Reyes Magos en la catedral, cuyo legendario viaje inspira a los llegados a estas jornadas venimos a adorarlo y cuya arca fue traída por Otón IV, de ahí las coronas en el escudo de la ciudad. Este viejo arzobispado, con una de las catedrales góticas más señeras y 13 templos románicos, fue la diócesis más importante al norte de los Alpes y hoy es la más grande y acaudalada de Alemania, que es a su vez la más rica de la cristiandad, en ideas, críticas, influencia y dinero; de su ayuda dependen cientos en todo el mundo. Una ciudad liberal Colonia es asumida como la ciudad más simpática y la preferida de Alemania, es la más católica y tiene fama de ser la más liberal, tiene el carnaval más desmadrado, posee una célebre Universidad cuyos cien mil estudiantes son el 10 de la población y peculiaridades como el único barrio gay de Alemania. El Papa no pudo no referirse ayer a la alegre fe de esta vieja ciudad, donde es fama que nadie trabajaba hasta que una bruja de Blancanieves la descubrió: suena a cuento protestante. Lo que había ayer sobre Colonia durante el desembarco era un Awacs de vigilancia de la OTAN, pero se podría decir que por encima estaba B 16 y aún por encima, en el corazón de muchos, la paz de un gran reencuentro de familia comentaba Kai Hullen, un gay sueco cuyo novio, Paul, lo abrazaba emocionado como si hubiera visto pasar un ángel. Y era el barco papal.