Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 19 8 2005 ABC HOY EN MADRID CONCIERTOS REPRESENTACIONES Rafael Amor Un cantautor que se escapa de las modas musicales y de los halagos. A las 21 en la Casa de Cultura de Navacerrada. Tony Méndez, The Youngsters, y Laurent Garnier Melodías rock y experimental bajo los ritmos y el color de la música electrónica. A las 24.00 en la sala Danzoo club (estación de Chamartín) Antología de la zarzuela Una muestra de las piezas más selectas de la zarzuela y el género chico, que incluye un homenaje a Madrid. Por la compañía lírica de José Luis Moreno. Hasta el día 3 de septiembre. A las 21.30 en la plaza de toros de Las Ventas. Iñaki Urrutia Monologista de la Paramount Comedy A las 22.30 en el Centro de Ocio Opción, en el Parque Oeste de Alcorcón. Titirilandia Con la obra, La Bella y la Bestia a cargo del grupo Teatre Buffo. A las 19.30 y a las 21.00, en la Casa de Vacas (parque de El Retiro) Polígono sur De Dominique Abel (2001) Dentro del ciclo Documentando España Un documental que se adentra en el barrio marginal sevillano de las Tres mil viviendas su delincuencia y su flamenco. Entrada libre. A las 22.00 en el Jardín Botánico del campus de la Universidad Complutense EXPOSICIONES agosto, en la Capilla de Oidor, Alcalá de Henares. Los otros arquitectos Una visión multidisciplinar de las construcciones y edificios realizados por los animales y el hombre a lo largo de la Historia. Hasta el próximo 4 de septiembre. En el Museo Nacional de Ciencias Naturales (José Gutiérrez Abascal, 2) Mujeres modelos. Mujeres de moda Una exposición fotográfica que abarca la moda de alta costura del siglo XX. Hasta el 11 de septiembre en el Museo del Traje (Juan de Herrera, 2) PROYECCIONES El penalti más largo del mundo Cine español. A las 22.00 en la plaza de toros de Valdemorillos. Cervantes en las colecciones de Alcalá Un recorrido por los tiempos del autor del Quijote y la vida que lo vió nacer. Con motivo del IV Centenario de la publicación de su obra maestra. Hasta el 28 de RINCONES MISTERIOSOS DE MADRID EL CONVENTO DE LAS BENEDICTINAS DE SAN PLÁCIDO Túneles secretos, posesiones diabólicas, robo de documentos, actuaciones de la Inquisición y exorcismos avivaron el lado más morboso de los madrileños. Las celdas de este bello convento alojaron a religiosas y también algún que otro misterio... Una epidemia de endemoniadas TEXTO: MABEL AMADO FOTO: DANIEL G. LOPEZ MADRID. La leyenda nos sitúa ahora en pleno barrio de Malasaña, a principios del siglo XVII. Reina Felipe IV y la tranquilidad de la Corte se vio truncada por una sucesión de hechos paranormales que tuvieron como centro de operaciones el convento de las Benedictinas de San Plácido (calle del Pez) Aunque ahora sus muros contengan un bello retablo de Claudio Coello, una bóveda de Francisco Rizi y un majestuoso Cristo yacente de Gregorio Fernández, en otro tiempo cobijó algo más que sucesos misteriosos que los historiadores no se cansaron de relatar. Por ejemplo, Francisco Azorín recordaba en su libro Leyendas y anécdotas del viejo Madrid cómo la belleza de una de las monjas, sor Margarita, encandiló al rey, quien mandó abrir un pasadizo hasta su celda. Leyendas del Cristo crucificado Entre el pueblo de Madrid se difundió por aquel entonces que el cuadro llegó al convento de las Benedictinas de San Plácido- -actualmente Bien de Interés Cultural en categoría de Monumento- -por una donación hecha por el rey Felipe IV, como arrepentimiento por haberse enamorado de una monja de dicho convento. Otra leyenda asegura que fue el Protonotario Mayor de Aragón, Jerónimo de Villanueva, quien hizo la donación del cuadro, a raíz de un asunto turbio relacionado con el tema del diablo que había tenido lugar en el convento; en este asunto tuvo que tomar parte la Inquisición. Por último, existe otra leyenda relacionada con el rostro de la figura del Cristo crucificado. Aseguran que Velázquez se impacientó de tal manera al ver que la cara no iba quedando a su entero gusto que en un arranque de ira arrojó sobre ella sus pinceles, produciendo entonces una gran mancha que el propio artista aprovechó para pintar la abundante melena que cubre casi la mitad del rostro. Esta obra del pintor de Cámara Diego Velázquez inspiró al escritor y filósofo Miguel de Unamuno un poema titulado El Cristo de Velázquez mos en las celdas que sólo sirvieron para incluir el edificio en la crónica negra de la historia de la Villa. Tras esta sucesión de hechos diabólicos, con las religiosas contagiadas por los mismos síntomas- -gestos, acciones y palabras obscenas- finalmente el buen nombre del convento fue restituido por sentencia de la Inquisición. Eso sí, al parecer el confesor fue torturado y relató conductas y prácticas escandalosas que avivaron el morbo de los madrileños. Cuerpo amortajado Para evitar escándalos, la fundadora ideó una rocambolesca puesta en escena. El mismo día en que el acceso se terminó, poco antes de la medianoche, el monarca acudió al dormitorio. Pero la imagen que descubrió fue sobrecogedora: en medio de la celda, un ataúd contenía el cuerpo amortajado de la monja. A su alrededor, las demás religiosas velaban el supuesto cadáver. El rey, horrorizado, huyó del lugar y en desagravio regaló al convento un cuadro realizado por su pintor de Cámara, Diego Velázquez- -hoy se exhibe en el Museo del Prado- -y un reloj que tocaría a difuntos cada quince minutos. El convento de las Benedictinas, marco de historias y leyendas con los documentos ya viajaba hacia Roma. Su recuperación ya es otra historia. Como otra es la historia que relata Jesús Callejo con el Conde- Duque de Olivares de nuevo como protagonista principal. Al parecer, el valido del rey acudió al convento de San Plácido para que las monjas intercediesen en su afán por tener un descendiente. Las treinta religiosas, bastante curtidas en estas lides, idearon una serie de actos estrambóticos para que el CondeDuque se quedara satisfecho. A partir de ese momento, según cuentas crónicas antiguas, veintiséis de las monjas, incluidas la abadesa, fueron visitadas por el demonio Durante tres años, el confesor del convento estuvo realizando exorcis- Engaño descubierto Pero como suele ocurrir, el engaño fue descubierto e intervino el Tribunal de la Inquisición, que por no actuar contra el rey descargó su ira contra el benefactor y patrono del convento, Jerónimo de Villanueva. Con la intercesión del Conde- Duque de Olivares el proceso fue parado, aunque la arqueta