Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 19 8 2005 ABC La esposa del ex dictador Milósevic se quedará sin luz si no paga los recibos La compañía eléctrica serbia amenaza con cortar el suministro por los 6.000 euros que debe SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Un Slobodan Milósevic descansado y en buena forma comparecía ayer en la primera audiencia tras las vacaciones estivales ante el tribu- Milósevic, con su esposa Mira (derecha) y su hijo Marko, en una imagen de 1997 AP nal de La Haya que le juzga por crímenes de guerra y delitos contra la humanidad. Una de las dos razones es que por primera vez desde 2003 recibió una visita de su esposa, Mira Markovic. La otra es que el sábado 13 cumplió 64 años y lo celebrará mañana en la cárcel con su mujer y su hijo Marko, que hasta hace poco se escondían en Rusia. Y es que en julio, la justicia serbia retiró la orden de captura contra la ex primera dama serbia, acusada de abuso de autoridad. Mira Markovic no parecía tan exultante como su esposo. Hace tan solo cinco años, nadie en Serbia habría tenido el valor de exigir a la familia de Milósevic el pago de la factura de la electricidad... Hoy, sin embargo, la deuda ha llegado a la Prensa. La compañía eléctrica amenaza con cortar el suministro a la mansión de la familia Milósevic porque debe medio millón de dinares (casi 6.000 euros) y Mira Markovic, que cobra una jubilación de 25.000 dinares (300 euros) por sus 33 años de profesora universitaria y ex diputada comunista no puede pagar. Denuncias retiradas No obstante, la esposa de Milósevic, considerada por muchos responsable del asesinato del periodista serbio Slavko Curuvija y del intento de asesinato del líder de la oposición Vuk Draskovic, actual ministro de Exteriores de Serbia y Montenegro no tendrá que responder por los cargos. Y no sólo eso. Las denuncias de amenaza de muerte y agresión a un miembro de la oposición contra Marko Milósevic han sido también milagrosamente retiradas a comienzos de agosto. La madre de la víctima denunció que su hijo retiró la acusación después de ser amenazado repetidas veces por desconocidos. Parece ser también que Marko Milósevic, conocido por su arrogancia, sus peligrosas amistades y su afición a los automóviles de lujo, no volverá a Serbia pues parece haber algún grupo interesado en ajustar cuentas con él. Concluidas las vacaciones de verano, el miércoles se reinició el proceso judicial contra el ex presidente yugoslavo Slobodan Milósevic. El proceso se abrió con el interrogatorio del testigo de la defensa Muharem Ibraj, albanés de origen, quien por encargo del régimen de Milósevic, durante la represión serbia en Kosovo y los bombardeos de la OTAN, fue responsable de las fuerzas de seguridad del distrito de Djakovica, situado en el suroeste de Kosovo. Ibraj se dirigió al acusado como señor presidente para confirmar que la población de Djakovica y sus alrededores, durante el conflicto, no tuvo jamás problemas con el Ejército yugoslavo ni la Policía serbia