Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 8 2005 11 El detenido en Belgrado por el 11- M se refugió en la mezquita de Leganés tras el suicidio de los terroristas Otra noche de violencia dispara la alarma durante las fiestas del barrio barcelonés de Gracia El helicóptero iba a tope de carga para probar su idoneidad para la misión En fuentes militares cuestionan que sea el aparato adecuado para la zona b El Superpuma diseñado en origen para trasporte civil, fue adquirido en 1995. Iba con toda la dotación posible y las dos ametralladoras que admite en las puertas J. S. MADRID. La escasa e inconcreta información oficial sobre las causas del accidente sufrido por el Cougar del Ejército español en Afganistán- -ni siquiera se ha descartado que sufriera un ataque desde tierra- -ha hecho que empiecen a circular en fuentes militares versiones sobre lo ocurrido que cuestionan la idoneidad del aparato para la misión encomendada y el terreno en que se desarrollaba. El Cougar fabricado por la compañía Eurocopter no deja de ser un helicóptero diseñado para vuelos civiles adaptado al trasporte de tropas e iba a tope de carga con 17 hombres armados y completamente pertrechados y las dos ametralladoras que se pueden acoplar en las puertas. El helicóptero abatido o accidentado fue adquirido en Francia hace diez años, en tiempos de los últimos gobierIGNACIO GIL nos socialistas. El pasado martes realizaba un vuelo táctico que iba a ser su última prueba para obtener la declaración de Capacidad Operativa Final (FOC) del batallón de 500 soldados de la Brigada Ligera Aerotrasportables (Brilat) enviado a Afganistán. Atribuir el accidente a una simple racha de aire parece una explicación poco seria, aseguran en algunos medios militares. Sin embargo, sí que se pudieron dar un cúmulo de circunstancias adversas para que cayera a tierra sin necesidad de que fuera atacado con misiles o lanzagranas. El Cougar operaba muy al límite, por carga y por volar casi a ras de suelo, a menos de diez metros para evitar ser alcanzado desde tierra. temperaturas y la altitud de la zona. Era una misión de alto riesgo por la escasa o más bien nula capacidad de reacción del aparato ante cualquier imprevisto, dada la escasa distancia al suelo. Defensa, volcada en la operación de repatriar los cadáveres en que se ha aplicado muy personalmente José Bono, ha eludido dar datos sobre el origen e investigación de lo ocurrido. Más explicaciones El secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) Mariano Casado, criticó ayer la gestión informativa del Gobierno en la materia. Se está hurtando del conocimiento de lo ocurrido a todo el colectivo de las Fuerzas Armadas y a la opinión pública declaró a Ep. Casado agregó que la hipótesis de que el helicóptero fuera abatido por una ráfaga de aire está descartada por los expertos de su asociación y que si hubiera sido atacado desde tierra habría que preguntarse por qué las aeronaves implicadas no contaban con las contramedidas necesarias para evitar un ataque de misiles tierra- aire. Zona de guerra El Superpuma en versión militar viajaba así por el peligro de la zona, que en la práctica es de guerra pese a la insistencia inicial del Gobierno en presentar la presencia de tropas españolas en la zona como ayuda humanitaria sin carácter militar para eludir el evidente paralelismo con Irak. Además, jugaban en contra del vuelo los factores negativos de las altas La ausencia de la oposición, que no fue invitada al acto, dio otra nota callada, como la falta de condecoraciones miembros de la Mesa de la Comisión de Defensa. Al acto asistieron el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, la ministra de Sanidad, Elena Salgado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, entre otros. La repatriación se producía horas después de que los féretros recibieran al amanecer en la base afgana de Camp Arena el adiós de los miembros del contingente destacado en Herat. Fue en el transcurso de una emotiva celebración litúrgica oficiada por el capellán castrense, que se inició a las cuatro de la madrugada hora española, seis y media de la mañana hora local. La ceremonia religiosa tuvo lugar en una de las carpas instaladas en el acuartelamiento, en la que las imágenes difundidas por el Ministerio de Defensa muestran el dolor y la angustia no siempre contenidas de los militares ante los restos mortales de los diecisiete jóvenes con los que, hace sólo unos días, compartían la vida y la misión Capitán David Guitar Fernández Teniente Javier Brigada Juan González Hernández Morales Parra Sargento Alfredo Sargento José González Bernardino Francisco Joga Cabo Daniel Abreu Fernández Soldado Diego González Blanco Soldado Diego Prado López Soldado Jesús Casal Ribera Soldado Iván Vázquez Niñez Soldado Pedro Fajardo Cabeza Soldado J. Manuel Soldado Isaac Moreno Enríquez Calvo Piñeiro Soldado J. Ángel Martínez Parada Soldado Gonzalo Casalderrey Názara Soldado Pedro Sanmartín Pereira Soldado Pablo Iglesias Sánchez Los diecisiete militares fallecidos el martes en Afganistán