Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Los Veranos JUEVES 18 8 2005 ABC MENÚ DEL DÍA PONTEVEDRA (I) DE MARISCOS Y CALDEIRADAS CARLOS MARIBONA C omo decía Néstor Luján, Galicia es tierra viciosa de pescados y mariscos tanta es su abundancia y su variedad. En el litoral pontevedrés se crían excepcionales crustáceos- -camarones, centollas, cigalas, nécoras, lubrigantes... -para comer simplemente cocidos, y moluscos como las cotizadas ostras y almejas junto a otros menos valorados pero igual de sabrosos como berberechos, mejillones o navajas. Por esta riqueza muchos visitantes asocian la cocina gallega a una gran y permanente mariscada y, aunque no les falta razón, olvidan que estos frutos del mar cada vez son más caros y más escasos. Y olvidan también que Galicia oculta otros tesoros culina- rios como la empanada, imprescindible en las fiestas populares junto a las sardinas y el pulpo, o como las caldeiradas de pescado. Estas eran plato habitual de los pescadores gallegos, quienes, de forma similar a sus colegas mediterráneos con las calderetas y suquets, aprovechaban el pescado de menos valor para hacer un guiso con patatas y ajada. En muchos lugares de Pontevedra las siguen preparando. Nos gusta especialmente la que hacen en Cíes, en la viguesa playa de Canido, donde siempre hay pescados y mariscos de primera ca- lidad. La abundancia de restaurantes marineros hace difícil la selección, pero apunten, en el puerto de La Guardia, en el estuario del Miño, dos direcciones: Bitadorna y Anduriña. Les servirán pescados fres- quísimos y, sobre todo, la langosta, excepcional en esta zona. Por último, en la playa de Corujo, Timón Playa, con Cuando el mar hace historia La arqueología subacuática ha encontrado en la costa de Alicante un filón inagotable. Los expertos han localizado en ella valiosos pecios de la época romana y ya preparan nuevas prospecciones al contacto con el agua. Tras obtener las piezas, se trasladan a un laboratorio, donde se les extrae el agua, se desalan y se introducen en líquido eaparición de una durante meses serie de monedas romanas en Las excavaciones bajo el el puerto alicantino de la Albuagua son, en esencia, como las fereta, donde se hallaba en el que se realizan bajo la tierra, siglo I de nuestra era la entraaunque con algunas particulada marítima a la ciudad de Luridades. Las más evidentes, centum, ha llevado a los arlos trajes de neopreno y bomqueólogos a suponer la presenbonas de oxígeno: el arqueólocia de un barco hundido, que go subacuático debe ser miaún no está localizado. Y es tad científico, mitad buzo Paque bajo el agua queda mura facilitar la tarea, cuentan cho por descubrir como afirademás con un aspirador gima José Luis Menéngante que extrae la dez, técnico de exposi- Bajo las aguas tierra. El resto del traciones del Museo Ardel Junca- bajo es idéntico al de queológico de Alicanla arqueología conret se han vencional. Se dibute (MARQ) desenterrado ja, se fotografía, se La arqueología subacuática es una incluso mue- limpian las piezas... de las modalidades Los restos más antilles con sus más interesantes de guos hallados en la amarres esta ciencia, ya que, costa alicantina dacontra lo que pudiera tan de la época romapensarse, el agua conserva na, aunque se tiene constanmucho mejor que la tierra cia de que existía navegación De este modo se ha podido acprehistórica, de la que aún no ceder a cascos de embarcaciose han obtenido vestigios. nes cuya madera, bajo tierra, ya habría desaparecido. El vaDel Neolítico al XII lor de los restos submarinos Menéndez sabe que aparecees enorme, ya que completan rán algún día y las investigalos datos recabados en superficines se centran especialmencie. te en las costas de Moraira, El proceso de obtención, sin donde en dicha era se realizaembargo, es igual de delicado ba una intensa labor pesqueo más que en la arqueología de ra. campo, debido precisamente Otro aspecto interesante de TEXTO: DAVID MARTÍNEZ FOTO: ABC Lar El Museo Arqueológico de Alicante cuenta con salas específicas para acoger los hallazgos submarinos la arqueología subacuática es el hecho de que los restos se conservan tal como se hundieron. En tierra es fácil que la civilización posterior ocupe el mismo espacio que la precendente (así sucede en el yacimiento terrestre de la Albufereta, donde los restos romanos se superponen a los ibéricos) pero bajo el agua las piezas permanecen intactas, ya que es un medio ajeno al hombre En cuanto a los materiales rescatados, el director del MARQ, José Alberto Cortés, afirma que no distan demasiado de los que se hallan en tierra, simplemente no llegaron a su destino Mayoritariamente, se trata de cerámicas como vasijas o cuencos y objetos metálicos, figuras religiosas o culturales de bronce, monedas, piezas de embarcaciones o lingotes de plomo, entre otras. Al contrario que en tierra, donde se ha establecido una carta de 3.000 yacimientos, bajo el mar aún queda mucho por descubrir, a tenor de la intensa actividad portuaria de la provincia de Alicante en la historia. Los yacimientos submarinos más relevantes loca-