Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 8 2005 Los Veranos 79 Turandot y El último emperador Mi sangre El Ballet de Hong Kong trae a España sus trabajos sobre ópera y cine El Ballet de Hong Kong se ha inspirado en el mundo de la ópera y del cine para crear las dos coreografías con las que debutará en España dentro del Festival Internacional de Santander, donde a partir de hoy pondrá en escena Turandot y El último emperador La primera está inspirada en la última ópera que compuso Puccini, y el segundo título se basa en la película de Bernardo Bertolucci. Juanes comienza mañana en Gran Canaria su gira española La localidad grancanaria de Maspalomas acoge mañana el primer concierto de la gira que el colombiano Juanes va a llevar a cabo por toda España en los próximos dos meses. Juanes ofrecerá diecisiete conciertos para presentar en directo su último trabajo discográfico, Mi sangre que lleva casi un año entre los diez discos más vendidos, y que ocupa actualmente el sexto lugar. Sara Baras, con sabores La bailaora Sara Baras, que hoy actúa en el festival Jardines de Cap Roig, prepara ya su nuevo espectáculo, Sabores que estrenará en París el próximo mes de diciembre TEXTO: JULIO BRAVO DESAFINANDO PABLO MARTÍNEZ PITA PROSAICO DINERO MADRID. Cuesta seguir a Sara Baras. En los últimos tiempos, la artista gaditana se mueve más que un rabo de lagartija y no sería de extrañar que en el Aeropuerto de Barajas pusieran su nombre a una de sus salas, por la asiduidad con que lo visita. Hoy actúa en el festival gerundense de los Jardines de Cap Roig, donde se suma a nombres como los de Diana Ross, Madredeus, Paco de Lucía o Noa, que le han precedido en el certamen. Sara presenta Sueños un concierto flamenco que lleva paseando varios años, y que en los últimos meses han podido ver los espectadores de lugares tan dispares como Japón, Francia, Estados Unidos, Eslovenia o Chile. Sara ha encontrado tiempo sin embargo para hilvanar su nuevo espectáculo, que estrenará en el teatro de los Champs Élysées de París. Será, también, un mosaico de palos flamencos sin argumento. Ya le he puesto título: se va a llamar Sabores -anuncia la gaditana- porque se trata de eso, de buscarle a cada baile su sabor, de encontrarle su textura y su aroma Éste será el preludio para un nuevo ballet con argumento. Tengo ya ideas muy claras de lo que quiero hacer dice. En Sabores contará de nuevo con la colaboración de Pepín Serrano y se suma al elenco Luis Ortega (los dos trabajaron con ella en el que hasta ahora es su mejor trabajo, Mariana Pineda La principal novedad es, sin embargo, suya: Sara volverá a vestirse una bata de cola, algo que no hacía desde que creara su compañía. Me apetecía volver a ponerme una bata concluye. C Sara Baras, en un momento de su espectáculo Sueños EFE ualquiera lo estaría, pero más alguien que parece vivir entre las brumas de la poesía como Leonard Cohen. Cuenta el cantante en la revista canadiense Macleans que está aterrado los encargados de sus finanzas han dilapidado los cinco millones de dólares con que contaba para afrontar cómodamente la vejez. De esa cómoda cantidad sólo quedan 150.000. El asunto es de culebrón: Cohen despide a su colaboradora Kelley Lynch y echa también la culpa públicamente a su asesor financiero, Neal Greenberg. Éste, a su vez, demanda a Cohen y a Kelley por extorsión y difamación. De esta situación nos beneficiamos el resto de los mortales, ya que el cantante, de 70 años, se ve obligado a seguir componiendo, y pronto lanzará nuevo álbum de voz cavernosa y versos sutiles. Algo bueno saldrá de alguien que nos ha regalado temas de esos que provocan un escalofrío por todo el cuerpo hasta el píloro, como Suzanne Sisters of mercy o Hallelujah Un caso de ruina semejante fue el de los británicos Pink Floyd, los primeros del gremio que tuvieron que afrontar, en 1979, una bancarrota por su ligereza a la hora de invertir sus jugosas ganancias: les pilló por medio cierto escándalo financiero. Lo mejor fue el sobresalto del personal. Por aquel entonces se pensaba que los músicos sólo se preocupaban de seguir ciertas reglas: sexo, drogas y rock and roll.