Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 8 2005 47 Toros FERIA DE MÁLAGA Ponce, El Cid y Perera defienden su dignidad y se niegan a torear La empresa reconoce la responsabilidad exclusiva del escándalo en un acta de suspensión forzada por la terna, que cobrará sus honorarios b Los gestores de la Malagueta Oreja para Salvador Cortés y bronca al empresario J. L. H. MÁLAGA. La corrida de la discordia comenzó con las fuertes protestas del público cuando los alguacilillos rompieron plaza, en un coso lleno en el que apenas se notaron las devoluciones de entradas. En el tendido 4 se desplegó una pancarta en la que se leía: Empresa sinvergüenza, Málaga no lo merece Continuaron las broncas cuando David Galán brindó al empresario, Martín Lorca. El torero local se templó con el tercero y nada pudo hacer con el peligroso sexto. Saludos y silencio. Salvador Cortés realizó lo mejor al quinto con una seria faena en la que confirmó el buen momento que atraviesa, especialmente a izquierdas. Le pidieron las dos orejas, pero el presidente sólo le concedió una, aunque dio dos vueltas al ruedo. Con el parado quinto no tuvo opción. Dávila Miura fue silenciado. La corrida de Parladé fue seria y dio más juego que la del día anterior. Por otra parte, Julio Benítez El Cordobés no podrá torear hoy en el festejo nocturno de Málaga a causa de la lesión en el hombro derecho que sufrió el pasado domingo en Frejus (Francia) Benítez deberá permanecer inactivo al menos diez días. ofrecieron una compensación económica a los toreros para solventar la papeleta, pero no era cuestión de dinero, sino de honor JAVIER LÓPEZ HERNANZ F. C. MÁLAGA SEVILLA. Tal y como adelantó ABC, la terna anunciada ayer en la Feria de Málaga, Enrique Ponce, El Cid y Miguel Ángel Perera, decidió no hacer el paseíllo al haberse lidiado el día anterior- -por parte de Francisco Rivera Ordóñez, Morante de la Puebla y El Juli- -los toros de Parladé aprobados para el festejo de ayer. Pese a ello, los tres matadores cobrarán los honorarios acordados. Los tres toreros llegaron a Málaga a la espera de conocer por parte de la empresa del coso malagueño las explicaciones sobre el cambio de corrida. También acudió el abogado sevillano Joaquín Moeckel, en el que los apoderados de Ponce, El Cid y Perera delegaron su representación legal ante esta cuestión. La mañana fue intensa en los corrales de la Malagueta. A primera hora aparecieron los apoderados de los matadores: Juan Ruiz Palomares, mentor de Ponce; Manolo Tornay y Santiago Ellauri, por El Cid, y Manolo Cortés, en representación de Perera. Durante más de una hora estuvieron negociando en los tendidos de sol de la plaza, a resguardo de los curiosos, con José Carlos Escribano, miembro de la empresa Martín Lorca, sin que al final se llegara a un acuerdo. Los gestores de la Malagueta incluso El abogado Joaquín Moeckel, en el centro, con los apoderados de Ponce y El Cid, ayer en los corrales de la Malagueta, a la hora del sorteo llegaron a ofrecer una compensación económica a los diestros, aunque no lo aceptamos, porque es una cuestión de honor y respeto, no de dinero declaró Santiago Ellauri, apoderado de El Cid. La jornada matinal transcurrió en medio de gran expectación. Fueron muchos los que se acercaron al sorteo. En los corrales, la autoridad había aprobado un encierro de Gavira y otro de Parladé- -de mucho más trapío que el de la tarde anterior- que finalmen- ARJONA te fue lidiado por Eduardo Dávila Miura, Salvador Cortés y David Galán. Una vez tomada la decisión de no torear, los representantes de los tres espadas y la empresa levantaron un acta de suspensión redactada por el abogado sevillano Joaquín Moeckel, asesor jurídico de los tres diestros, donde se recogió la asunción exclusiva de responsabilidad por parte de la empresa Martín Lorca, con lo que la terna quedaba exenta de cualquier obligación contractual. El propio letrado declaró a ABC que la empresa reconoce su responsabilidad exclusiva y, por ello, se ha prestado a firmar el acta Por este motivo- -señaló Moeckel- la empresa debe indemnizar a los toreros, porque ella es la que ha incumplido El abogado sevillano subrayó que con esta decisión se sientan dos precedentes: uno por el bien de la Fiesta, negándose a torear, y el otro al encargar a un abogado que haga su trabajo levantando un acta por la que se resuelva el contrato Presiones Por su parte, José Carlos Escribano, uno de los gestores de la Malagueta, quiso dejar muy claro que respetan en todo momento la decisión tomada por Enrique Ponce, El Cid y Miguel Ángel Perera de no actuar la tarde de hoy (por ayer) en Málaga; respeta su decisión, la entiende y por eso no vamos a ir contra ellos Asimismo, según los apoderados, la empresa ha tratado de disculparse haciéndoles ver que hubo presiones por parte de alguna autoridad al estar presentes las cámaras de televisión y al haberse colgado el cartel de no hay billetes en un festejo en el que El Juli era el principal reclamo. No es la primera vez que El Juli figura a la cabeza de este tipo altercados. Ocurrió en esta misma plaza, en la feria de 2002. El 10 de agosto se rechazó la corrida de Victoriano del Río y los representantes de Julián López pidieron que se lidiase la del día 12, tarde en la que también actuaba el madrileño, del hierro de Daniel Ruiz. EL DESTIERRO DEL COMPADREO FERNANDO CARRASCO l mundo de los toros se ha movido, desde sus primeros tiempos, a golpe de chalaneo o compadreo. La picaresca ha sido siempre asociada al romanticismo del que se hace alarde desde los sectores taurinos más conspicuos, que se parapetan por lo general en el honor de la palabra y de un apretón de manos. Estas premisas, llevadas a la práctica con sinceridad y buena fe, han servido para que la Fiesta Nacional vaya navegando mal que bien. Pero, claro, cuando se da paso a la chalanería o compadreo para beneficio de unos E en perjuicio de otros, la debacle se cierne sobre todo un entramado que subsiste gracias a la grandeza que encierra este precioso mundo en el que cada tarde el torero se juega la vida. La figura del taurino enterado, que además gusta del taurineo en todo momento, ha hecho en las últimas décadas mucho daño. Los tejemanejes a los que nos tienen acostumbrados suelen pasar impunes. Los bailes de corrales, los partes facultativos de la señorita Pepis, el mueco inmisericorde, el túnel a los banderilleros... Un sinfín de actos deleznables y trapicheos varios que lo que hacen es menoscabar esta profesión y a todos los que de una manera digna se ganan la vida con ella. Por eso, la aparición de la figura del asesor jurídico, el abogado, en situaciones como la vivida estos últi- mos días en Málaga y que desembocaron ayer con la caída del cartel de Enrique Ponce, El Cid y Miguel Angel Perera, asesorados por el letrado sevillano Joaquín Moeckel, supone un punto de inflexión y, sobre todo, la creación de un precedente que puede sentar jurisprudencia en un mundo tan dispar como el del toro. Y ojo que el abogado que acaba de hacer irrupción en estas cuestiones es inasequible al desaliento. El primer golpetazo en la mesa lo ha dado en Málaga, plaza que ha estrenado condición de coso de primera categoría. El baile de corrales y el mangazo de los toros que les correspondían y que fueron lidiados un día antes ha terminado en levantamiento de actas, notificaciones notariales y quien sabe si en acciones judiciales. Es el destierro del compadreo.