Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 8 2005 Sociedad JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD 43 El artista Georg ayer, llevaba una imagen del Papa AP El Papa olvida dar su bendición porque tengo ya la cabeza en Colonia Afirma que el hermano Roger está en manos de la bondad, el amor y la alegría eterna Dos peregrinos rezaban ayer en Colonia, ante una imagen de Benedicto XVI AP una agenda agotadora en Colonia, estará acompañado por un número de obispos sin precedentes: cerca de 750 JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI es muy ordenado, pero en la audiencia general de ayer en Castelgandolfo se olvidó de leer el saludo en italiano, y pidió disculpas con una sonrisa. Al final, inexplicablemente, se olvidó de dar la bendición, y de nuevo volvió a disculparse: Hoy me olvido justo de las cosas más importantes. Se ve que tengo la cabeza ya en Colonia Era cierto. El Papa salta hoy a la arena de un encuentro con los jóvenes que- -por ser el primero y en Alemania- -supone el estreno de su Pontificado en el escenario mundial bajo la mirada de 7.000 periodistas y de cámaras de televisión de todo el planeta. El baño de multitudes que hoy recibirá en Colonia cuando llegue en barco fluvial a la ciudad, marca simbólicamente su estreno como líder de los jóvenes en una carrera de relevos, y no es fácil recibir el testigo de un personaje carismático como Juan Pablo II. En el Vaticano hay verdadera ansiedad por ver los primeros pasos de Benedicto XVI entre los jóvenes, pero también confianza en que terminará ganándoselos de un modo menos emotivo pero más racional que su predecesor. El Papa ha decidido volcarse, y este primer viaje de su Pontificado incluye una agenda agotadora, especialmente a la vista de que Joseph Ratzinger tiene 78 años y no es de constitu- b El Santo Padre, que tendrá ción fuerte. Pero Alemania merece todos los esfuerzos. Por otra parte, estos cuatro días marcarán el nacimiento de la generación Ratzinger o generación B 16 entre los jóvenes que serán protagonistas del cristianismo en el nuevo siglo. El Papa ha invertido mucha oración, mucho tiempo y mucho esfuerzo en los preparativos de esta cita, a la que acudirá también un número sin precedente de obispos. Nada menos que 750, pues el Santo Padre quiere tener cerca a sus hermanos y que cada obispo sea el primer catequista en su respectiva diócesis. El recuerdo del hermano Schutz Pero, aparte de la emoción del viaje, los olvidos de Benedicto XVI se explicaban también por la tremenda muerte del hermano Roger Schutz, a quien quería muchísimo, como todos los Papas anteriores. El Santo Padre manifestó en la audiencia general que he recibido esta mañana una noticia muy triste, dramática que ha sido un golpe todavía más fuerte porque precisamente ayer recibí una carta del hermano Roger muy conmovedora, muy amistosa El fundador de la comunidad ecuménica le informaba que debido a su estado de salud no podría venir personalmente a Colonia, pero que estaría presente espiritualmente El religioso protestante aseguraba que nuestra comunidad de Taizé quiere caminar en comunión con el Santo Padre Y el Papa, conmovido, incluyó en su discurso escrito una fórmula de canonización: Confiamos a la bondad del Señor el alma de este su fiel servidor. El hermano Schutz está en las manos de la bondad eterna, del amor eterno, ha llegado a la alegría eterna Un grupo de jóvenes pone velas bajo una fotografía del Hermano Roger REUTERS