Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid JUEVES 18 8 2005 ABC SE DICE SE COMENTA APOYO DE LA COMUNIDAD La Comunidad de Madrid ha ofrecido al Ministerio de Defensa el apoyo de equipos forenses especializados en identificación de cuerpos, así como de psicólogos para ayudar a los familiares de los militares fallecidos en Afganistán. El vicepresidente segundo regional, Alfredo Prada, que estos días hace las veces de presidente en funciones del Gobierno regional, ha destacado la gran experiencia que, desgraciadamente, tienen los forenses de la Comunidad de Madrid y ha mostrado su total disposición al Ejecutivo. MADRID AL DÍA SIN PERDER EL HUMOR Pese a lo lejos que está Singapur, eso no impidió que hasta allí llegara la retranca y el buen humor de algunos bromistas, incluso en momentos tan poco dados a risas como los que se vivieron tras quedar Madrid descalificada para la elección de la sede olímpica de los Juegos de Verano de 2012. Lo cuenta el vicealcalde, Manuel Cobo: Acababan de eliminarnos apenas unos minutos antes cuando empecé a recibir mensajes en mi móvil diciendo: ¡Ánimo! Aún falta el voto inmigrante... INFORMACIÓN MANUEL MARÍA MESEGUER E LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Los Jerónimos No veo ninguna oposición entre atender a los necesitados que hay en Madrid y concluir las obras de los Jerónimos. Con el Evangelio en la mano se pueden apoyar las ideas más contradictorias. Si un señor sacando de contexto la frase no quedará piedra sobre piedra quiere decirnos que no hay que prestar atención a las construcciones de templos, se le podría recordar, con la misma lógica, otra frase de Jesús a quien alude: pobres tendréis siempre con vosotros Pienso que la verdadera solución de terminar la obra inacabada de los Jerónimos está en un afectivo y efectivo entendimiento entre el Ayuntamiento, que maneja cantidades astronómicas de dinero, para el centenar de obras de infraestructura de la capital y aportar unos milloncejos para un monumento religioso que supera la capacidad crematística del Arzobispado. En fin, recordar lo sabido: obras son amores y no buenas razones y que la unión hace la fuerza Miguel R. San Martín desidia, y no sólo está afectando a nuestra salud, sino también a nuestro bolsillo, porque aunque quisiéramos irnos de aquí nadie nos compraría un piso con estos problemas. En fin, que los que incumplen la ley se salen con la suya, mientras ustedes miran para otro lado. Natalia Hurtado Azategui El Metro de Madrid vuela... al infierno El 5 de agosto cogí el Metro en Nuevos Ministerios a las 8.00 para ir a Barajas pues tenía que coger un avión con destino a Ibiza y la hora límite para facturar era las 9.30. Después de esperar 20 minutos en la estación de Nuevos Ministerios sin que nadie nos diera una explicación a centenares de viajeros aprisionados en un vagón con maletas, por fin la línea 8 con destino al aeropuerto se pone en marcha. Pero la alegría duró poco tiempo. Cuando íbamos a llegar a Mar de Cristal, nos dicen por megafonía que el Metro no puede llegar a Barajas por problemas de obras, y que nos tenemos que bajar todos en Mar de Cristal. A las 8.45 nos vemos centenares de personas provistos de equipajes tirados en la Glorieta de Mar de Cristal a la caza de un taxi. Preguntamos en el Metro si nos iban a poner un autobús para que nos llevaran al aeropuerto, y nos contestaron que no sabían. No sé como terminaría la desagradable aventura para centenares de personas que empezaban sus vacaciones hacia múltiples destinos, porque las mías empezaron en Nuevos Ministerios y acabaron en Mar de Cristal. Perdí el avión, mi semana de vacaciones, la ilusión por viajar y, por supuesto, las ganas de coger el Metro el resto de mi vida. M Carmen Serrano Alcudia SIGEFREDO La Inmaculada Apatía en Majadahonda Imagínese que tuvimos la brillante idea de comprar un piso en este pueblo, en la promotora nos juraron que nunca pondrían bares en los locales que están debajo de nuestra casa, porque ni el Ayuntamiento lo permitiría, ni el constructor lo vendería para tal fin, eso sí, se negaron a dárnoslo por escrito. Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando ese mismo constructor, Pepe para sus amigos del Ayuntamiento, abre en mayo un bar e instala una terraza a tres metros de nuestras ventanas y por si no tenemos bastante ruido, coloca los motores del aire acondicionado de- Hace tiempo que se realiza una exposición sobre la Inmaculada en la catedral de la Almudena. Al contemplar la devoción mariana de la Virgen niña de Alonso Cano o la Inmaculada de Murillo, se produce una satisfacción que, aunque no refresquen el día madrileño, lo hacen más grato y llevadero. José I. Moreno bajo de nuestro suelo. Nos proporciona una calefacción muy agradable en estos meses de calor, desde las nueve de la mañana hasta la una y media de la madrugada, todos los días. Estamos en agosto y todavía nada ha cambiado. Hace un mes el Ayuntamiento denegó la licencia de apertura de la terraza, pero hay un plazo para ejecutarlo y casualmente nadie en él quiere decirnos en cuánto tiempo se cifra ese plazo. Por otra parte después de varias visitas a su Ayuntamiento, cartas y denuncias a la Policía, conseguimos que vinieran a medir el ruido, que por supuesto sobrepasaba lo permitido por la ley. Bueno, pues nadie hace nada. En el departamento de disciplina urbanística nos dicen que están saturados, que hay un agujero muy grande, que se llama caso Majadahonda y no se puede contratar a más gente. Y que aunque quisieran ejecutar la orden no tienen personal para hacerlo. Nos preguntamos si para precintar un aire acondicionado hace falta un batallón. Es más interesante cobrar al señor Pepe por la terraza y así llenar el agujero. Nuestra casa se ha convertido en una celda de castigo, gracias a su xcepción hecha de las quejas que por ausencia de información acompañarán a los trabajos de la maquinaria- -grúas, excavadoras y deforestadoras- -aplicada a las 25 grandes obras que le darán la vuelta a Madrid como un calcetín, no cabe duda de que el alcalde Gallardón tiene claro su proyecto de reinventar la capital y si la salud lo acompaña, podrá inaugurar su propio pedestal y contemplar el nuevo paisaje urbano que resulte. Una satisfacción semejante a la que debió de sentir el conde de Peñalver cuando siendo regidor madrileño en 1910 dio el pistoletazo de salida a las obras que abrirían la Gran Vía desde la calle Alcalá hasta la actual plaza de España. Dicen las crónicas que los madrileños de entonces recibieron la decisión largo tiempo aplazada con verdadero fervor, pese a la magnitud de las obras que obligaban a derruir edificios por centenas, hacía desaparecer numerosas calles y se iban a prolongar durante casi veinte años. Desde entonces se han sucedido las obras y remodelaciones. No hay alcalde que no haya querido acceder al estrellato bien levantando escalextris o derribándolos. Pero la operación urbanística afrontada ahora supera a las anteriores por mucho que las modernas maquinarias logren reducir el tiempo que se empleará en ella. El rechazo mostrado por la ciudadanía podría haber sido minimizado con una correcta información para la que no basta con publicar el comienzo de las obras en el rincón de un diario. Desde el mismo momento en que se truncó Madrid 2012 y se decidió proseguir con las obras debió diseñarse una política de información a través de las pantallas de las televisiones locales, tanto de Telemadrid como de las emisoras que festonean el espectro radioeléctrico. Si ante cada actuación urbanística se le hubiera mostrado al ciudadano la maqueta del final del proyecto quizás habría llegado a la conclusión de que las inevitables molestias podían tener sentido. Las manifestaciones continuarán si se les sigue hurtando a los ciudadanos una información pormenorizada y dará la razón a quienes acusan al equipo municipal de dar por bueno el lema del despotismo ilustrado: todo para el pueblo, pero sin el pueblo