Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 18 8 2005 ABC Un informe responsabiliza a Scotland Yard de asesinar al electricista brasileño Menezes no huyó y estaba inmovilizado cuando le dispararon 8 tiros en el metro de Londres b La Comisión Independiente de Quejas a la Policía ha filtrado un informe que contradice radicalmente la versión oficial y culpa a las Fuerzas del Orden de la muerte MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. Las nuevas revelaciones sobre los últimos momentos de Jean Charles de Menezes desmienten la versión oficial de la Policía sobre su muerte a manos de un agente de civil el 22 de julio, tras los atentados de Londres. Según el documento de la Comisión Independiente de Quejas a la Policía filtrado a la Prensa británica, el electricista brasileño no sabía que le seguía la Policía, no estaba huyendo a la carrera, no saltó las barreras de la estación y ni siquiera tenía puesta una abultada cazadora que lo convertía visualmente en un sospechoso de atentado suicida, como figuró en las explicaciones oficiales sobre el hecho. Ayer una abogada de la familia de Menezes acusó a la Policía de encubrimiento y exigió que se publique toda la información disponible. Prácticamente todo lo que se ha hecho público sobre este hecho es falso. Las autoridades están creando un manto de silencio sobre la investigación dijo la abogada Harriet Wistrich. Un primo del brasileño, Alex Alvez Pereira, dijo que los responsables de la muerte debían ser condenados a cadena perpetua y los que le dieron la orden debían ser también llevados ante la justicia. Situación difícil para la Policía Metropolitana La Policía Metropolitana y su jefe, Sir Ian Blair, parecen estar en apuros. Para empezar, el mismo 22 de julio, horas después de los hechos y tras postergar varias veces la rueda de prensa programada, Blair dijo que el hombre muerto estaba directamente vinculado con la investigación. La vestimenta que llevaba y su actitud eran sospechosas. Se negó a obedecer la orden que se le impartía La Policía deberá ahora explicar la extraordinaria disparidad entre las versiones. ¿Por qué se dijo que llevaba un tipo de cazadora que no llevaba? ¿Por qué que salió corriendo y saltó la barrera? ¿Por qué que actuaba sospechosamente o que le ordenaron detenerse? Pero hay otras preguntas sobre la tarea misma de la Policía. ¿Por qué no se le detuvo antes de que entrara al autobús o al metro? ¿Por qué se le disparó cuando no representaba peligro? ¿Cuándo y quién tomó la decisión de llevar adelante la Operación Cratos, que autoriza a la Policía a tirar a matar? Si las medidas adoptadas no eran nada populares, ahora, tras el error es muchísimo peor. EFE El cadáver de Menezes yace en el metro de Londres, en imagen de la cadena ITV Uno de los agentes no pudo comprobar sus rasgos porque estaba haciendo sus necesidades Cogí al muchacho de los hombros inutilizando sus brazos y le llevé al asiento donde estaba antes cien de que se tratara de Hussein Osman, el terrorista que buscaban, pero que tenía claramente ojos asiáticos La valoración llegó al centro supremo de operaciones- -Comando Dorado- -a cargo de la comandante Cressida Dick, que decidió que el sospechoso no debía entrar bajo ningún concepto en una estación de metro. A pesar de ello, según las cámaras de la estación de metro de Stockwell, Menezes entró despacio a la estación con el fin de tomar un metro, cogió el periódico gratuito que se ofrece en pilas a la entrada, utilizó su pase en los tornos y bajó tranquilamente por la escalera mecánica. Al ver un tren en el andén, Menezes se apresuró para no perderlo: corre, entra, se sienta... Devastadoras revelaciones El dato más importante y devastador contra la versión oficial lo proporcionó un policía del equipo de vigilancia que estaba sentado cerca de Menezes y retrató así los últimos segundos de vida del brasileño. Escuché que alguien gritaba, decía entre otras cosas policía y me di la vuelta para mirar al hombre con la chaqueta tejana. Él se puso de pie y avanzó hacia mí y los oficiales armados que le seguían. Cogí al muchacho de los hombros inutilizando sus brazos y le llevé al asiento donde estaba antes. En eso, escuché un disparo muy cerca de mi oreja izquierda dijo el oficial. Fue el primero de ocho balazos contra un hombre que no ofrecía resistencia, que estaba claramente inmovilizado y no mostró en modo alguno esos signos de nerviosismo que, según los manuales policiales, delatan la presencia de un atacante suicida. Identificación apresurada El jueves 21 de julio por la noche la Policía comenzó a vigilar el bloque de apartamentos en que vivía Menezes tras hallar su dirección en una de las mochilas de los fallidos atentados ocurridos ese mismo día. El viernes a las nueve y media de la mañana, policías vestidos de civil vieron salir a Menezes. Según las filtraciones, uno de los agentes no pudo comparar la imagen del presunto terrorista que vivía en ese edificio con la del brasileño porque estaba haciendo sus necesidades fisiológicas Cuando ya estaba fuera de mi campo de visión, cotejé las fotografías y transmití que se debía seguir el caso dijo el policía a la comisión. Nadie detuvo a Menezes en las tres calles que separaban su casa de la parada de autobús, a pesar de que son muy poco concurridas y habría ofrecido una oportunidad inmejorable para hacerlo sin demasiado peligro. Tampoco cuando minutos más tarde se subió al autobús número dos sin saber que varios policías le seguían. Uno de los agentes indicó a la comisión que no estaba seguro al cien por El caso del electricista brasileño ha conmocionado a la opinión pública británica, como refleja la portada del Daily Mail AFP