Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 8 2005 Internacional 25 mayoría menores de 15 años murieron en un ataque suicida con coche bomba. Lo también alarmante del atentado de ayer es que haya ocurrido mientras los partidos políticos iraquíes siguen sin ponerse de acuerdo sobre una futura Constitución en la que se habían depositado las principales esperanzas de convivencia en el país. Los terroristas de Al Qaida han amenazado con asesinar a los políticos o religiosos que apoyen una eventual nueva Carta Magna, pese a que en su negociación participen varios representantes suníes que se oponen frontalmente a la presencia de tropas norteamericanas. Aunque son precisamente los representantes suníes quienes mayor decepción han expresado sobre la marcha de las negociaciones. Algunos incluso amenazan con abandonar las mismas. Reproches a la comisión El mayor partido suní de Irak, el Partido Islámico- -vinculado con los Hermanos Musulmanes- -calificó de caótica y parcial a la comisión parlamentaria encargada de redactar el borrador de Constitución, defendió con vehemencia su deseo de que el Islam sea la principal fuente de legislación y su oposición a que los chiíes también cuenten con una autonomía como la de los kurdos. Y tras dar por sentado su enfado, dio a entender que podría dar portazo a las negociaciones si no se da un nuevo giro a las mismas. El Partido Islámico Iraquí, que también tiene representantes en la comisión, cree que sólo puede aplicarse un régimen federal a las áreas kurdas que ya cuentan con autogobierno, pero a ninguna otra región. Y sostiene que los recursos del petróleo deben ser administrados por el Gobierno central. Entre otros motivos, porque los suníes se quedarían sin crudo si los yacimientos de Kirkuk pasan bajo control kurdo. Estas posiciones son contrarias a las mantenidas por los partidos religiosos chiíes, que reclaman también un régimen federal para las provincias del sur donde se encuentran los ricos yacimientos de Basora, y a las reivindicaciones kurdas que reclaman la anexión al Kurdistán de la ciudad de Kirkuk, donde ayer murieron siete militares en otro ataque de la guerrilla. Policías iraquíes pedían ayer a los curiosos que se retirasen del lugar en el que fue perpetrado el triple atentado EFE Dos coches bomba golpean una estación de autobuses y un tercero, un hospital Al menos 43 personas mueren en Bagdad en un triple atentado coordinado tras el estancamiento de las negociaciones sobre la Constitución, en un clima enrarecido por la frustración de los representantes suníes ABC BAGDAD. Al menos 43 iraquíes murieron ayer y otros 76 resultaron heridos en un doble atentado con coches bomba perpetrado en la estación de autobuses de Bagdad a primera hora de la mañana, cuando el lugar se encontraba más concurrido de viajeros. Un atentado concebido para matar al mayor número posible de personas y cometido justo después de que se hiciera público el estancamiento de las negociaciones para la nueva Constitución con la que se busca una fórmula de convivencia entre suníes, chiíes y kurdos. El atentado ponía fin al breve período de relativa calma que había conocido Bagdad en las últimas semanas. A diferencia de todos los demás ataques terroristas a gran escala, sin embargo, este no parece ser un atentado suicida, sino que se sospecha que los tres vehículos cargados de explosivos fueron accionados a distancia con detonadores. Pocas horas después del ataque, la televisión pública iraquí anunció la detención de cuatro sospechosos que tenían en su poder detonadores de control remoto. Los autores de estos atentados tienen dos objetivos: crear el miedo entre los iraquíes para acabar con su voluntad de liberarse e intentar hacer caer al Gobierno sembrando el b El ataque fue cometido caos comentó un portavoz del Ejecutivo. Los tres coches bomba estallaron en menos de 30 minutos. El primero lo hacia en la aglomerada estación de autobuses de Al Nahda poco antes de las ocho de la mañana. El segundo estallaba diez minutos más tarde, en la entrada de la terminal de donde parten los autobuses hacia las provincias chiíes del sur del país. Poco después, mientras los servicios de socorro transportaban a las víctimas hacia el hospital de Al Kindi, se produjo el tercer atentado, a apenas 15 metros de la entrada del servicio de urgencias. Los ataques fueron si duda bien coordinados. Estaba en el hospital para informarme sobre el estado de los heridos de los primeros atentados cuando una enorme explosión sacudió al edifició relató Alí Jasem, un policía aún en estado de choque. El último atentado de envergadura en Bagdad ocurrió el pasado 13 de julio, cuando 32 jóvenes y niños, en su El Partido Islámico, que representa a los suníes, amenaza con retirarse de la negociación de la Carta Magna Estallan de forma simultánea 350 bombas de baja potencia en 64 ciudades de Bangladesh ABC DACCA. Alrededor de 350 bombas estallaron ayer de forma casi simultánea por todo el territorio de Banglasdesh. Los artefactos eran de débil potencia, de fabricación artesanal y estaban destinados a sembrar el pánico afirmó un alto responsable policial. No obstante, la sucesión de explosiones ocurridas en 64 ciudades provocaron la muerte de al menos dos personas- -un muchacho de diez años y el conductor de un ricks- haw un carromato empujado por una bicicleta- -y más de cien heridos. Aunque nadie ha reivindicado todavía la autoría de los atentados, en varios de los lugares de las explosiones se encontraron panfletos del grupo integrista musulmán Yumatul Muyahidin, que desea instaurar un Estado islámico en Bangladesh, país musulmán de régimen laico. En un Estado musulmán no debe haber más ley que la de Dios. Es lamentable que en Bangladesh, donde el 90 por ciento de la población es musulmana, no se cumpla la ley de Dios afirmaba uno de los panfletos. Resulta obvio que se trata de un ataque organizado. No ha sido un incidente menor ni casual aseguró Lufuzzaman Babar, responsable del Ministerio del Interior. Las explosiones provocaron caos y pánico en varias ciudades, donde la gente corrió hacia las escuelas para retirar a los niños y refugiarse en sus domicilios. La Policía detuvo a al menos 45 sospechosos de organizar o participar en las explosiones. En Dacca, capital del país, las fuerzas del orden arrestaron e interrogaron a un hombre ingresado en un hospital del que se sospecha que resultó herido mientras colocaba una bomba cerca de dos hoteles.