Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 8 2005 11 Ibarretxe supedita un acuerdo con los socialistas al ejercicio de la autodeterminación Duran se enfrenta a la dirección de CiU por la apelación a los derechos históricos Todos sentimos como un fuerte impacto Familiares de los fallecidos y uno de los ocupantes del segundo helicóptero aseguran que hubo un ataque TEXTO: I. V. AP Bono dijo ayer a Zapatero que la causa más probable fue que le abatiera un viento fuerte y racheado Defensa atribuye las explosiones oídas desde el segundo helicóptero a la munición del aparato siniestrado ras en Afganistán, después de haber visitado el lugar del siniestro con los especialistas que le acompañan. Bono mantiene la duda abierta A esa hora, Bono indicó que la hipótesis que me plantea como más probable el general Pina, al mando del equipo de investigación de accidentes aéreos, era que un viento fuerte y racheado, en el momento en el que el helicóptero sobrevolaba la cresta final de las montañas, pudo haberle abatido hacia el suelo No obstante, matizó que debo insistir en que no puedo descartar la hipótesis de un ataque si bien al momento en que te hablo- -le dijo a Rodríguez Zapatero- -los especialistas no han visto ningún indicio en la dirección de un ataque exterior Más tarde, en declaraciones a la cadena Ser, ofreció detalles adicionales. En concreto, dijo que se ha podido concluir que el helicóptero volaba a una cota muy baja por razones de seguridad y, tras remontar una colina, se precipitó y rozó la tierra con el tren de aterrizaje En ese momento debió romperse el rotor de cola, el aparato quedó sin control y, 60 metros después, explosionó según detalló. En cuanto a las explosiones que escucharon integrantes del segundo helicóptero, el titular de Defensa afirmó que hemos visto muchas vainas de cartuchos y muchas balas que habían explosionado por el calor de la combustión Explotaron por el calor, no por la explosión del arma de fuego sostuvo el ministro. MADRID. A pesar de que las hipótesis sobre el siniestro de Afganistán siguen sin dejar nada en claro, uno de los soldados que participaron en la fatídica operación de maniobras aseguró el mismo martes que el helicóptero en el que viajaban los 17 fallecidos fue atacado desde tierra, posiblemente por un misil enemigo, según un testimonio publicado ayer en La Voz de Galicia El rotativo asegura que este superviviente viajaba en el segundo helicóptero, que se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia después de que el primero se estrellara fatalmente contra el suelo. De acuerdo con su declaración, un atacante habría alcanzado desde tierra al aparato siniestrado e intentó posteriormente derribar el segundo helicóptero. Todos sentimos un fuerte impacto, como una explosión, y nuestro helicóptero empezó a dar vueltas hasta caer al suelo. A los otros, que iban delante, les tuvieron que dar de lleno... Cuando tocamos tierra, su nave ya se encontraba ardiendo explicó el soldado, que prefirió mantenerse en el anonimato. El precipitado aterrizaje de la segunda nave no tuvo, afortunadamente, graves consecuencias para sus ocupantes, y la toma de tierra se saldó con cuatro heridos leves. Nuestro estado no es grave- -aseguró el militar- -y todavía no nos han dicho nada sobre lo que pasará con nosotros Fueron atacados El mismo periódico recogía también ayer las declaraciones de varios familiares de uno de los militares fallecidos en el siniestro de Herat, que venían a confirmar la tesis de un posible ataque contra el Cougar. Según explicaban, el piloto del segundo helicóptero les llamó momentos después del suceso para informarles del presunto derribo del aparato. Los padres del fallecido aseguraron que el militar les llamó desde Afganistán y les dijo que el helicóptero de su hijo fue derribado Recibieron fuego desde tierra, fueron atacados reiteró. El mismo día de los hechos el ministro de Defensa, José Bono, informó en su primera comparecencia de que los tripulantes del segundo Cougar habían visto una densa columna de humo negro en un valle situado al sur de Herat. Sin embargo, el ministro aseguró que el piloto en ningún caso vio lo que le había sucedido al aparato en el que volaban sus 17 compañeros. Ayer Bono visitó en Herat a los cuatro militares que resultaron heridos a causa del aterrizaje de emergencia, cuya alta se espera en breve. Estos han pedido regresar a España y seguramente lo harán cuando se produzca la repatriación de los fallecidos. Los familiares de un fallecido aseguran que el piloto del segundo helicóptero les dijo que había sido un ataque