Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 18 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA PIEZA CLAVE DEL 11- M A detención en Belgrado de Abdelmajid Bouchar, el terrorista islámico que huyó del piso de Leganés, es una excelente noticia. No sólo porque supone la puesta a buen recaudo de un peligroso delincuente, presunto coautor de la muerte de casi dos centenares de personas, sino porque su condición de único superviviente de este grupo le convierte en pieza clave para aclarar numerosos extremos aún en penumbra que presenta el sumario que se instruye en la Audiencia Nacional. Al mismo tiempo, y ya desde el punto de vista policial, su captura puede resultar muy útil para las investigaciones que, tanto en España como en el resto de Europa, se siguen sobre la red de terrorismo islamista instalada en el continente. Aún están muy recientes los atentados de Londres. El que el apresamiento de este marroquí de 22 años se haya realizado en el aeropuerto de la capital de Serbia indica lo tupida de esa red criminal y la necesidad de un esfuerzo multinacional para atender la persecución de esta amenaza globalizada. Es de esperar que se agilice la extradición a España para que Bouchar rinda cuentas ante la Justicia española con la misma celeridad con la que huyó del piso de Leganés. L MÁS LUZ Y MENOS FOTOS A muerte de los diecisiete militares españoles en Afganistán supone la primera gran crisis política del Gobierno de Rodríguez Zapatero, habida cuenta de que en ella se conjugan el fallecimiento de casi una veintena de compatriotas, un hecho ya de por sí grave, con el debate sobre la presencia exterior de nuestras tropas, que el PSOE utilizó de manera partidista y sin demasiada altura ni sentido de Estado durante su tiempo de oposición. La tragedia sitúa, en fin, al Ejecutivo socialista ante el espejo de dos antecedentes: si es un siniestro, el del Yakolev, y si es un ataque, el de los asesinatos de los agentes del CNI. Y ambos parecen incómodos para él. Porque 48 horas después, Defensa sigue sin aportar una versión definitiva sobre la causa que precipitó al helicóptero contra esa llanura afgana. Para José Bono sigue siendo un siniestro cuajado de conjeturas, eso sí. La última versión es que los equipos de investigación no han encontrado indicios que señalen a que la aeronave del Ejército de Tierra pudiera haber sido objeto de un ataque o de un atentado Curiosa la taxonomía elegida por el ministro. Siempre bajo el paraguas de la opinión de los expertos, Bono cree que la hipótesis más probable es la de los vientos fuertes y racheados que había en la zona. Aparece ahora la causa climatológica, que hasta el momento nadie había mencionado y que no constaba en las comunicaciones oficiales del Ministerio ni en la transcripción del diálogo mantenido Todo va cojonudo entre los tripulantes de los dos helicópteros. Nadie habló hasta ayer de meteorología adversa y sí hay algunas voces militares conocedoras de la zona y de las misiones que consideran más probable que se tratara de un ataque. Porque paralelamente, tampoco el Ministerio ha desmentido el testimonio de alguno de los integrantes del segundo helicóptero, que ha declarado que todo se debió al fuego hostil, y de alguna familia que ha dicho que fue informada de que la aeronave de su hijo había recibido un impacto Al tratarse de testimonios anónimos, nada sería más transparente que aportar a la opinión pública la declaración de todos los integrantes de ese segundo L aparato para evitar la discrepancia con la versión oficial. No lo ha hecho así Defensa, que deja ese flanco abierto a la duda. Tampoco se entiende bien que si no existe ni un solo indicio de una acción hostil- -como asegura el ministro- -no se descarte ya la posibilidad de un ataque o de un atentado, utilizando la terminología de Bono. Crecen, pues, las contradicciones. Entre ellas, la de alardear de transparencia cuando se rechaza la ayuda y los medios ofrecidos por la OTAN para investigar las causas del accidente. Ante las dificultades que parece que existen para determinarlas, resulta ilógico no aceptarla, salvo que se quiera establecer un férreo control sobre los tiempos y sobre lo que han de saber o no los españoles. Sea cual sea la causa, es imprescindible que se sepa pronto, a no ser que no convenga porque se aleje de aquella versión oficial ofrecida por el Gobierno de que la zona de despliegue era muy tranquila Nuestros soldados se encuentran en una zona de alto riesgo como reconoció ayer la Alianza Atlántica, y como tal está sujeta a recibir ataques de la insurgencia talibán. Curiosamente, ayer el CIS resucitaba una encuesta, realizada en febrero, que afirmaba que el 92 por ciento de los ciudadanos apoya la presencia de España en misiones exteriores de paz. ¡Qué casualidad! El Gobierno de Zapatero debería terminar con esos tactismos, que no hacen sino sembrar todo de sospechas y delatar quizás una especie de mala conciencia por su comportamiento en los tiempos de la oposición. Los ciudadanos sólo quieren luz y no ejercicios pirotécnicos vía satélite o por videoconferencia. Contrasta tanta incógnita sobre la causa de la tragedia con el seguimiento on line de todo lo que hace el ministro en Afganistán y ese cuidado exquisito de Bono en los detalles de imagen (que incluye el fotográfico aterrizaje en el Bernabéu) Demasiado protagonismo del ministro y demasiado segundo plano del presidente. Porque al final es la imagen y el crédito de Zapatero los que están en juego, su crédito y su altura política. Es él quien debe pilotar esta crisis en la que se examina tanto de su pasado como de su futuro. Abdelmajid Bouchar ABC UN PRIMER PASO CONTRA EL CÁNCER TERRORISMO EN IRAK E L A situación en Irak sigue pendiente del terror. El aplazamiento de un acuerdo definitivo en torno a la Constitución iraquí ha hecho rebrotar la virulencia de la ofensiva terrorista. De este modo, conscientes de la gravedad del momento por el que atraviesa el país, los terroristas tratan de debilitar aún más la frágil arquitectura institucional levantada en los últimos meses por el gobierno de Ibrahim Yafari. Así, en medio de las negociaciones que intentan desactivar los puntos de discordia entre las comunidades kurda, chií y sunní, los atentados de ayer contribuyen a sembrar el caos y la desazón entre la ciudadanía, estimulando el descrédito de la clase gobernante y la apatía de un pueblo que demostró una sobrada gallardía democrática con su elevada participación en las pasadas elecciones del mes de enero. En tan difícil contexto se hace necesaria la colaboración más estrecha, si cabe, de la comunidad internacional con el régimen democrático iraquí, máxime cuando Naciones Unidas ha hecho propia su causa. La amenaza integrista que asoma al otro lado de la frontera iraní debe ser un pretexto más. Un Irak sumido en el desorden y la guerra civil, tras el fracaso de la experiencia democrática ensayada desde hace unos meses, podría abrir un escenario imprevisible sobre todo el Oriente Próximo. Especialmente ahora, cuando se reactiva el programa nuclear del vecino Irán y el proceso de devolución de la franja de Gaza se ha puesto en marcha en medio de extraordinarias dificultades. En este sentido, la presencia aliada en Irak se hace más imprescindible que nunca cuando crece el descontento en la opinión pública norteamericana y aumenta la erosión del apoyo popular a la intervención en ese país. Con todo, las declaraciones de la Administración Bush son inequívocas, como también lo son las del premier Tony Blair: los aliados están comprometidos con la frágil democracia iraquí; de hecho, el pueblo de Irak puede estar tranquilo de que no será abandonado a su suerte en estos graves momentos de zozobra nacional. Toda una lección de responsabilidad y coherencia que tendría que hacer pensar al Gobierno español lo equivocado que estuvo con su precipitada salida de Irak. Claro que lo sucedido en Afganistán seguro que habrá estimulado el aprendizaje. L Ministerio de Sanidad dio ayer las primeras pistas de lo que será la estrategia nacional contra el cáncer. Se trata de un paso esencial para lograr que todos los enfermos, con independencia de su lugar de residencia, reciban la mejor asistencia. Nuestro país no necesita mejores oncólogos, sino una mejor organización de sus servicios de salud, un cambio de actitud para que los enfermos de cáncer no pierdan un tiempo precioso entre la primera sospecha y el comienzo de su tratamiento. Por tanto, es una buena noticia el compromiso del Gobierno de reducir a 15 días el tiempo máximo de espera para las pruebas diagnósticas de cáncer. Resta, ahora, que las comunidades autónomas puedan asumir las recomendaciones del plan, un proyecto que nace sin aportación económica extraordinaria, lo que por ahora le convierte en un brindis al sol. Nadie dudará que el plan es necesario tras conocer los últimos datos sobre la enfermedad: uno de cada tres hombres y una de cada cinco mujeres padecerán cáncer en algún momento de su vida.