Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Los Veranos MIÉRCOLES 17 8 2005 ABC ESCENARIOS Aniversario de su muerte Semana Grande Más de diez mil fans de Elvis Presley se reúnen en torno a Graceland Unas 10.000 personas de todo el mundo se reunieron ante Graceland, la mansión de Elvis Presley en Memphis para recordar los 28 años de su muerte. Elvis, fallecido el 16 de agosto de 1977 a los 42 años tras abusar de medicamentos, está enterrado en el jardín de la mansión, donde- -bajo el marco de su música, difundida por alto parlantes- -deambulan miles de fans. Los mejores sketches de los Monty Python en el Arriaga de Bilbao El espectáculo Los mejores sketches de los Monty Phyton de los grupos Imprebís e Yllana, llegará el sábado al Teatro Arriaga de Bilbao, dentro de la programación del coliseo en la Semana Grande de la ciudad. El espectáculo recrea el humor del grupo inglés, especialistas del absurdo y el surrealismo, y populares a través de películas como El sentido de la vida o La vida de Brian Armendáriz y Atxaga calientan motores BEATRIZ BENÉITEZ SANTANDER. Cuando un libro se convierte en película ocurre algo similar a cuando un poema se convierte en canción. Cambia de orden, de universo Así habla el escritor guipuzcoano Bernardo Atxaga, autor de la novela Obabakoak que ha sido llevada a la gran pantalla por el cineasta navarro Montxo Armendáriz. Obaba abrirá la Sección Oficial de la 53 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Ambos, novelista y director, están satisfechos con el resultado, y así lo explican en un seminario en la Universidad Menéndez Pelayo. Mientras Atxaga la define como un proyecto maduro Armendáriz destaca la actitud generosa del escritor, que ha respetado las diferencias en el guión aunque se han mantenido el espíritu y el sentido del libro No siempre los maridajes entre novelas y películas resultan afortunados, pero Atxaga lo tiene claro: la relación entre los autores debe ser buena, porque todo está hablado. Las malas relaciones, si es que tiene que haberlas, deben surgir antes de empezar la película Atxaga dice que el que sabe de cine es Armendáriz. He estado contento de leer el guión y he procurado no incordiar El cineasta explica que quería que Bernardo estuviera en el casting y viese las localizaciones, pero él optó por mantenerse al margen El proyecto surgió hace años, pero el director de Las Cartas de Alou Historias del Kronen y Silencio Roto veía complicado hacer del libro una película aunque, a partir de ese momento, he tenido presente Obabakoak En 2002, Armendáriz retomó el proyecto; volví a leer el libro y pensé en cómo dar coherencia narrativa a los relatos. Se me ocurrió en dos días De los 26 relatos que componen el libro, Obaba incluye los que me han permitido hacer mejor el trasbase del papel a la pantalla. Son diferentes, dice Armendáriz, pero todos hablan de la identidad humana Quizá lo más difícil fuera localizar físicamente Obaba un lugar mítico e imaginario Finalmente se ha rodado en Ustarroz (Navarra) Pawel Wunder, intérpretes de Herodes, durante el ensayo general de Salomé EFE Crimen y castigo El Festival de Perelada ha acogido la ópera de Richard Strauss Salomé en una producción de la Ópera Nacional de Polonia ALBERTO GONZÁLEZ- LAPUENTE PERELADA (GERONA) Óperas como Salomé elevan la temperatura de cualquier programación musical. Basta con dejarse llevar por la locura pasional de la princesa judía, por su jadeante deseo por poseer la santidad hierática de Jokanaan y por su deseo de besar la apolínea belleza de su rostro. Todo eso es calor. Calor humano y calor viciado, sin duda, que por eso siempre resulta de fascinante contemplación. A él se ha querido arrimar el Festival Castell de Perelada invitando a la Ópera Nacional de Polonia que ha trasladado hasta el siempre elegante escenario ampurdanés una sus producciones. Allí se ha visto el trabajo escénico del director Martin Otava y, en paralelo, se ha escuchado a un plantel de cantantes cercanos al Teatro Wielki de Varsovia, encabezados por la soprano finlandesa Eilana Lappalainen y dirigidos por el director musical Jacek Kaspszyk. Todos funcionando como si de un solo mecanismo se tratase, aunque ciertamente no con igual sincronización. En este punto hay que revelar que si tras la representación se pudo atisbar el puerto de la tragedia fue antes por el trabajo interpretativo que por la ambivalente visión de una escena de engañosa modernidad, inexpresiva, asimétrica, inclinada y formada en parte por una estructura vista de andamios. ¿Inofensiva? Sin duda. Es más, sólo la luna, muda catalizadora de la tragedia, asoma tímidamente por entre la red de bastidores, mientras en el resto de elementos se reducen a lo imprescindible para hacer factible la narración. Con este trabajo, y negándose a aportar algo distinto o, al menos, proponiendo resaltar cualquiera de los mil matices que borbotean alrededor de seme-