Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Economía MIÉRCOLES 17 8 2005 ABC La gasolina, más cara En euros Gasolina sin plomo 95 0,843 1,026 +21,71 Los países europeos no productores de textil piden a la CE flexibilidad con China Bruselas recopila datos de licencias de importación pedidas por los estados b El Ejecutivo comunitario analiza Enero 2005 Agosto 2005 Gasóleo A 0,943 0,808 +16,71 Agosto 2005 Infografía ABC Enero 2005 la situación de diez tipos de prendas, y no sólo de los dos que ya han sobrepasado los límites de exportación acordados en junio MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Alemania, Holanda, Suecia y Dinamarca han pedido a la Comisión Europea que flexibilice las cuotas de entrada de productos textiles procedentes de China, según confirmó ayer una portavoz de la Comisión Europea. Esta demanda, protagonizada por algunos de los países no productores de textil de la UE, es fruto a su vez de las peticiones de los distribuidores mayoristas y minoristas de este sector, que ya han anunciado que tendrán problemas para abastecer la demanda en otoño e invierno si las prendas que han encargado, y en muchas ocasiones pagado, se mantienen bloqueadas en los puertos europeos. La portavoz del Ejecutivo comunitario explicó ayer que la CE estudiará la petición de flexibilizar las cuotas de entrada de los diez tipos de prendas que formaron parte del acuerdo firmado en junio entre Bruselas y Pekín, y no sólo de las dos categorías (jerséis y pantalones de caballero) que ya han sobrepasado los cupos de entrada de todo el año. En la actualidad Bruselas está a la espera de que todos los países miembros le envíen los datos de entradas de productos textiles chinos en sus aduanas para analizar la posible situación de rebasamiento de las cuotas de entrada de productos textiles chinos en territorio europeo. La Comisión Europea afirmó hace unos días que numerosos distribuidores textiles europeos habrían acelerado sus pedidos hacia el país asiático en previsión de que Bru- Llenar el depósito del coche en España es más caro que nunca b Francia redistribuirá los impues- tos cobrados de más por el alza de precios de los combustibles entre los sectores económicos más afectados por el encarecimiento ABC MADRID. Los precios medios de los combustibles se han vuelto a situar esta semana en máximos históricos. Según los datos del Ministerio de Industria, el precio medio de la gasolina sin plomo de 95 octanos ha pasado de 84,3 céntimos de euro del pasado día 3 de enero a 1,026 euros, lo que supone un 21,71 en lo que va de año. En la misma línea, el coste de la nueva súper aditivada (gasolina 97) ha pasado de 92,3 céntimos a 1,114 euros, un 20,69 más, y el de la gasolina sin plomo de 98 octanos está en 1,141 euros por litro, frente a los 93 céntimos de euro de enero, con un alza del 22,69 Por su parte, los precios de los gasóleos también vuelven a moverse al alza. El precio medio del gasóleo de automoción está en 94,3 céntimos desde los 80,8 céntimos registrados el 3 de enero, es decir, 13,5 céntimos más y un 16,71 en lo que va de año. El precio del nuevo gasóleo se ha encarecido 14,6 céntimos desde enero, pasando de 83,7 a 98,3 céntimos, un 16,1 más. A juicio de los analistas, estos precios aún no reflejan la intensidad de las últimas subidas del precio del petróleo. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, adviritó de ello la semana pasada y sugirió que en el futuro más próximo se mantendrá la escalada de los precios de los combustibles. Por su parte, el Gobierno francés ha anunciado que redistribuirá el exceso de ingresos fiscales derivado de la subida de precios de los combustibles entre los sectores más afectados, fundamentalmente transportistas y agricultores. Además, ha anunciado un plan de relanzamiento de inversiones en el sector energético, incluyendo al sector petrolero pero también a la energía nuclear. China, según la CE, ha rebasado ya el cupo de exportación textil acordado en junio Algunas distribuidoras textiles, como la sueca H M, importa de China el 30 de los productos que vende en el mundo selas pudiera reducir los cupos de entrada, lo que explicaría el rebasamiento en jerséis y pantalones de caballero. De acuerdo con los datos que maneja la Comisión Europea, China habría agotado ya además el 89 de su cuota anual de exportación de blusas y el 84 de sujetadores. Una de las soluciones que se han barajado es que China pudiera pasar par- te de la cuota de 2006 a 2005 para desbloquear la mercancía que está parada en los puertos. Los distribuidores europeos de textil, agrupados en Eurocommerce, ya han advertido que el sector atravesará pérdidas, que podrían llegar hasta los 800 millones de euros, y que las estanterías de las tiendas podrían quedar semivacías este otoño, con el consiguiente impacto en puestos de trabajo. Algunas empresas de este sector, como la sueca H M, aprovisionan el 30 de todo lo que venden en China. La otra gran patronal del sector textil, en este caso el productor, Euratex, se movilizó antes del verano hasta que consiguió que la CE lograra un compromiso de China de no inundar el mercado europeo con sus productos. Estados Unidos negocia un acuerdo similar al de la UE PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Tras varios intentos fallidos y ocho meses de guerra económica, EE. UU. y China iniciaron ayer en San Francisco una nueva ronda de contactos para intentar llegar a un acuerdo que regule las exportaciones textiles procedentes del gigante asiático, que se han disparado un 58 tras la eliminación de las cuotas que regían el comercio mundial. Sobre dicha reunión planea la sombra del convenio suscrito el pasado 9 de junio entre la Unión Europea (UE) y las autoridades de Pekín, que limitaba entre un 8 y un 12,5 el crecimiento de las ventas de diez categorías de productos chinos hasta 2008. Con este precedente, Washington hará todo lo posible para frenar la avalancha de prendas fabricadas en el coloso oriental, que han invadido sus mercados y abaratado los costes de elaboración un 5,9 En gran parte debido a esta feroz competencia, el sector textil norteamericano ha perdido 26.000 puestos de trabajo este año, en el que han cerrado 19 grandes compañías del ramo. Para evitar seguir sufriendo estas pérdidas, los empresarios reclaman a la Administración Bush que, aunque sea unilateralmente, siga imponiendo a las exportaciones chinas unas cuotas similares a las que ya pesan sobre siete categorías de productos. Entre dichas prendas, destacan las camisetas, los pantalones de algodón, los calcetines, la ropa interior y las blusas sintéticas, que en apenas seis meses ya han rebasado el aumento del 7,5 establecido por Washing- ton para todo el año. Pero tan drástica medida amenaza con enturbiar las ya de por sí delicadas relaciones diplomáticas entre EE. UU. y China, que se ha quejado repetidas veces de que la cuestión textil es uno de los mayores problemas entre ambos países. Por este motivo, el gigante americano intenta pactar una solución que satisfaga tanto a su debilitada industria textil, donde se han destruido 373.000 empleos desde 2001, como a los comerciantes que venden en sus tiendas las prendas asiáticas.