Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MIÉRCOLES 17 8 2005 ABC Toros SEMANA GRANDE DE SAN SEBASTIÁN La gente no se aburrió Plaza de toros de Illumbe. Martes, 16 de agosto de 2005. Tercera corrida. Casi tres cuartos de entrada. Toros de El Ventorrillo, muy desiguales de presentación, respondieron también con diferente juego y en general sin clase; destacó con diferencia el 6 y también 2 y 5 aunque con escasa duración. Javier Conde, de sangre de toro y azabache. Dos pinchazos y se echa (bronca) En el cuarto, pinchazo, media a paso de banderillas y dos descabellos (gran bronca) Antonio Barrera, de grana y oro. Estocada ladeada (oreja) En el quinto, tres pinchazos y descabello. Aviso (saludos) El Fandi, de rosa y oro. Pinchazo, otro hondo y descabello (silencio) En el sexto, estocada (oreja y petición de la segunda) que pura ejecución, prologaron una maratoniana carrera de espaldas, acariciando los rizos de la testuz, en una quinta marcha que no la aguanta ni Roberto Carlos con sus cuádriceps. En la muleta, una trincherilla destacó por calidad sobre una faena de inicio en la larga distancia, rauda y sin poso ni reposo, más en línea que otra cosa, cuando no escupiendo los viajes prontos del cornalón toro con la izquierda hacia las afueras. Tantas revoluciones y tan abundantes pases unificaron el criterio de la parroquia, que solicitó una segunda oreja, desatada de entusiasmo y no concedida. Borraba Fandila una imagen extraña de desconfianzas y queos con un tercero de cara lavada, sin poder, ni fuerza ni bravura, mironcete y andarín, que sólo arreó en un par en el que el atlético granadino le ofreció todas las ventajas con los terrenos cambiados y los toriles detrás: salió airoso del encuentro con la potencia de un 16 válvulas. La carrera de Antonio Barrera merece un respeto imponente, tan crujida de cornadas, roturas, quirófanos y camillas. Muy motivado le tiró una larga cambiada de rodillas a un dije de jabonero, y lo lanceó a pies juntos con vibración. Procuró cuidarlo en el caballo. Un quite por gaoneras no forzó la máquina del toro tanto como unas dobladas que vació por arriba, aunque dobladas fueron. Embarcó con la derecha la nobleza un poco rebrincada de primeras, y la desplazó con largura. Se repitió, sin embargo, demasiado: la izquierda hay que presentarla antes, no con el enemigo tan entregado a su suerte o su ZABALA DE LA SERNA SAN SEBASTIÁN. La gente no se aburrió, y eso es importante. Al crítico que le zurzan, pero que el público se lo pase en grande y vuelva. Y ayer, entre el petardo sin recato de Javier Conde- -Javichu, aquí en el Norte- el esfuerzo valeroso de Antonio Barrera y las velocidades arqueadas de El Fandi, el personal se distrajo. De por medio, la corrida de El Ventorrillo sirvió a medias y con poca clase: muy desigual de presentación, encontró sus puntos de apoyo en el lote de Barrera, que se acabó pronto, y en el juego y la alegría del sexto, que destacó en el conjunto como por delante anunciaban sus hechuras. Fandi revolucionó el cotarro a última hora en un tercio de banderillas que puso la plaza como una caja de alfileres con un imán encima: en pie. Las moviolas y el violín, puro poderío más Antonio Barrera cortó la primera oreja de la feria muerte. Los adornos últimos a dos manos y un espadazo le significaron la primera oreja de la feria. Otra pudo caer del alto y basturrón y tardo quinto, al que había que alcanzarle el hocico con la franela y dejársela siempre puesta. Dos pases cambiados por la espalda, el segundo por cojones, y una cadena de derechazos valentones y lineales (esa zurda ausente de nuevo) le colocaron en posición de triunfo, que desgraciadamente se disipó con el acero. EFE Javichu Conde no se despeinó. Machacó al cuarto, que algo apuntaba, en el caballo: infame la lidia, como si fuese un barrabás. O para hacer que los tendidos apreciasen endemoniadas condiciones. Ni uno dio sin demudar el incoloro y duro rostro. Tampoco en el manso primero, que terminó por echarse ante tamaña desvergüenza y varios pinchazos indolentes. Las broncas desahogaron tensiones, que es malo acumular estrés. Esplá, más de un mes en el dique seco por fractura de tres costillas FRANCISCO PICÓ VALENCIA. Luis Francisco Esplá deberá permanecer inactivo alrededor de cuarenta días a causa del percance que tuvo el pasado domingo en la feria de Béziers (Francia) El alicantino sufrió fractura de tres costillas, de las que una de ellas penetró en la pleura, produciéndole un neumotórax. Esplá continuaba ayer ingresado en la clínica Saint Privat de Béziers, a la espera de que los doctores autoricen su traslado a Alicante. Esplá, que sólo tuvo palabras de agradecimiento para los médicos que le atienden- un equipo extraordinario comentó que la cogida sobrevino durante la faena de muleta: Me confié y el toro me dio un tantarantán. Ha sido mala suerte, pero hay que aceptarlo También explicó que, pese al largo tiempo que estará en el dique seco, no perderá un número elevado de corridas, pues yo no soy torero de cifras DÍAZ JAPÓN La última Puerta del Príncipe de Manolo Vázquez en Sevilla Los restos mortales de Manolo Vázquez fueron enterrados ayer en el cementerio sevillano de San Fernando tras la misa de corpore insepulto y después de recibir un homenaje póstumo en la Real Maestranza. Numerosas personalidades del mundo del toro y de la vida política y social de Sevilla quisieron dar su último adiós al Brujo de San Bernardo, cuyo féretro cruzó la Puerta del Príncipe entre los gritos de ¡torero, torero! De nuevo, Manolo Vázquez volvió a atravesar el arco de la gloria que conduce a la eternidad torera.