Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 17 8 2005 ABC Rescatan a 97 inmigrantes de un barco negrero que llevaba más de un mes a la deriva cerca de Tenerife Los ocupantes denuncian que la tripulación arrojó varios cadáveres al mar b La embarcación, que salió hace casi dos meses de un puerto de Cabo Verde, se encontraba en pésimas condiciones, sin sistemas eléctricos ni de comunicación BERNARDO SAGASTUME SANTA CRUZ DE TENERIFE. Un barco pesquero con 97 personas a bordo, sin bandera y a la deriva, fue rescatado ayer por la mañana a 23 millas náuticas (unos 42 kilómetros) del sur de Tenerife tras navegar entre uno y dos meses desde su partida de las costas de Cabo Verde, país de origen de sus dos únicos tripulantes. El delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, descarta, sin embargo, que el buque se hubiera echado a la mar hace tanto tiempo dado el estado físico que presentaban sus ocupantes. En su opinión, pudo salir de su última escala hace seis u ocho días Aunque aún no se han podido confirmar las versiones sobre el fallecimiento de varios de los pasajeros, en su mayoría subsaharianos, algunos ocupantes relataron a la tripulación del buque escuela estadounidense Eagle- -que dio el aviso a las autoridades- -que un número no establecido de muertos habría sido arrojado al mar durante la travesía. Estas afirmaciones fueron reiteradas al Servicio de Urgencias Canario (SUC) cuyo personal tomó contacto con el barco treinta minutos antes de su llegada a la costa. En cualquier caso, al llegar al puerto tinerfeño de Los Cristianos no se encontraron cadáveres en la embarcación. Según explicó un médico del SUC, el barco negrero viajaba con el timón y el resto de la maquinaria rotas y haciendo agua y parecía ser un barco para la práctica del submarinismo, puesto que tenía múltiples pegatinas referen- De los 97 inmigrantes, 24 fueron ingresados en hospitales tinerfeños DESIRÉE MARTÍN Otra patera con 37 sin papeles llega al muelle grancanario de Arguineguín ERENA CALVO LAS PALMAS. Una barquilla con 37 inmigrantes subsaharianos sin papeles llegó ayer al muelle de Arguineguín, en el municipio grancanario de Mogán. A su llegada a la costa, todos los ocupantes mostraban un buen estado de salud. La patera fue avistada a última hora de la tarde del lunes, cuan- do navegaba a unas 135 millas al sur de la isla de Gran Canaria. Una embarcación de Salvamento Marítimo la remolcó hasta Arguineguín, donde ambas llegaron en torno a las dos de la tarde. Durante el trayecto los inmigrantes, que presentaban cuadros de deshidratación, fueron atendidos por el personal de Salvamento. Esta es la tercera barquilla que llega a Gran Canaria en sólo siete días. Sin embargo, y pese a la numerosa llegada de inmigrantes, la isla aún no cuenta con un servicio de asistencia a pie de playa, punto incluido en el plan de inmigración firmado con el Estado y que podría entrar en vigor en septiembre. suero. Al llegar al puerto tinerfeño de Los Cristianos, se dispuso la atención médica de todos los ocupantes en un hospital de campaña que se montó en el mismo muelle, y posteriormente veinticuatro de ellos fueron derivados a distintos centros hospitalarios de Tenerife. El director médico del SUC, Carmelo Duarte, relató a ABC cómo mientras los inmigrantes recibían ayuda sólo pedían comida y bebida, además de decir el país de origen de cada uno El cansancio y el verse detenidos volvía difícil la conversación aseguró Duarte. Dos meses en el mar Aunque en un primer momento se estimó que la embarcación llevaba dos meses a la deriva, los dos intérpretes de la Cruz Roja que colaboraron en la asistencia pudieron determinar que ese lapso era menor, pero que sí habían pasado unos 60 días desde que zarparon de la isla de Sal, en Cabo Verde. Al parecer, antes de proponerse llegar a las costas canarias, el barco tocó varios puertos en distintos puntos de la costa africana, donde recogió a sus pasajeros. De ahí que su nacionalidad fuera tan variada, ya que entre ellos había ciudadanos originarios de Liberia, Sierra Leona, Costa de Marfil, Gambia y Guinea Conakry, entre otros países. A pesar de la coordinación mostrada por todos los cuerpos que han participado en el rescate, el Gobierno de Canarias recordaba ayer la importancia de contar con más medios para la lucha contra el fenómeno de la inmigración, que constantemente bombardea las costas del archipiélago. La mayoría de los ocupantes presentaba síntomas de deshidratación tras dos meses de navegación tes a esta actividad deportiva. El rescate de la embarcación se vio dificultado por las grandes olas y el fuerte viento que azotaba las costas canarias, lo que hizo imposible abordar el casco hasta poco antes de que tocara tierra firme. El pésimo estado del pesquero, además, obligó al buque de Salvamento Marítimo Punta Salinas a remolcarlo a una velocidad muy baja, ante la posibilidad de que su casco se fracturase. Aunque en un primer momento se pensó trasladar en helicóptero hasta la costa a los inmigrantes, el peligroso estado del mar y el nerviosismo que presentaban los ocupantes obligó a desechar esta idea y esperar a que el barco llegara al puerto, donde le esperaba un amplio operativo de atención inmediata de Cruz Roja, compuesto por 36 voluntarios, cinco ambulancias y siete vehículos de transporte. Una madre y su hijo Las pésimas condiciones en las que se encontraban los ocupantes del barco negrero obligaron a las primeras asistencias a estabilizar con sueroterapia a cuatro inmigrantes, que presentaban graves problemas de deshidratación. En el grupo, en su mayoría jóvenes, sólo había una mujer que viajaba junto a su hijo de apenas año y medio, que también tuvo que ser atendido con