Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional DIECISIETE MILITARES ESPAÑOLES MUEREN EN AFGANISTÁN MIÉRCOLES 17 8 2005 ABC BONO ES UN ESPECTÁCULO LOS FALLECIDOS Luto en Pontevedra y Sevilla Pontevedra y El Copero (Sevilla) eran los destinos de los 17 militares fallecidos ayer en Afganistán. David Guitar Fernández Menor de 30 años. Capitán de la Base de El Copero (Sevilla) natural de Alcalá de Guadaira y piloto del aparato. Juan Morales Parra 39 años. Natural de Ronda, deja mujer y dos hijas de 7 y 4 años. También piloto. Alfredo Francisco Jodar Sargento de El Copero (Sevilla) Mecánico. Pedro Fajardo Cabeza 28 años. Natural de Alcalá de Guadaira. Artillero del helicóptero. José Manuel Moreno Enríquez 27 años. Natural de Alcalá de Guadaira. Artillero. Javier González Hernández Teniente de la Brilat. Madrileño, llevaba C abía pensar que los hechos terminarían por dejar mal a José Bono por su insolidaridad con la política del Gobierno del Partido Popular en relación con la guerra de Irak y por su comportamiento ante la desgracia del Yakolev. Pero ¿cómo imaginar que la venganza de la Historia iba a ser de tal inmediatez y crueldad? El incendio de Guadalajara le dejó tan fuera de juego que prefirió hundirse en el silencio. Ahora este Yakolev II le va a obligar a estar en el escenario muchas semanas. Así que, a la vista de las circunstancias, me temo que ya no va CÉSAR ALONSO a dejar de hablar hasDE LOS RÍOS ta agotarnos. Habrá que resistir. Bono no merece piedad. Ha sido un perseguidor. Durante un buen tiempo José Bono va a convertirse en un espectáculo. Ayer nos dio la primera sesión. Digna de él. La conferencia de prensa fue abrumadora, estomagante y relamida ad nauseam. Habrá otras muchas. Podemos adelantar ya el argumento de la próxima. Nos describirá morosa y morbosamente las terribles escenas de la catástrofe. Habrá otras dedicadas a la identificación de los cadáveres y en ellas hará gala de la utilización de las técnicas más exquisitas. Esto no es el Yakolev. Él no es Trillo. Por supuesto dejará hablar a los expertos del Estado Mayor cuando le interese. Ahora responsables y autorizados. Y en función de las provocaciones de los periodistas se dedicará a demostrar que si la catástrofe del Yakolev tuvo unos culpables, en esta de ahora todo lo ha hecho la mano de Dios. Porque Bono es creyente. Vamos a doctorarnos en Bono en los próximos tiempos, lo que, bien mirado puede ser una gran suerte ya que estamos ante un político de cuidado, de los que yo considero peligrosos. Especialmente por su populismo. En esta primera comparecencia, al pedirnos respeto para el dolor y para el luto, él que ha estado utilizando el uno y despreciando el otro, hizo una exhibición de cinismo difícilmente superable. Él sabe que su comportamiento nos produce a muchos millones de ciudadanos vergüenza ajena pero sabe también que los socialistas quieren que sus dirigentes amen el poder por encima de todas las cosas. Uno de los aspectos más grimosos del espectáculo que nos espera va a ser el despliegue de la retórica propia de Bono, esto es, de un predicador seglar. El ejercicio de declamación que hizo ayer, al dar lectura a la lista de militares muertos, fue una pieza maestra. El espectáculo no ha hecho más que comenzar. En el acuartelamiento a todos se nos ha caído el mundo encima Escenas de dolor entre los familiares y compañeros de los desaparecidos b El Copero (Sevilla) y Ponteve- dra eran los lugares de procedencia de los 17 militares que ayer perdieron la vida en el trágico accidente de Afganistán SEVILLA PONTEVEDRA. Dos zonas de España estaban consternadas a media mañana, justo cuando empezaron a llegar las primeras noticias de la tragedia. De El Copero en Sevilla, faltaban cinco militares y los primeros datos eran muy pesimistas sobre la suerte que podían haber corrido. Pero peor fue la certeza de conocer que los cinco viajaban, junto a doce compañeros, en el helicóptero siniestrado; se trataba de David Guitar Fernández, capitán y piloto de la nave; Juan Morales Parra, brigada y también piloto; Alfredo Francisco Jodar, sargento y mecánico, y los soldados Pedro Fajardo Cabeza y José Manuel Moreno Enríquez, responsables de las dos ametralladoras que componen el armamento del que está dotado el helicóptero. Siguieron las novedades por TV La trágica noticia se disparó por todo el acuartelamiento hispalense. A mediodía, el accidente del helicóptero en Afganistán era ya el único tema de conversación entre los militares del lugar, que con el corazón encogido fueron llegando uno tras otro a la cantina para seguir las novedades por televisión. Con los informativos en las pantallas y los primeros datos oficiales, nadie podía disimular el impacto de conocer que cinco de las víctimas eran compañeros suyos. Aunque todos reconocían que tragedias como ésta son gajes del oficio y que el peligro es parte del sueldo lo cierto es que eran muchos los militares que no pudieron contener las lágrimas al enterarse de que no volverían a ver a esos compañeros. Estamos todos destrozados, con la mirada perdida, sin saber qué decir ni qué hacer explicaba uno de los acuartelados a ra era una de las localidades más conmocionadas, pues tres de los diecisiete españoles fallecidos en el siniestro eran vecinos de allí. El Ayuntamiento convocó una reunión de la Junta de Portavoces, que acordó decretar tres días de luto en memoria de los jóvenes fallecidos; los soldados nacidos en Alcalá de Guadaira no llegaban a los 25 años. Los residentes de la calle Dr. Marañón estaban ayer consternados por la noticia de la muerte de Pedro Fajardo Cabeza y José Manuel Moreno Enríquez. También la esposa del capitán David Guitar Fernández era natural de Alcalá, por lo que la pareja, que contrajo matrimonio hace solamente un año, fijó su residencia en esta ciudad. Guitar Fernández era piloto y había ascendido a capitán hacía semanas. Juan Morales Parra, brigada y también piloto, tenía 39 años de edad, deja mujer y dos hijas de 7 y 4 años. Era natural de Ronda y llevaba 10 años viviendo en la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe. Sus vecinos declinaron ayer comentar el fallecimiento de Morales Parra, aunque mostraban su pesar por lo ocurrido. El quinto fallecido procedente de la base sevillana de El Copero Alfredo Francisco Jodar, era natural de Huelva. Conmoción en Galicia También en Pontevedra la consternación era palbable al conocer que doce miembros del Regimiento Aerotransportable de esta localidad gallega estaban entre los fallecidos. A fuerza de buscar una explicación a lo ocurrido, fuentes militares manifestaron que la zona oeste de Afganistán donde murieron los diecisiete militares españoles es un terreno árido y montañoso donde los vehículos blindados y los vuelos tácticos son la única forma segura de trasladarse. Al menos, hasta ahora. Poco a poco fueron trascendiendo más detalles. El teniente Javier González Hernández, el militar de mayor rango de los doce pasajeros Escenas de dolor en Pontevedra EFE ABC. Muchos nos hemos desahogado llorando, es normal. Se nos ha caído el mundo encima añadía. El militar explicaba que había guardado cierta relación con uno de los dos soldados muertos, José Manuel Moreno Enríquez, de Alcalá de Guadaira. Ya no va a volver vivo. Era un gran chaval, una persona muy buena y un gran militar, por encima de todo un gran militar comentó. Precisamente Alcalá de Guadai-