Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 17 8 2005 Opinión 5 MEDITACIONES CONDOLENCIAS RICE E NTRE las condolencias que recibió el Gobierno con motivo de la muerte de los diecisiete militares españoles en Afganistán estuvo la de Estados Unidos. Su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, telefoneó a Miguel Ángel Moratinos para, en nombre de la Casa Blanca, expresar su pésame a las familias de las víctimas, al Ejecutivo y al pueblo español Las relaciones bilaterales con EE. UU. permanecen en un standby de baja intensidad y se circunscribena determinados niveles. Entre jefes de Gobierno, el asunto sigue estancado. Zapatero sigue esperando que Bush le devuelva la llamada que le hizo allá por el mes de noviembre para felicitarle por la reelección. Y todo parece indicar que puede esperar sentado, más tiempo quizás que el que estuvo al paso de la bandera de las barras y las estrellas el día de aquel desfile. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR ¿Y AHORA QUÉ? LEYENDO ESCRIBIENDO DE JULIEN GRACQ Ediciones y Talleres de Escritura Creativa Fuentetaja Madrid, 2005 302 páginas 22 euros S Sutileza lectora La brillantez oculta y silenciosa de Julien Gracq es paradigmática. Se percibe con absoluta nitidez en este excelente libro escrito desde el pulso interior de quien es a sus 95 años el decano de las letras francesas. Con una cadencia soterrada que fluye por las aguas estrechas de una lectura que se dilata en las profundidades inconscientes del lector que sólo sabe ser lector, Leyendo escribiendo nos sitúa en la estela que deja tras de sí el quehacer crítico de quien es capaz de olfatear bocados suculentos entre montañas de libros. Por eso, estamos ante un libro que puede catalogarse como sólo apto para minorías. De hecho, habría que cerrar aún más el círculo y decir que es para minorías muy minoritarias: esa happy few stendhaliana que vive emboscada dentro de la tupida Arcadia libresca que se levanta más allá de la árida superficie que domina las coordenadas de nuestro tiempo. En fin, el testimonio escrito de alguien que ha sabido aplicarse la máxima de Chamfort de que existe una melancolía que conduce a la grandeza de espíritu algo que es especialmente palpable en todos los escritos de Gracq. También en este. JOSÉ MARÍA LASSALLE I la lógica no está también de vacaciones en La Mareta (aunque igualmente las interrumpa en el verano de su supremo gafe) supongo que a lo del Cougar Puma en Herat se aplicará el protocolo de la demagogia progre que se siguió al pie de la letra en ocasiones anteriores, como el Prestige, la presencia española en Irak, el 11- M o el accidente del Yakolev. Supongo, por tanto, que cuando usted esté leyendo estas líneas, las ciudades de España, sus calles todas, estarán llenas de los clásicos letreros del Queremos saber Supongo que no habrá tertulia radiofónica, editorial de periódico adicto al régimen, mesa de debate televisivo ni artículo de opinión de truchimán políticamente correcto donde no se exprese la inmediata necesidad de que el Gobierno informe de lo que en verdad ha ocurrido en Herat y se traiga a las tropas de vuelta, que allí no se nos ha perdido nada. ANTONIO Supongo que, movido por esta coBURGOS rriente de opinión del buen rollito, el ministro de Defensa o portavoz aun más autorizado del Gobierno comparecerán de hora en hora, y si es de treinta en treinta minutos mejor, para informar sobre el resultado de las investigaciones a pie de obra y minuto a minuto. Supongo que en su teléfono móvil habrá recibido usted a estas horas decenas de mensajes cortos alusivos, textos naturalmente espontáneos, nunca emitidos desde despacho oficial alguno, en los que se hagan preguntas fundamentales como: ¿No quedamos en que no iba a haber un solo soldado español más en una guerra que no es la nuestra? ¿Qué pleno del Congreso de los Diputados autorizó la presencia en Afganistán de los militares muertos por la Patria? Supongo que esto de militares muertos por la Patria no lo dirá absolutamente nadie ¡huy, lo que he puesto! Supongo que la identificación de las víctimas se ha- rá de modo que dentro de nada el ministro cesará, como es tradicional en estos casos, a media cúpula de Defensa y a parte de la otra media. Supongo que durante la celebración del funeral con diecisiete banderas de España (una por cada autonomía) cubriendo otros tantos féretros de otros tantos militares que dieron la vida por ella, la organización tendrá en cuenta que sus familiares, viudas y huérfanos puedan increpar convenientemente al Gobierno políticamente responsable de los hechos. Supongo que el equipo médico habitual de los pancarteros y pegatineros, encabezados por el- barra- la Bardem de turno y con el correspondiente acompañamiento de ramoncines, guayómines, aragones, victormanueles y otros perceptores de subvenciones culturales leerá los comunicados de costumbre, tomará las pancartas de reglamento contra la presencia de tropas españolas en los chirlos mirlos y se pondrá las pegatas de rigor con las clásicas leyendas de Nunca más un Afganistán Supongo que, a falta de premios Goya, para la propaganda de estas tesis pacifistas serán aprovechados por los mencionados y asimilados todos aquellos pregones municipales de fiestas que en estos días pronuncian cual Bien Pagá, en los que pedirán la inmediata retirada de nuestras tropas. Supongo que el ministro Bono será declarado prófugo o réprobo, algo esdrújulo, por el Congreso de los Diputados, y que los familiares de las víctimas, amablemente invitados a pasar, podrán insultarlo a la puerta de su propio despacho. Supongo que desde el talante y el diálogo se conseguirá la dimisión de todos los responsables políticos, así como el inmediato repliegue de nuestros soldados. Quizá sea mucho suponer. Supongo que de todo tendrá la culpa Aznar. Aunque a los soldados los mandase ZP a Afganistán el pasado día 12, en una misión exactamente igual de humanitaria que la de Irak. Y, si no es Aznar, será La Cierva. Por haber inventado el autogiro.