Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MARTES 16 8 2005 ABC Deportes Agassi no parece entender lo que acaba de pasar en la final de Montreal, mientras Nadal celebra su primer título en pista rápida Agassi se rinde ante el don de Nadal El maestro se deshizo en elogios hacia el alumno aventajado tras caer en la final de Montreal DOMINGO PÉREZ MADRID. Andre Agassi se ha convertido en un símbolo. A sus 36 años, después de 20 temporadas en el circuito, atesora tanta experiencia, tantas idas (en 1997 llegó a estar el 141 del mundo) y venidas (en 1999 acabó el año como número 1) y tanta sabiduría que se ha convertido en el ejemplo a seguir. Agassi está muy lejos de aquel díscolo melenudo de finales de los 80 que insultaba a los jueces o escupía a los líneas. Ha perdido su cabellera y ha ganado mucho seso. Es el patriarca del circuito. El maestro. Enseña profesionalidad y educación por donde va. Ha recibido en los últimos años varios premios a su deportividad. Se ha convertido en el ídolo más admirado por sus colegas de profesión. Sus vaticinios alcanzan categoría de verdades. Sus juicios, de sentencias. Examina a los niños de la nueva generación desde el pedestal de sus 1.118 partidos disputados (854 victorias) desde un palmarés alucinante, pero, sobre todo, desde un nivel de juego que aún hoy en día asombra. Tal vez ya no esté a la altura de Federer, Roddick, Hewitt, Safin o el propio Nadal aunque ninguno le gana con facilidad- -cuando le vencen- pero sigue estando entre los diez mejores del mundo y apuntándose a finales y títulos (al- canzó el número 60 hace dos semanas) En el fondo es a lo que se refería Rafa Nadal cuando, con el descaro, a veces torpeza, de sus 19 años dijo aquello de me gustaría jugar contra Agassi antes de que se jubile que tan mal sentó en los medios estadounidenses, pues lo consideraron como una falta de respeto al divino calvo Sin embargo, Andre no malinterpretó las palabras del discípulo. Tras su derrota en la final de Montreal ante el ciclón mallorquín (6- 3, 4- 6 y 6- 2) hasta se permitió bromear con ello en la entrega de trofeos. Le dijo al español: Me alegro de haber podido jugar contra ti antes de que te retires Un pescozón por insolente el que se llevó Rafa que, sin embargo, poco después pudo escuchar orgulloso la sentencia del profesor Agassi se explayó en la rueda de prensa posterior sobre las virtudes del de Manacor: Es el jugador que mejor se desplaza en todo el circuito. Es endiabladamente rápido. Existen varias formas de manejar la velocidad. Hay algunos muchachos increíblemente rápidos, pero que sólo utilizan esa rapidez defensivamente. Cuando pasa eso no suelo inquietar me porque lo único que hacen es correr. Hay otros que son rápidos ofensivamente, pero en cuanto los pones en situación defensiva tienen problemas. Y luego está... Nadal La hora de los halagos Tiene un don especial. La capacidad de correr, pero de mucho más. Es capaz de pasar en un instante de un golpe defensivo a otro ofensivo. Siempre te tiene sobre ascuas. No sabes qué hacer. Te obliga a arriesgar y a cometer errores que jamás haces Halagos, en fin, que se sucedieron y que valen su peso en oro por venir de quien vienen y porque no suele prodigarlos más que para los elegidos. Alabó, también, la mejoría en el saque del español (ganó 65 de los 67 juegos en los que sirvió en Canadá) Tiene un segundo que como no estés muy atento ni te enteras de dónde bota y lo dice el hombre que está considerado como el mejor restador del mundo... Puede sentirse feliz Nadal. Logró su noveno título del año, su tercer Masters Series, su primer éxito en pista rápida... pero, ante todo, se ganó el respeto de uno de los más grandes de la historia. Los americanos disipan sus dudas y le nombran candidato al US Open Tienen mala memoria los periodistas americanos. Han recibido el triunfo de Nadal en Montreal como la confirmación de que el mallorquín no es sólo un jugador de tierra batida Curiosa afirmación cuando por aquí todo el mundo lo tenía muy claro. Se olvidaban los colegas estadounidenses de que este mismo chaval, seis meses más joven, tuvo contra las cuerdas a Hewitt en la cuarta ronda del Open de Australia en un partido que se fue al quinto set. Tampoco les valía como prueba de que su estilo es tan mortal en cemento como en arcilla, la final que perdió por los pelos en el Masters Series de Miami frente a Federer- -estuvo dos sets arriba- Y si no se acordaban de estos antecedentes, mucho menos de cuando salvó a España de la eliminación en la cancha rapidísima y cubierta de Brno... En fin, que acaban de descubrir sus dotes para la pista dura y le han nombrado candidato oficial al US Open.