Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 MARTES 16 8 2005 ABC Sociedad Rebelión en Gran Bretaña contra el plan laborista de vender alcohol las 24 horas La polémica decisión del Gobierno británico entrará en vigor el próximo mes de noviembre cambio en las estrictas regulaciones actuales aumente el número de delitos violentos, entre ellos violaciones y peleas callejeras MARCELO JUSTO LONDRES. La policía, los jueces y una creciente legión de diputados del Reino Unido se están levantando en armas contra la decisión del Gobierno laborista de autorizar la venta de bebidas alcohólicas las 24 horas del día a partir de noviembre. En la tierra de los hooligans el temor es que este cambio de las estrictas regulaciones horarias actuales aumente drásticamente el índice de delitos violentos, incluyendo violaciones y peleas. Es tal la desconfianza repecto a la cultura alcohólica reinante entre los ingleses, consistente en beber la mayor cantidad posible en la menor cantidad de tiempo, que una amalgama de diputados de los principales partidos, incluyendo el oficialista, amenazó con utilizar un arcaico procedimiento parlamentario para paralizar la formalización de la polémica ley. El líder del principal partido de la oposición, el conservador Michael Howard, que en su momento dio su apoyo condicional al texto legal, señaló al matutino The Times que el Reino Unido no está todavía listo para legalizar la venta de alcohol a todas horas. Dijimos que para que esta ley entre en vigor se debía tener bajo control la cultura de la borrachera desenfrenada. Nos falta mucho para conseguirlo señaló Howard. El juez Charles Harry, miembro del Consejo de Jueces, que representa a 600 magistrados de todo el Reino, cree que la medida conducirá a una inevitable explosión de violencia. Una alta proporción de los delitos de violencia son causados por el alcohol. En el Continente europeo no tienen este tipo de problemas porque existe otro tipo de cultura respecto al alcohol. La gente se sienta y bebe con tranquilidad en un café. Muy diferente a lo que pasa aquí, donde todos se apelotonan en torno al mostrador pidiendo su bebida a gritos para consumir el mayor número de galones de cerveza posibles dijo el juez Harris. Por su parte, Peter Fahy, jefe de la policía de Cheshire, en el noroeste del país, advirtió que los desmanes de los viernes y sábados sucederían cada noche de la semana. Como resultado tendremos menos recursos policiales para atender los problemas diurnos y más para dedicarle a los nocturnos dijo Fahy. El comentario no es inocente. En el contexto de seguridad postatentados de julio, con miles de policías dedicab Se teme que este dos a tareas de patrullaje antiterrorista, el Gobierno es consciente de que no puede despilfarrar recursos para controlar hordas de borrachos. Ante la avalancha de críticas el Ejecutivo dijo estar abierto a modificaciones si la nueva ley llegaba a desatar el infierno tan temido por sus opositores. El secretario de estado de Cultura, James Purnell, prometió que haría un seguimiento con jueces y policía para evaluar cómo funciona la medida en la práctica. Si encontramos que no está funcionando, cambiaremos de política indicó. El problema Las estadísticas confirman los temores de las autoridades. Según los datos oficiales más recientes, casi la mitad de los delitos violentos cometidos en el Reino Unido- -incluyendo violencia doméstica y sexual- -se producen por exceso de consumo alcohólico. Especial preocupación existe por la cultura del binge drinking la borrachera desenfrenada a la que aludía el líder de los conservadores Michael Howard. Esta práctica es particularmente visi- ble durante los fines de semana. Alcohol Concern, una ONG creada hace 20 años para elevar la conciencia sobre el problema, cree que todo forma parte de un modelo histórico- cultural muy arraigado. Viene de la revolución industrial. Se cobraba la paga los viernes y se creó el hábito de gastar de inmediato todo el dinero en la taberna indicó a ABC la portavoz de la organización, Anne Jenkins. La primera legislación sobre consumo alcohólico es de 1870 y fue reforzada durante la Primera Guerra Mundial para asegurar el esfuerzo bélico nacional. El horario establecido entonces era muy rígido: de 11 a 15 y de 18 a 23. En la década de los 90 se permitió el horario continuado, pero se mantuvie- Hoy, casi la mitad de los delitos violentos del Reino Unido se producen por excesivo consumo de alcohol ron las horas de apertura y cierre. En un artículo publicado en el matutino The Independent la comentarista Maxine Frith describió el impacto de este tipo de horario. A las 22.30 los parroquianos empiezan a pedir tragos como para ganarle a la hora de cierre. Si alguien tiene una pinta de cerveza pide dos más y se apura a tomarlas antes de que cierre el local. De golpe, a las 11, la gente está en la calle con un caudal considerable y repentino de alcohol en el cuerpo. No es de extrañar que haya incidentes señaló. Frith se encuentra entre los que creen que gran parte del problema es esta rigidez de los horarios de las tabernas. Los problemas sociales y de salud vinculados con este tipo de cultura son muy graves. La actual ley es francamente absurda, señala Frith. No son pocos los escépticos que piensan que en realidad el problema es mucho más profundo y se centra en que el carácter inglés- -flemático, impasible, formal, rígido y frío- -es un chaleco de fuerza que sólo se puede perforar con copiosos fluidos alcohólicos. Toni Blair toma una pinta tras un mitin el pasado mes de febrero AP