Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 8 2005 27 La recuperación de Lavapiés se complica por la inseguridad y el caos de tráfico, aunque mejora la limpieza Más de 70.000 alumnos se beneficiarán el próximo curso de las becas de comedor en los colegios El tremendo calor que embistió ayer a la capital no le ganó el pulso a los miles de feligreses que abarrotaron el casco antiguo de la ciudad para acompañar, como cada 15 de agosto, a una de las imágenes de la Virgen más queridas por el pueblo madrileño Sangría y abanico, mucho abanico, para los fieles más valientes TEXTO: C. H. FOTOS: JAVIER PRIETO la Corporación Municipal y los ciudadanos de a pie, una a una, las personas que se encontraban allí fueron acercándose a la imagen de La Paloma para mostrarle sus respetos. El alcalde, como un devoto más, hizo lo propio y besó el lienzo. Asimismo, realizó la ofrenda floral a la Virgen. A las ocho, la patrona popular madrileña procesionó por las calles del centro de la capital y, sobre las diez de la noche, Alberto Ruiz- Gallardón hizo entrega de las palomas que concede la Hermandad del Cuerpo de Bomberos a personas y colectivos que han realizado una labor destacada y provechosa en el conjunto de la comunidad. Este año recayeron sobre el Club Deportivo Getafe; la viuda del ordenanza Andrés Lera; el médico del Cuerpo de Bomberos, Ángel Zurbano, y la secretaria de la parroquia en la que se aloja la Cofradía, Isabel Martín. MADRID. Son las siete y media de la tarde, y las calles que conforman el barrio de La Latina son ya un hervidero humano. En la ronda de Segovia, junto a la Puerta de Toledo, un nutrido grupo de personas hace cola a las puertas de un retén de Bomberos. Cuando se ve tal acumulación de gente al sol, la pregunta más usual es: ¿Qué estarán regalando? Vasos de sangría aclara uno de los bomberos del Parque III. Se trata de una tradición que, un día como el de ayer, de un calor que superó los 35 grados, tiene más sentido que nunca. Antes de que saliera la Virgen de la Paloma ya se había repartido un millar de vasos de la refrescante bebida. Fuera, el público femenino rompe el silencio de la espera con un continuo meneo de abanicos. Es el pulso agosteño a una feligresía tan entregada, que no sabe de calor. A las ocho en punto de la tarde llega el momento más esperado. Los 26 hombres andantes encargados de portar el paso de la Virgen están ya preparados cuando aparece bajo el dintel del Santuario la santísima imagen, que, acompañada de ovaciones y aplausos, es colocada en el paso. Pese a las muestras de emoción, el pueblo madrileño se comporta con el gran respeto que sólo da la verdadera devoción. Conforme la procesión va cruzando la plaza de La Paloma, las miradas (muchas de ellas, arrasadas por las lágrimas) se posan en los ojos de Ella. Es el momento de pedirle ayuda para aquél pariente enfermo u ofrecer el agradecimiento porque esa mala racha que ha terminado. Carmen, que ha venido acompañada, como cada año, de su marido Jacinto, vive en Cuatro Caminos, pero se muestra tan castiza como si hubie- Una familia de chulapos al completo, junto a la Virgen de la Paloma ra nacido en el mismo Cascorro. Nos vestimos de chulapos para San Isidro, San Cayetano y La Paloma. Para nosotros, todos los santos son muy especiales. Esperamos que la tradición jamás se pierda, porque siempre quedará alguien que la siga comenta. JAVIER PRIETO La compañía de Don Hilarión Y como de tradición también va la cosa, no podía faltar Don Hilarión, con alguna cana más que el año pasado, pero siempre con una hermosa mujer de su brazo. Les acompañan El Julián, La Casta, La Susana y la Maja de La Latina. No falta nadie. Ni siquiera el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, recién llegado de vacaciones, ni el vicepresidente segundo de la Comunidad y consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada. Madrid recibe a la Virgen de la Paloma al son de la Marcha Real cómo no, que es interpretada por la Banda Municipal Manuel de Falla de Alcorcón. Su paso va engalanado con flores de varios tipos, pero destacan las rosas y claveles claros. Hay quien comenta por el barrio que, cada año, recibe un ramo de una latina muy especial, Lina Morgan. La procesión transitó sin incidentes. El Cuerpo de Bomberos realizó su exhibición de maniobras junto a la Puerta de Toledo y, tras una suelta de palomas, la Virgen prosiguió su camino por las principales calles del barrio. A su paso, una chulapa susurraba: Cada año me emociono más