Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Deportes MUNDIAL DE ATLETISMO BALANCE ESPAÑOL LUNES 15 8 2005 ABC Salto atrás del equipo español, que retrocede dieciocho años Presenta casi el mismo balance de Roma 87, cuando hubo dos medallas y cinco finalistas M. FRÍAS HELSINKI. El equipo español de atletismo ha retrocedido dieciocho años después de conseguir en este Mundial dos medallas (plata y bronce) y diez finalistas, casi los mismos números que los del Mundial de Roma 87, en el que se ganaron dos medallas del mismo color que las de ahora y se clasificaron cinco finalistas. Quizás se podría entender una comparación mejor con el Mundial de Gotteborg 95- -dos medallas y ocho finalistas- pero las preseas fueron de oro y plata, de mayor nivel que las de Helsinki. Antes de valorar los resultados, la primera llamada de atención se produce por el hecho de que España ha venido a competir sin velocistas (en 100, 200 y 400 metros tanto en hombres como en mujeres, y sólo se trajo al equipo de 4 x 400 masculino, que demostró que no especialistas) y que el fondo, sector emblemático hasta el momento, ha pasado a mejor vida para los españoles en un Mundial. Sorprenden los malos resultados cosechados, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de los atletas apuntaron que venían como nunca y que aspiraban a lo máximo. Algunas palabras sonaron después ridículas. Sólo tres reconocieron que no llegaban en su mejor momento de forma: Manuel Martínez, José Ríos y Marta Domínguez. El primero, aquejado de una enfermedad que le ha hecho perder 20 kilos, dijo que en el mejor de los casos podía lanzar a 20,50 metros. No llegó a 20. Ríos viajó recién salido de una lesión y eso para un maratón es dar mucha ventaja. Domínguez, recuperada a toda velocidad de su lesión, poco pudo hacer ante las africanas. 2 medallas 20 km marcha Paquillo Fernández Plata Juan Manuel Molina Bronce Las notas de ABC Sobresaliente: Paquillo Fernández (20 kilómetros marcha) y Juan M. Molina (20 kilómetros marcha) Notable: Arturo Casado (1.500) Juan Carlos Higuero (1.500) Juan Carlos de la Ossa (10.000) Penti (3.000 obstáculos) Lino Martínez (longitud) Mayte Martínez (800) Natalia Rodríguez (1.500) Naroa Agirre (pértiga) y María Vasco (20 kilómetros marcha) Aprobado: Eugenio Barrios (800) Reyes Estévez (1.500) Alberto García (5.000) Iván Rodríguez (400 vallas) Óscar González (decatlón) Jesús A. García (50 km. marcha) Julio Rey (maratón) Marta Domínguez (5.000) Isabel Eizmendi (maratón) Glory Alozie (100 vallas) y Cora Olivero (400 vallas) Suspenso: Antonio Reina (800) Manuel Olmedo (800) Jesús España (5.000) Roberto García (5.000) Felipe Vivancos (110 vallas) Luis M. Martín (3.000 obstáculos) José L. Blanco (3.000 obstáculos) Manuel Martínez (peso) Mario Pestano (disco) José I. Díaz (20 kilómetros marcha) Mikel Odriozola (50 kilómetros marcha) José Ríos (maratón) Chema Martínez (maratón) Kamel Ziani (maratón) relevo 4 x 400, Nuria Fernández (1.500) Rosa Morató (3.000 obstáculos) Concha Montaner (longitud) Carlota Castrejana (triple) Ruth Beitia (altura) Marta Mendía (altura) Berta Castells (martillo) Mercedes Chilla (jabalina) Mayte Gargallo (20 kilómetros marcha) y María J. Poves (20 kilómetros marcha) Ningún récord y pocas mejoras En la mayoría de los casos, los españoles se escudan en las condiciones clímaticas como responsables de los resultados, como si no hubiese hecho el mismo mal tiempo para todos. Felipe Vivancos, por ejemplo, hizo su peor carrera del año (14.34) en un día infame. Bromeó al final con que el viento casi se le llevaba por su ligero cuerpo (1,84 de altura y 75 kilos) El ganador de esa serie, el brasileño Anselmo da Silva pesa 67 kilos y mide 1,86. En cuanto a resultados, los números apenas dejan abierta la puerta a la esperanza. No se ha conseguido ningún récord de España, sólo un atleta (Juan Manuel Molina) ha mejorado su mejor marca personal de siempre, y cinco más han superado sus mejores marcas de la temporada (Iván Rodríguez, Lino Martínez, Mayte Martínez, Glory Alozie y María Vasco) El mal tiempo fue la excusa esgrimida por casi todos los atletas españoles, aunque la meteorología la sufrieron todos Molina, Mayte Martínez, María Vasco y De la Ossa han sido los únicos que han logrado unir el carácter competitivo, que todo atleta debe tener en la alta competición, con el de la mejora de marcas personales. El marchador ganó su bronce en 1 h. 19: 44, mejor marca personal; la mediofondista tuvo garra y coraje para quedar quinta en una final a la que no estaba invitada y realizó su mejor marca del año (1: 59.40) en las semifinales; la marchadora acabó cuarta en su prueba, a siete segundos del bronce, llorosa por las amonestaciones recibidas que no la dejaron progresar, y con mejor marca del año (1 h. 28: 51) y el fondista poco pudo hacer en los 10.000 ante la vorágine africana, pero se esforzó al máximo obteniendo la segunda mejor marca personal de la historia (27: 33.42) con el galardón oficioso añadido de ser el primer atleta europeo y blanco en la prueba. Lino Martínez, Iván Rodríguez y Glory Alozie completan la relación de atletas que han mejorado sus marcas personales. Al primero (8,24) casi le vale la medalla de bronce, pero se quedó a un centímetro, mientras que a los otros dos no les sirvió. Rodríguez acabó séptimo en la semifinal pese a la mejora (49.97) y Alozie la realizó en series (12.71) Luego regaló una pésima semifinal por culpa de las condiciones meteorológicas (13.04) Sin embargo, aunque su actuación se pueda considerar buena, no es ya la atleta que luchaba por las medallas y era fija las finales. El resto de los atletas que han cumplido con sus expectativas entran dentro del grupo de competidores sin marca. Son los casos de Paquillo, Arturo