Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 LUNES 15 8 2005 ABC Deportes Paula Radcliffe se echa las manos a la cabeza celebrando su triunfo en el maratón femenino EFE Radcliffe corrió como un hombre Arrasó en el maratón femenino, que ganó con una marca de 2 h. 20 MANUEL FRÍAS. ENVIADO ESPECIAL HELSINKI. El atletismo ha pagado la deuda que tenía pendiente con Paula Radcliffe, la mujer más cualificada del fondo mundial, la que puso el récord del maratón en una cima casi inalcanzable (2 h. 15: 25) para alguna generación y la que a sus 31 años no tenía ningún título de una gran competición que adornara su vitrina. Doble campeona mundial de campo a través, sus verdaderos galones sólo se ceñían a la plata que ganó en los 10.000 metros de Sevilla 99. Muy poco. Ávida de títulos, quiso abrir la puerta de golpe en Atenas. Pero se estrelló en su intento de hacer doblete. Ahora se ha vengado. Radcliffe- -gafas de sol, una tira nasal, medias de color carne, pelo recogido y la cabeza dando tumbos, como si se quisiera salir del cuerpo- -no conoce otra táctica que la de salir tirando desde el principio y dar la cara. Aunque se la rompan como ya se la han roto muchas veces en el pasado, cuando las chuparruedas del pelotón se aprovechaban de su esfuerzo. Ahora ya no pasa esto porque seguirle a tren es bastante complicado. Natalia Rodríguez, sexta en los 1.500 Concluyó la actuación española con el sexto puesto de Natalia Rodríguez en la final de los 1.500 metros, a parte del trigésimo primero de Isabel Eizmendi en maratón. En realidad acabó séptima, pero una reclamación de la corredora de Bahreim, Yusuf Jamal, contra la rusa Yuliya Chizhenko, que había terminado segunda, por haberle propinado un codazo, acabó con la descalificación de la rusa y un ascenso de todas en el escalafón. La carrera fue un paseo para las rusas, que hicieron trabajo de equipo. Soboleva, la más novata de las cuatro, fue la que marcó el ritmo en todos los pasos intermedios (constante de 1: 06) para que al final sus compatriotas dieran el tirón definitivo. Se impuso Tomashova con un crono de 4: 00.35. Después fue la descalificada Chizhenko y tercera Olga Yegorova, de nuevo en primera línea. Ésta acabó en 4: 01.46 y obtuvo la medalla de plata. Para la francesa Ghezielle fue el bronce (4: 02.45) Natalia Rodríguez acabó sexta con un tiempo de 4: 03.06. Su tremendo comienzo- sabía que estaba en gran forma después de los 10.000 del otro día, aunque quedase novena. Fue una buena preparación para el maratón dijo- -pilló desprevenida a la keniana Ndereba, la campeona del mundo en París, su gran rival en esta carrera, que fue siempre en el pelotón de caza, lejos de Radcliffe. No es grata la labor de quien va recogiendo cadáveres. Sobre todo, cuando quien va por delante (Radcliffe) no cede y sigue su marcha sin descanso, sin rebajar un ápice su ritmo, constante y demoledor. Quería ver a Ndereba lejos y no le importó que con ella fuese bastantes kilómetros la rumana Tomescu. El medio maratón lo pasó en 1 h. 09 y dando la sensación de que la carrera comenzaba para ella. No había síntomas ni de esfuerzo ni de deshidratación. Incluso, aún tuvo arrestos de dar el tirón definitivo en el kilómetro 27 que dejaba a la rumana clavada a su suerte y a Radcliffe camino del título en solitario. La rumana pagó el esfuerzo que había hecho por ir tanto tiempo junto a la británica, fue superada poco después por Ndereba y dio la sensación de que de haber durado la carrera un poco más se hubiese desfondado del todo. Sólo quedaba Ndereba como única opción a Radcliffe. Era el duelo de la aspirante contra la campeona. En el kilómetro 30, la diferencia entre ambas era de 11 segundos. Y Radcliffe, como si la vida le fuese en ello, siguió tirando camino del estadio, a donde llegó en 2 h. 20: 57, la mejor marca de la historia del maratón femenino en los Mundiales. De haber hecho esta carrera en la masculina, Radcliffe hubiese sido la trigésimo tercera. Menéndez, récord en jabalina La cubana Osleidys Menéndez firmó el tercer récord del mundo del Mundial en su prueba, la de jabalina. Lanzó a 71,70 metros, mejorando el anterior tope mundial, que ella misma ostentaba desde 2004 con 71,54. Fue un buen concurso porque la segunda clasificada, la alemana Obergoföll, consiguió el récord de Europa con un lanzamiento de 70,03 en su primera gran competición. Menéndez ya anunció sus intenciones en el primer lanzamiento, cuando se fue hasta los 71,53 metros, a un centímetro nada más de su récord.