Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 8 2005 Economía 59 La integración del mercado hipotecario en la UE elevaría un 0,7 el PIB en 2015 En España el crecimiento económico añadido sería del 1,3 según Bruselas b Las autoridades comunitarias Airbus estudia instalar en China una planta de producción b Desde el año 1985, el holding aeronáutico europeo ha vendido en el gigante asiático un total de 200 aparatos, de los cuales 59 corresponden a este ejercicio PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Por su baratísima mano de obra y por sus enormes posibilidades como mercado, la atracción que ejerce China sobre las empresas de todo el mundo es tal que el buque insignia de la industria aeronáutica europea, Airbus, podría trasladar parte de su producción al gigante asiático. Al menos, así lo anunciaban ayer los medios estatales chinos, que aseguraban que Airbus profundizaría de esa manera su incursión en el país tras su aterrizaje hace ya dos décadas. Desde entonces, el consorcio europeo ha vendido en China más de 200 aparatos, mientras que para este año ya ha recibido 59 pedidos. Precisamente, los últimos 20 aviones fueron adquiridos durante la visita oficial que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó a Pekín el pasado mes de julio. quieren introducir una mayor integración y competencia en el mercado de servicios financieros de la Unión Europea MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Un mercado hipotecario integrado y, por tanto, con más competencia entre las entidades financieras en toda la Unión Europea elevaría el crecimiento de los veinticinco países miembros un 0,7 en el año 2015, según las conclusiones de un informe realizado por el instituto London Economics y presentado hace unos días por la Comisión Europea. La razón de este impulso económico estaría en que una mayor competencia abarataría los precios de los préstamos hipotecarios, lo que impulsaría a su vez el consumo de los ciudadanos y por tanto el crecimiento económico. El consumo privado, según el citado estudio, crecería un 0,5 en el año 2015 en el conjunto de la Unión Europea. España sería el país de los antiguos quince miembros de la Unión que más se beneficiaría de la integración de este mercado, ya que su Producto Interior Bruto crecería un 1,3 en el horizonte del año 2015, mientras que el consumo privado se aceleraría también considerablemente, en torno a algo más del 1 Más beneficiados aún saldrían los llamados países de la ampliación, como es el caso de Eslovenia, cuya economía aumentaría un 2,6 de lo que se deduce las dificultades que sufren ahora los ciudadanos de ese país a la hora de contratar un préstamo hipotecario. En el caso de Hungría, según el mismo estudio, la economía crecería un 2,5 y el consumo un 2,3 en el año 2015. Efectos sobre el consumo y el PIB de la integración del mercado hipotecario en la UE Datos en referidos a 2015 UE 25 Austria Bélgica Chipre República Checa Dinamarca Estonia Finlandia Francia Alemania Grecia Hungría Irlanda Italia Letonia Lituania Luxemburgo Malta Holanda Polonia Portugal Eslovaquia Eslovenia España Suecia 0,00,1 Reino Unido 0,0 0,1 0,2 0,5 1,0 1,5 2,0 2,5 3,0 Infografía ABC 0,5 0,2 0,3 0,5 0,7 0,8 1,1 Consumo PIB 0,8 0,8 1,1 0,4 0,4 0,1 0,1 0,4 0,5 0,3 0,8 1,0 1,0 0,7 0,1 2,3 0,2 0,3 2,5 0,6 0,8 0,8 1,0 0,8 0,5 0,6 1,0 0,8 0,1 0,2 0,1 0,1 0,7 1,0 1,2 Elogio de la industria china 1,1 1,5 1,1 1,3 1,9 2,6 Reino Unido, mercado desarrollado Por el contrario, los países con mercados hipotecarios más desarrollados y en los que existe más competencia, como es el caso del Reino Unido, Finlandia o Suecia, son los que saldrían menos beneficiados de esta hipotética integración propugnada por la Comisión. La conclusión a que ha llegado el instituto británico refuerza la intención de la Comisión Europea de evaluar una posible intervención sobre el mercado de los préstamos hipotecarios para que éstos ganen en competencia y por tanto en eficiencia. La medida se enmarca dentro de los objetivos denominados de Lisboa, que en síntesis apuestan por crear mercados más competitivos y eficaces en todos los sectores- -el bancario en este caso- en aras de fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo en la Unión Europea. Bruselas ha puesto la mirada en este tipo de préstamos porque el mercado de los créditos hipotecarios representaba nada menos que el 40 del Producto Interior Bruto (PIB) a finales del año 2004, por lo que el nivel de endeudamiento hipotecario así como las características de los contratos que firman los ciudadanos para acceder a uno de estos productos tienen una re- percusión directa en la política monetaria y en el conjunto de la actividad económica. Esta integración, según ha adelantado ya la Comisión Europea, se basaría en cuatro pilares: la protección de los consumidores, las cuestiones jurídicas (derecho aplicable a los contratos) los seguros y la financiación del préstamo. Ya entonces, Airbus dejó la puerta abierta a nuevas posibilidades de cooperación con la industria aeronáutica china que incluían, según un comunicado difundido por la compañía, algunas iniciativas relacionadas con la producción No en vano, Airbus elogió el alto nivel de la tecnología china, que dispondrá en 2007 de la más avanzada producción en la fabricación de alas de avión Con la apertura de una planta propia en China, la compañía europea se posicionaría también en un mercado en constante crecimiento que, según apuntan todas las previsiones, demandará 1.600 aviones durante las dos próximas décadas. Los servicios financieros, en el punto de mira de la Comisión Europea Los servicios que prestan las entidades de crédito a los ciudadanos europeos están siendo objeto de especial atención por parte de la Comisión Europea. En este sentido se enmarca el procedimiento de infracción iniciado por la Comisión a principios de este mes contra dieciséis países, entre ellos España, por no aplicar varias directivas en materia de servicios financieros, o lo que es lo mismo, no actuar contra los abusos de mercado. Estos requerimientos tienen forma de dictámenes motivados la segunda fase del procedimiento por incumplimiento contemplado en el artículo 226 del Tratado de la Unión. En caso de que un Estado miembro que haya recibido un dictamen motivado no dé una respuesta satisfactoria respecto a su actitud, la Comisión Europea puede optar por llevarle ante el Tribunal de Justicia europeo.