Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 8 2005 27 Dos aparatosos accidentes de tráfico en Cea Bermúdez y paseo de Yeserías se saldan con un muerto y cinco heridos Manuel Melis, coordinador de las obras de la M- 30: Los muertos se van a reducir de los 12 anuales de ahora a 5 Los familiares del joven sevillano fallecido el pasado sábado en una atracción del parque de la Warner narran a ABC las circunstacias del trágico incidente, y recuerdan su carácter abierto y amable con todos los que le rodeaban Gritamos pidiendo que parara, pero nadie detuvo el aparato TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA ABC gradas para unas cinco personas. Francisco se sentó junto a su novia y su primo. Durante el espectáculo, las gradas parecen balancease arriba y abajo, aunque lo que realmente se mueve es un tambor giratorio exterior que simula el techo y el suelo. Pero los de este fin de semana no son los únicos incidentes que se han producido en el parque temático de la Warner Bros. El 12 de octubre de 2002, seis meses después de la inauguración del recinto, alrededor de 30 personas quedaron colgadas durante casi una hora de una montaña rusa llamada Stunt Fall En aquella ocasión, el incidente se debió a un fallo eléctrico. Menos de un mes después, 32 visitantes quedaron pendiendo desde una altura de 30 metros, aunque durante cinco minutos, en la misma montaña rusa. MADRID. Francisco Javier Infante Fernándes no viajaba demasiado, pero aprovechó el puente para visitar a sus primos que viven en Fuenlabrada desde hace años. Era un fin de semana perfecto para disfrutar junto a su novia, su hermana y el novio de ésta. Llegó el viernes de Sevilla, y al día siguiente teníamos planeado visitar el parque Warner explica Juan Eduardo, su primo. El sábado, un trágico accidente en la atracción El Hotel Embrujado del parque le arrebató la vida. La máquina lo engulló afirma Juan Eduardo, que estaba sentado en el mismo asiento que Francisco y la novia de éste en la atracción. En el primer movimiento de la máquina, Fran se mareó y sintió algo de claustrofobia, así que se salió del asiento, para esperar a que terminara Una barra de seguridad debía impedírselo, pero Francisco consiguió zafarse y sentarse junto a los asientos. No sabía que era el suelo lo que giraba, y no los asientos, y lo arrastró bajo las gradas. La empresa del parque aseguró en un primer momento que Francisco había sufrido sólo un golpe en la cabeza contra las paredes que lo dejó en estado crítico, después de haber abierto la barra de protección y salir del asiento. Sin embargo, las heridas eran mucho más graves, ya que la máquina le había pasado por encima varias veces. No forzó la barra de seguridad; estaba suelta, y se podía separar del cuerpo con poco esfuerzo afirma la hermana de Francisco. Era la única que no funcionaba bien, porque yo, que estaba sentada en otro sitio, no pude quitar la mía La investigación deberá decidir qué pasó realmente. Francisco J. Infante, el joven fallecido algún accidente. Todos los que estábamos allí empezamos a gritar pidiendo que se pararan, pero nadie detuvo el aparato explica el primo de Francisco. No podemos creer que vigilaran a través de una cámara Ha sido como un mazazo. Estamos destrozados Su padre, Francisco, apenas podía contener las lágrimas, la familia está muy unida Sus tíos y sus hermanos viajaron de inmediato hasta Madrid desde Huelva, donde pasaban las vacaciones. En el barrio sevillano de Pino Montano, donde Francisco vivía con sus padres, la noticia también cayó como un jarro de agua fría sobre sus amigos, casi todos del Instituto Félix Rodríguez de la Fuente. En cuanto se enteraron de la muerte de Fran, como le conocían todos sus allegados, partieron de inmediato hacia Madrid. Era un pedazo de pan, un gran amigo que ayudaba a todo el mundo nunca se le veía enfadado Acababa de conseguir un trabajo que le gustaba y había empezado a pagar su primer coche Mientras, la familia ya se ha planteado denunciar a la empresa por un fallo en el sistema de seguridad. Nadie del parque pasó siquiera a comprobar que las barras funcionaban, y nadie vigilaba por si ocurría Trabajador y afable Todos coinciden, familiares y amigos, al hablar de Francisco. Era muy trabajador; acababa de conseguir un trabajo que le gustaba y había empezado a pagar su primer coche Desde hacía tres meses, Francisco trabajaba en un almacén de MercaSevilla. A él se agarraba después de haber sufrido una operación en la clavícula. También había sufrido una pequeña depresión que superó gracias a su novia, Patricia, con la que salía desde hacía año y medio. Era un pedazo de pan; sus amigos le queríamos muchísimo y siempre estaba dispuesto a ayudar a cualquiera afirma Víctor, uno de los más cercanos. Creo que es el mejor amigo que he tenido nunca. Se daba a todo el mundo, hasta acoger en su propia casa a un amigo que pasaba una mala racha