Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 8 2005 Internacional 23 EE. UU. asume que no dejará ni democracia ni paz MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. La realidad iraquí se ha ido imponiendo lentamente en Washington a golpe de cadáveres, mujeres forzadas a llevar el velo y colas tan largas en las gasolineras como un día sin pan... O más bien, un día sin agua ni luz en los insoportables veranos del desierto iraquí. El gobierno de George Bush no perdona deslealtades, por lo que los altos cargos que han admitido la realidad al diario The Washington Post lo hacen sólo con garantías de anonimato. Lo que esperábamos conseguir nunca fue realista confesaba uno de ellos. Ahora estamos en el proceso de absorber la situación en la que nos hemos metido y deshacernos de las ingenuidades que dominaron el principio En privado, la Casa Blanca ya no espera convertir a Irak en un país secular y democrático. Las angustiosas negociaciones por la Constitución así lo han demostrado. Pase lo que pase, será un documento que someta todas las leyes a los mandatos del Islam, en el que se reprimirán los derechos más básicos que consolidaron las mujeres durante el gobierno de Sadam Husein. El suministro de petróleo, agua y electricidad tampoco ha logrado todavía alcanzar el volumen de los tiempos del dictador y Estados Unidos ni siquiera aspira ya a acabar con la insurgencia antes de retirar sus tropas, tan sólo sueña con debilitarla lo suficiente como para permitir el espejismo de una retirada digna. Hemos dicho que sólo nos iremos el día que sea necesario, pero la palabra clave es necesario dijo otra fuente. ¿Necesario para ellos o para nosotros? concluyó. Dos mujeres iraquíes pasean por delante de carteles que promocionan la democracia y la Constitución en el país AFP Hoy termina el plazo para pactar la Constitución iraquí sin visos de acuerdo Suníes, chiíes y kurdos tratan de asegurarse la explotación del petróleo b Se mantiene la convocatoria del Parlamento que debe recibir el borrador de Constitución, bloqueado por la disputa en torno al modelo de Estado y la religión EFE BAGDAD. Los líderes de las distintas comunidades iraquíes trabajan a contrarreloj para alcanzar una solución de compromiso respecto a los asuntos pendientes, horas antes de que expire el plazo para presentar el borrador de la nueva Constitución. El Parlamento iraquí, que debe recibir el texto hoy, como está previsto en el proceso de transición acordado el año pasado, anunció ayer que se mantiene su reunión extraordinaria en Bagdad. Según un comunicado oficial, todos los miembros de la Cámara están convocados a una reunión especial en la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento) aunque sin dar a conocer detalles. Fuentes de la comisión encargada de redactar el borrador de la nueva Constitución no descartan que el texto sea presentado en esa reunión, pese a las divergencias que aún separan a los representantes de las distintas comunidades. Chiíes, suníes y kurdos discrepan sobre la exigencia de los religiosos chiíes de crear un Estado federal para esta comunidad en las tres provincias del sur iraquí, así como sobre la relación entre el Estado y la religión y el reparto de las riquezas del país, en- tre otras cuestiones. Los suníes, concentrados en su mayoría en el centro de Irak, se oponen a la exigencia chií y consideran que puede conducir al desmembramiento del país. Además, temen que la creación de un estado federal para los chiíes en el sur y otro para los kurdos en el norte, donde se encuentran los principales yacimientos de crudo, prive a los suníes de la explotación de las riquezas petroleras. Compromisos Para calmar aparentemente los temores suníes, el presidente de la zona autónoma del Kurdistán, Masud Barzani, se entrevistó con varios miembros del Congreso del diálogo Nacional (CDN) que reúne a varios grupos políticos suníes, y que encabeza Jalaf al Eriyan. Fuentes cercanas al encuentro no descartaron que Barzani y Al- Eriyan se reunieran por la noche con Abdelaziz Al Hakim, el líder de la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica (ASRI) la principal agrupación política chií de Irak. El objetivo es intentar alcanzar una solución de compromiso respecto a los asuntos pendientes, especialmente el federalismo y la relación Los suníes quieren incorporar al Ejército de Irak a los 100.000 hombres de la milicia kurda Peshmerga entre el Estado y la religión, aseguraron las fuentes. Otro problema es el futuro de la milicia kurda- -Peshmergas- -de unos 100.000 miembros, que los chiíes y los suníes quieren incorporar al Ejército, así como el estatus de la rica ciudad petrolera de Kirkuk, que los kurdos quieren anexionar al Kurdistán. Esas cuestiones fueron discutidas en una reunión que el jefe de Estado iraquí, el kurdo Yalal Talabani, mantuvo con el presidente del Parlamento, el suní Hachem al Hasani, en presencia del ex primer ministro, Iyad Alaui (chií laico) y del kurdo Masud Barzani y Wael Abdelatif, un destacado representante chií de la Cámara. Esta entrevista se enmarca en los esfuerzos para que el borrador de la Constitución llegue al Parlamento a tiempo afirmó la presidencia. Tras su aprobación por el Parlamento, el borrador de la Carta Magna deberá ser sometido a referéndum el 15 de octubre y, en caso ser aceptado, la Cámara cesará para convocar elecciones general en diciembre. Mientras continúan los contactos políticos, la violencia prosigue en el país, incluido Bagdad, donde un coche bomba explotó ayer al paso de una patrulla militar estadounidense por una carretera del barrio Al Jadra (oeste) y causó la muerte de un iraquí y heridas a otros seis. En Al Miqdadiya (cien kilómetros al norte de Bagdad) insurgentes atacaron con armas automáticas una comisaria y causaron la muerte de un oficial y heridas a tres policías.