Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 8 2005 11 El PSOE mantiene que el País Vasco se irá distendiendo poco a poco hasta el cambio Se pierden en el Juzgado clavos de mina Conchita que constituían un elemento de prueba Entre la resignación y el disgusto, Batasuna forzó ayer a los donostiarras a vivir una jornada de enfrentamientos con la Ertzaintza. Mientras, los turistas no perdían detalle ¿Miedo? Esto es el pan de cada día TEXTO: A. A. Los enfrentamientos entre manifestantes y policías duraron varias horas ellos y sus vehículos. Así, lo que hasta entonces habían sido conatos se convirtieron, al repeler los ertzainas la agresión, en una batalla campal Las sucesivas cargas se prolongaron durante más de dos horas y, al final, hubo graves incidentes en los que se detuvieron, al menos, a siete individuos y unos diez resultaron heridos- -cuatro de ellos fueron trasladados a centros sanitarios- Antes de las ocho y media de la tarde, momento del cañonazo con el AFP que los donostiarras dan inició a sus fiestas, el ruido del helicóptero de la Ertzaintza y el de los pelotazos de goma, se mezclaba con el de los altavoces del Ayuntamiento llamando a la diversión. Como era previsible, Batasuna llevó hasta el final su pulso a la legalidad democrática a pesar del llamamiento del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que cualquier solución debe pasar por el cumplimiento de la ley. SAN SEBASTIÁN. El tira y afloja entre la Policía vasca y los radicales se está convirtiendo, gracias a los batasunos, en un acto más del programa de fiestas de las capitales vascas. Durante más de dos horas, los enfrentamientos entre la Ertzaintza y los radicales fueron inmortalizados por las cámaras digitales de múltiples turistas, con bermudas y chanclas, ajenos a la polémica y también a la indignación que sintieron muchos donostiarras al temer que, por su intensidad, se suspendiera el cañonazo que da inicio a su semana grande. En pleno Boulevard, en medio del ruido de las pelotas de goma disparadas por los agentes, Irene, una tolosana afincada desde hace años en San Sabastián, aguardaba de forma infructuosa a que se reanudara el servicio de autobuses. He quedado con una amiga y le he dicho ya que llegaré cuando pueda, ya ves afirmó con más indignación que miedo. Era previsible lo que iba a ocurrir al ser una manifestación prohibida pero ¡la que han montado entre unos y otros! exclamó. ¿Tienen que esperar a este día? Mira que son ganas de fastidiar agregó quejosa, pero con total normalidad, acostumbrada a convivir con estas escenas, según confesó. Son el pan de cada día si vives en el País Vasco concluyó. Una pareja de italianos que se preguntaba por el sentido de la reivindicación de independencia a estas alturas de la vida moderna, aplaudía a la formación ilegal por la publicidad gratis que había conseguido y por el gancho -no se sabe bien si por la convocatoria o por los altercados Uno de los heridos es atendido AP con la policía- -que suponía para el turismo estas fiestas. Aunque en el País Vasco casi nunca toca hablar de política, menos con la cuadrilla, unos culpaban ayer de los incidentes a la Ertzaintza porque ya sabían que al irse les iban a tirar algo y, a su juicio, no tenían que haber repelido la agresión, mientras que otros responsabilizaban a los batasunos porque si ya se han manifestado, qué más les daba... Entre tanto, el Ayuntamiento de San Sebastián, en manos del PSOE, se preparaba para la inauguración de las fiestas a ritmo de salsa.