Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 8 2005 Opinión 7 garantías que ofrecía un CNE sesgado hacia las posturas gubernamentales, otros eran partidarios de participar activamente, y más teniendo en cuenta los resultados obtenidos en el referéndum revocatorio, que marcaron la capacidad de movilización de la oposición. Tras analizar los resultados electorales, se puede señalar, como ocurrió años atrás, que el oficialismo, con no más del 60 por ciento de los votos, se queda con más del 80 por ciento de los cargos electivos en juego. Esta es una de las perversiones del sistema electoral venezolano, que no garantiza la representación de las minorías al permitir que se presenten candidaturas paralelas (las morochas para garantizar un mejor funcionamiento del voto lista y del voto nominal ya que los votantes pueden inclinar sus preferencias simultáneamente por una lista cerrada y por candidatos determinados de otra lista. LA ESPUMA DE LOS DÍAS DESCONECTEN, SI PUEDEN D CARLOS KILLIAN zación de los leales. Ahora bien, desde la rigurosidad del análisis, uno o dos puntos por encima o por debajo del 70 por ciento son algo bastante anecdótico. Lo importante es que la bajísima cifra de participación ha sido un duro golpe para el Gobierno, pero también para la oposición. Desde la distancia es bastante descorazonador ver lo que ocurre con las fuerzas democráticas venezolanas que no terminan de encontrar el rumbo. Falta unidad y esto compromete su futuro. Mientras algunos abogaban por abstenerse en estos comicios dada la falta de El verbo acerado de Chávez calificó a los abstencionistas de golpistas. Es evidente que se trata de un despropósito frente a aquéllos que deberían trabajar más por la consolidación de una oposición que pueda convertirse en una alternativa de poder. Sin embargo, este juicio retrata a quien hace de la política un campo de confrontación permanente en su intento de construir en Venezuela un sistema cívico- militar que sea capaz de garantizar el futuro de su empresa. De ahí, gracias a la bonanza petrolera, la fuerte apuesta por el rearme y por construir una fuerza armada de cientos de miles de reservistas. El objetivo manifiesto es defender a la revolución frente a una potencial (e impensable) invasión de los Estados Unidos, pero en realidad se trata de imitar el ejemplo cubano con el fin de garantizar la permanencia del régimen. Ante todo esto, a la oposición le correspondería trabajar más y mejor en la construcción de una alternativa, pensando en las próximas elecciones legislativas y, especialmente, en las presidenciales, que están a la vuelta de la esquina y para ello deberían seleccionar un candidato de consenso capaz de enfrentarse con garantías de éxito al oficialismo. No es con ensoñaciones ni con fórmulas del pasado como cambiará el Gobierno en Venezuela. La democracia requiere trabajo, imaginación e ideas, y esto es lo que debemos exigirles a los actores políticos venezolanos. PALABRAS CRUZADAS ¿Existen las visiones en el fútbol? NO, EXISTEN LAS VOCES SÍ. ZIDANE ACABA DE TENER UNA UALQUIER persona aficionada al fútbol tendrá siempre del Barça la visión del cochinillo volando por el Camp Nou o la calzonada de Laporta en el aeropuerto de Barcelona. En cuanto al Madrid, ¿quién va a olvidar la presentación de Figo en el Bernabéu o la volea de Zidane en Glasgow? Una visión, al parecer, ha hecho que Zidane vuelva a entonar el kikirikí de la selección francesa. Una noche, a las tres de la mañana... dijo el futbolista, y ahí empezó todo, porque el periodismo deportivo, que es al periodismo lo que la música militar es a la música, tiró de Google y fue a caer en la mística, el quietismo y el zen, haciendo de Zidane una mezcla de Juan de la Cruz y Miguel de Molinos pasados por Ramiro Calle. Los más laicos recurrieron a la parapsicoIGNACIO RUIZ logía de Harvard- ¿por qué conformarse QUINTANO con la Complutense? y dieron con un diagnósticoque parecía la verdad en números redondos: Síndrome del ¡Visitante Nocturno! Eso tenía Zidane. Pero Zidane es francés, y todos convenimos en que lo que mejor hacen los franceses después del pan y el fútbol es el cartesianismo, un invento de Descartes sobrevenido en un sueño... ¡a las tres de la mañana! El propio Descartes describe la hora, la fecha y el lugar, pero estas precisiones no vienen en el Google, y tampoco es cosa de levantarse a mirarlo en el libro. En fin, que si el racionalismo francés es fruto del Síndrome del Visitante Nocturno, ¿por qué no pueden serlo las ruletas de Zidane? S EGÚN Zinédine Zidane, una voz misteriosa le dijo vuelve a la selección, Zizou y él, obediente a las voces que le llegan, anunció su vuelta a la selección nacional francesa. ¿Dónde está el misterio? ¿en si existió realmente esa voz, en la identidad que se oculta tras esa voz o en si la voz dijo eso que escuchó Zidane o tal vez otra cosa muy distinta? Zidane se apresuró a aclarar que había sido su hermano, igual que Farruquito, pero la lógica nos induce a creer que lo que él oyó tuvo que ser una de esas voces que salen de dentro, una voz de iluminado: Oigo voces, veo cosas, leo pensamientos, me doy mus... Zidane ha sido un grandísimo jugador y un deportista inteligente que sabe la OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE distancia que hay entre lo mejor y lo regular; ha repetido en varias ocasiones que no estaba dispuesto a arrastrase por los campos y por eso hemos de deducir que lo que le ocurre a Zidane es que está ya algo durillo de oído y lo oyó mal. ¿No le diría esa voz interior, tal vez, déjalo ya, Zizou, que sólo puedes perder brillo Sí, perder brillo y ganar estado zen ahora que ha llegado al Real Madrid una dietista que les ha prohibido la carne roja. ¡Al Real Madrid, que olía la sangre y se iba hacia el contrario como un tiburón! C ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate URANTE el tiempo vacacional del verano recomiendan- -incluso lo hacen los médicos- -desconectar. Desenchufar del entorno, enredarse en otra personalidad, fugarse de uno mismo a otras latitudes más llamativas, con las que hemos soñado durante el resto del año, y de la atosigante realidad de todos los días, alejarse un rato largo de la vida corriente y descansar. Sobre todo, descansar, para reactivar y cargar- -dicen- -las baterías vitales lejos del mundanal ruido que tanto nos perturba. Ese es el gran consejo, el antídoto contra la rutina, el cansancio y el hastío. Pero entonces suele surgir en la gente- -y en la mente- -muy disciplinaJ. J. ARMAS da en su trabajo un eleMARCELO mento extraño, que en lugar de apaciguar el carácter y calmar la ansiedad de los más temperamentales, multiplica los sentimientos de angustia y soledad. Lo llaman el síndrome vacacional y a algunos nos cambia incluso el ritmo respiratorio, nos inquieta los ánimos y nos distrae más de la cuenta en menesteres inútiles. ¿Cómo sobreponerse entonces a la carga de la brigada ligera en la estación vacacional sin penetrar en ámbitos que alteran la psicología? Las recomendaciones de los especialistas en las cuestiones del alma se renuevan todos los años y nos son necesarias especialmente en este espectacular, sequísimo y destructor verano que nos acucia tanto este agosto, hasta asaetearnos como enjambre de avispas en pleno ataque de furia. Nos enseñaron desde siempre que el verano, ayuno de noticias, rompe la tradición cotidiana y resulta una cesura salutífera para los cuerpo y las almas cansadas. Pero este verano de incendios y accidentes múltiples, de inminencias que felizmente no alcanzan a consumarse del todo, es por entero una noticia constante, sin solución de continuidad: una noticia interfiere la otra y hace imposible abandonar la lectura de los periódicos y los telenoticias. ¿Y cómo escapar de la inminencia del fuego, del asma sofocante del calor, de la noticia constante que nos enturbia el hipotético descanso, como aislarse del terrorismo y su noticia, cómo refugiarse en la fantasía del viaje, de la playa o el pueblo natal al que se regresa en estas fechas, cómo hacerse inmune a la sequía, de qué manera sensata huir de Roquetas, obviar la salmonela y el virus que acecha implacable en esta esquina estival, cómo hacer oídos sordos a todo cuanto queda pendiente tan sólo para dentro de unos pocos días? Como si estuviéramos en un otoño sin brisas, las hojas se caen agotadas de los árboles por el calor excesivo. Y esperamos desde hace tiempo que las nubes de la lluvia deseada empapen de agua nuestros sentidos en la vida cotidiana que echamos ahora de menos. No hago otra cosa- -ya lo ven- -que describir mi propio síndrome vacacional, sin dejar de escribir, a pleno sol y en medio del calor.